>

30 de agosto de 2016

¿Necesitan los niños veganos un "control médico estricto"? ¿Por qué?

A la primera pregunta del título muchos DN y otros sanitarios, pediatras incluidos, se afanan a decir que sí, muy fuerte, alto y claro. A la segunda ya bajan la voz, titubean y dan respuestas como la de la pediatra que salió en el clip del telediario este fin de semana: "una dieta estricta necesita un control estricto". Amazing.

Yo diría más bien que "una dieta de mierda necesita un control estricto" y ojo, que aquí los que se llevan la palma con lo de "dieta de mierda" no son precisamente los veganos. Y en parte es por culpa de esos sanitarios que andan recomendando galletas Dinosaurus y Mi Primer Danone. Y embutido, por supuesto. A ver si vamos a criar ahora niños sin jamón york.

Vamos a ver unas cosas:

Queréis cubrir con "controles estrictos" vuestra ignorancia porque no sabéis dar consejo a la población vegetariana. De hecho, en pediatría, y con honrosas excepciones, el consejo alimentario que se da a población general es de terror, ahora imaginaos a vegetarianos. En realidad, parece probable que los que andan diciendo eso, y los que asienten complacidos, no hayan tratado un vegetariano en su vida. ¿Por qué no se callan?



Lo que necesitan los niños veganos es que a sus padres se les de consejo adaptado. Punto. Igual que se les da en EEUU, Reino Unido, Australia, o norte de Europa.

Hasta donde yo sé, en España todos los niños tienen unas revisiones rutinarias. Si en esas revisiones les aconsejas en función de sus necesidades ¿podéis explicarme para que es el "control estricto"? ¿o simplemente estáis tapando vuestra ignorancia? ¿y si en lugar de eso os formáis? porque tenéis una población vegetariana que ronda los 700.000 (según la ENIDE) y el millón de personas (según fuentes menos oficiales) y subiendo. Igual va siendo hora de que aprendamos a darles consejo. Que oye, explicarles a los padres lo de la B12 lleva 5-10 min (y yo si sé de lo que hablo, que la explico varias veces a la semana) e incluso podéis darles una de esas hojitas fotocopiadas que os gustan tanto, que se ve que para recomendar galletas sí, pero para dar la pauta de B12 no sois capaces.

Bien, ¿qué males vamos a prevenir entonces con ese "control estricto", preguntaba? ¿anemia? pues pediatras de España, si para diagnosticar algo tan común y habitual como una anemia a un niño necesitáis "controles estrictos", apañados estamos. Porque que los vegetarianos tienen la misma prevalencia de anemia que la población general lo sabéis ¿verdad? ¿entonces a que viene un control más estricto que a la población general? me lo expliquen, por favor.

¿Vitamina D? ¿eso no es deficitario en población general? ¿en serio necesitáis un control extra para manejarlo?

¿Déficit proteico? perdonad que me ría. ¿Desnutrición? ¿retraso de crecimiento? algo muy habitual en vegetarianos occidentales, si.

¿.....? 

En serio, quiero que me cuenten exactamente que piensan revisar en esos "controles estrictos" que no se pueda controlar en las visitas pediatricas de rutina como a cualquier otro niño, y que no se pueda detectar por los cauces habituales, esto es, los padres ven que al niño le pasa algo y lo llevan al médico. Asumimos que los peques veganos se ponen malos igual que los omni ¿no?

De hecho, lo más gracioso, es que aquello que representa el mayor riesgo en población vegetariana, que es el déficit de B12 (suponiendo que seguís sin darles consejo) NO SE VE EN UNA ANALÍTICA DE RUTINA, del ácido metilmalónico ni hablo, pero es que aún no he visto a un médico de atención primaria, no digamos un pediatra, pidiendo siquiera la homocistéina a un vegetariano. Así que si no les dais consejo, pero aplicáis un "control estricto" (bonita manera de subir absurdamente el gasto sanitario) me gustaría saber que vais a hacer exactamente durante ese "control estricto" cuando ni siquiera sabéis valorar un déficit de B12 que no cursa con anemia megaloblástica. Y que, insisto, nos podemos ahorrar dando una recomendacion extremadamente sencilla, cosa que parece a todas luces más segura que lo del "control estricto".

Alomejor, lo que hay que hacer es formar al personal de pediatría para que sepa dar consejo adecuado a los padres veganos y vegetarianos, y dejar de decir chorradas porque quedan muy bien en cámara y parecen muy sensatas hasta que las piensas dos veces. O poner dietistas-nutricionistas (reciclados en el tema, no los dinosaurios que tenemos por ahí dando voces) en atención primaria, cosa que nos haría un favor a toda la población en lo que a mejorar el consejo alimentario se refiere. Porque joder, los omnis no vais sobrados.

28 de agosto de 2016

SOJA Y SALUD, actualización

En junio de 2014 publicaba Mi Dieta Cojea este post sobre la soja y la salud recopilando la evidencia científica más relevante hasta el momento sobre el tema. Dos años después ¿sabemos algo nuevo? pues algunas cosas si, así que con el visto bueno del autor del post referenciado, voy a intentar hacer la actualización del mismo, repasando las cosas que han salido en estos dos años y viendo si algo podría cambiar o si se podrían matizar alguna de sus conclusiones. 

No voy a empezar contando las generalidades nutricionales de la soja porque lo tenéis perfectamente detallado en el post de Aitor, y eso no ha cambiado. Pero si que voy a aprovechar para empezar con otra pincelada de interés sobre la soja:

No compro soja porque es transgénica: no, en Europa la legislación obliga a etiquetar los transgénicos de consumo directo humano. Es decir, si una bebida de soja, un tofu o una harina de maíz contienen transgénicos, lo pone en el etiquetado. Podéis mirar el envase de cualquier harina de maíz marca PAN en un supermercado y comprobarlo. En Europa si no lo pone, no lleva transgénicos (por encima del 0'9% que es el límite de detección en laboratorio) así que relax. 

La legislación en EEUU es distinta por eso muchos documentales americanos inciden sobre esa cuestión, que aquí no nos aplica.

Harina de maíz Pan, cuando lleva transgénicos LO PONE
Lo que no obliga la legislación es a indicar que "este filete proviene de una vaca alimentada con pienso transgénico", porque el pienso de los animales de cría intensiva si que contiene transgénicos casi siempre. En ese caso para evitarlo hay que irse al producto ecológico. Así que recordad, para evitar los transgénicos lo que tenéis que dejar de comer es carne, no tofu :-)

Y recordemos también que hay muchos motivos para querer evitarlos, más allá de los de salud, que serían los menos, o los que están menos claros. Y si ahora os viene a la cabeza la famosa carta de los Nobel a Greenpeace, no dejéis de leer también este articulo de mi compañero Alejandro Moruno. Insisto, la elección de alimentos es una elección política y ética. No solo de salud. No apoyéis modos de producción con los que no estéis de acuerdo.

Otro ejemplo de si es transgénico lo pone, me lo pasa Mariam


Ahora sí, vamos a temas de salud. Voy a seguir el mismo orden que el post de Mi Dieta Cojea para que sea más fácil leer ambos y localizar las novedades en cada apartado.  En alguno, como el de soja y salud ósea, no hay nada mucho más interesante que lo aportado por el artículo previo, así que para no aburrir y alargar demasiado, no lo he puesto. A cambio he introducido un apartado nuevo, el de soja y tiroides.

Antes  de empezar, algo muy breve, no confundamos la ingesta de soja y derivados con la ingesta o suplementación con isoflavonas o genisteína, por favor. He intentado poner muy claro cuando el estudio en cuestión se refiere a uno o a otro.





SOJA Y CÁNCER

En este apartado hay mucha literatura nueva, así que voy a intentar hacer un poco de criba entre todo el material de estos dos años, centrándome en revisiones o RCT's.

Endometrio: tenemos un metaanálisis de finales de 2015 que asocia el consumo de soja con un riesgo más bajo de cáncer de endometrio. Aunque es una revisión de estudios observacionales, no de RCT's. Otro estudio encontró más riesgo de endometriosis en mujeres alimentadas con fórmula de soja en la primera infancia, no de cáncer de endometrio, pero por la relación me ha parecido pertinente ponerlo.

Colon: poca cosa aquí, también de finales del año pasado, un estudio coreano de casos-control señala la menor incidencia de cáncer de colon en personas con ingesta alta de productos de soja. 

Próstata: hay nuevos trabajos respecto al consumo de soja y el cáncer de próstata, por ejemplo una revisión y metaánalisis de RCT's australiana de 2014 que concluye que la soja parece segura aunque faltan datos porque muchos estudios eran de muestra muy pequeña o metodología deficiente. Vamos, que no aporta gran cosa.
Revisando además mecanismos moleculares, se pone de relieve en estos años que la soja no solo actúa contra el cáncer de próstata favoreciendo la aopoptosis de células tumorales, si no que sus antioxidantes tienen función preventiva del mismo. Pero aún sin datos concluyentes.

Mama: siguen saliendo estudios sobre la relación del consumo de productos de soja y su contenido en isoflavonas (sobre todo genisteína y daidzeína) con el cáncer de mama, y siguen apuntando a efectos protectores por dificultar la angiogénesis (creación de nuevos vasos sanguíneos necesaria para que avance el cáncer). Este otro trabajo también habla del efecto protector del consumo de soja frente al cáncer de mama, como una de las pocas relaciones que más conocemos entre este cáncer y la alimentación. 

En 2015, este estudio no encontraba diferencias en el riesgo de cáncer de mama en función del consumo elevado de soja para cáncer primario, pero si mejoraba la recurrencia de  dicho cáncer, en concreto bajaba un 25% la recurrencia y un 15% la mortalidad. Bastante guay.

También reseñable este RCT de septiembre de 2014 que comprobó que una suplementación de 25'8g de proteína aislada de soja dos veces al día en mujeres con cáncer de mama durante dos semanas, entre otros muchos resultados, hicieron aumentar un factor de crecimiento relacionado con el cáncer (el FGFR2), resalto el resultado malo. Ojo, que se trata de suplementación con proteína aislada de más de 50g al día, y no de alimentos normales. Los mismos investigadores reconocen las debilidades del estudio por poca muestra y corto plazo, pero valdría la pena investigar más este punto.

Por último, tal y como señalaba Aitor, se confirma el efecto preventivo del cáncer de mama que tiene el consumo de soja en poblaciones asiáticas, concretamente en chinas y japonesas. Parece que las diferencias de microbiota entre población asiática y occidental, hace que las primeras sean capaces de beneficiarse más de algunos compuestos de la soja que las occidentales no llegamos a absorber.

Los efectos epigenéticos de algunos compuestos de la soja que explican su diferente efecto en distintas poblaciones están muy bien explicados en este trabajo de finales de 2014 de Pudenz et al. en la revista Nutrients.

Conclusión: la inmensa mayoría de estudios señalan relaciones favorables del consumo de soja como alimento (no suplementos) y cáncer. Especialmente a nivel preventivo, con mayor efecto en población asiática.

SOJA Y ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES

En este apartado también tenemos varias cosas en los últimos dos años. El equol es otro de los bioactivos que contiene la soja, cuyo precursor es la daidzeina, y que puede extraerse en el intestino, y es uno de los protagonistas del efecto de la leguminosa en la prevención de las enfermedades cardiovasculares. Hay fenotipos más capaces de extraer el equol que otros (similar a lo que comentábamos de la mayor protección del cáncer de mama en mujeres asiáticas) y los que si pueden, estarían más protegidos si consumen soja según un RCT de este mismo año y otro estudio del año pasado. En occidente parece que es alrededor de un 30% de la población la que se acoge a este fenotipo.

En mujeres productoras de equol, tiene mejores efectos la soja entera que la daidzeina aislada a la hora de reducir el LDL, curiosamente. Y parece que ninguno de los dos afecta a la presión arterial o a la función vascular. ¡ Y tampoco funciona si añadimos la soja a un muffin!

También parece que el añadir soja a la dieta habitual durante al menos un mes aporta beneficios, aunque ligeros en marcadores de riesgo cardiometabólico. Pero es un estudio corto y con muestra irrisoria (n=17), así que tampoco le haría mucho caso.

Por último reseñar un trabajo de revisión chileno que hace un buen repaso a todo el tema de la soja y el riesgo cardiovascular, con la ventaja de que lo podemos leer en español.

Conclusión: el consumo de soja como alimento puede tener efectos protectores en algunos fenotipos y tener un efecto neutro en otros. Mal no parece que haga. 

SOJA Y MENOPAUSIA

Hay varios estudios de estos dos últimos años que encuentran efectos positivos en la suplementación con isoflavonas durante la menopausia, como este , este y este en los que parece que mejora los síntomas generales y regula la presión arterial en el primero. También se abre la puerta a que puedan mejorar la función cognitiva, creo que veremos más investigación en este sentido en el futuro. Aunque otros estudios no encuentran esos efectos. Eso si, parece que los suplementos son seguros.

Es interesante este trabajo en el que se compara el efecto de las habas de soja con la fluoxetina en mujeres menopáusicas con depresión causada por la bajada hormonal, aunque es un piloto, me llama la atención que concluyan que las habas de soja tiene efecto antidepresivo per se y que unidas a los fármacos incrementen su acción.

Conclusión: parece que el suplmento de isoflavonas puede ser útil en la menopausia, aunque hay también resultados neutros.

SOJA Y TIROIDES

Este apartado no existe en el post de Mi Dieta Cojea, pero me ha parecido interesante añadirlo y ver un poco que se cuece. ¿Afecta el consumo de soja a la función tiroidea? si es así ¿solo en personas que ya padecen algún trastorno de la misma o en todos? Responde a la pregunta una revisión de 2006 (aquí he tirado de búsqueda no limitada a dos años, porque era un apartado nuevo), en el que solo uno de los estudios revisados encontró cambios en la función tiroidea, el resto concluyó sin cambios o con cambios muy modestos. Los invesigadores señalan que los adultos hipotiroideos no tienen porque abandonar el consumo de productos de soja.

Otro estudio señala que el consumo conjunto de levotiroxina y suplemento diario de proteína de soja, podría hacer necesario subir la dosis del medicamento.

Conclusión: tomarse la levotiroxina separada de las comidas parece medida suficiente. 

------------------------------------

Pues hasta aquí mi tostón de post sobre la soja. Supongo que decepcionados aquellos que la acusan de todos los males del mundo (dejad de flipar, es una legumbre y punto), los amantes de los antinutrientes (remojad y coced, se desactivan en gran parte) y los que deseaban ver correlaciones innegables tipo soja=muerte. 

Y decepcionados también los que creen en la soja como panacea para ser inmortal.

A los primeros, recordarles que siendo un alimento tan consumido, en sus múltiples formas, no hay una sola alerta sanitaria de ningún organismo competente contra el consumo de soja en ninguna edad. Ni uno. 

Que no es la salvación del mundo, pero igual nos estamos pasando un poco de frenada al demonizarla. Sobretodo teniendo muchas otras cosas que demonizar con razón, antes que a una legumbre.

En general, las conclusiones son bastante parecidas a las de hace dos años. Con algo más de evidencia, sobre todo en cáncer, donde la nutrigenómica y la epigenética viene pisando fuerte.

A ver que os contamos en 2018.


31 de julio de 2016

SOBRE EL "Máster en Nutrigenómica y Nutrición Personalizada" de la UIB

Yo dando envidia 30min después de mi tribunal de TFM



Por algunos comentarios en Twitter o Instagram, y supongo que por mi bio de persona seria (no de blogger acientífica sin criterio) que anda puesta por ahí, se sabe que estaba haciendo el Máster de Nutrigenómica de la UIB. Eso ha hecho que me llegaran algunos mails / mensajes privados preguntándome mi opinión sobre el mismo, así como otros detalles de interés, de esos que nunca salen en los folletos oficiales.

Como además estamos en esa época en la que muchos estudiantes recién graduados se preguntan que coño van a hacer con su vida el curso que viene, creo que es un buen momento para hablar de ello y daros la información que pueda, desde mi perspectiva, para quien le pueda servir.






DATOS

Los datos básicos los tenéis en el link a la web de la UIB que ya os he enlazado. Pero vamos, es un máster oficial, de universidad pública, de 60 créditos, presencial y cuesta más de 2000€ si sumamos tasas y tal, en primera matrícula. Yo por suerte no he pagado más de 50-60€ por concepto de seguro escolar y cosas de esas porque tengo beca que me cubre el 100% de la matrícula, igual que en la carrera... si no de qué...

El máster tiene dos itinerarios, que dan lugar a dos menciones de título distintas. Ambas permiten el acceso a doctorado:

2A: Investigación en Nutrigenómica y Nutrición personalizada
2B: Desarrollo e Innovación en Nutrigenómica y Alimentación funcional

De manera coloquial el 2A, que es el que he hecho yo, es el de "investigación" y el 2B el de "industria". El primero está enfocado a investigación, como su propio nombre indica y el segundo a desarrollo de nuevos productos, health-claims y temas mas enfocados a industria alimentaria.

El 2B realiza las prácticas en empresas, tanto en empresas de Baleares (pocas) como en la gran industria en la península. Lo que significa que te vas a tener que desplazar unas semanas.

El 2A en cambio lo hace en los laboratorios de la propia UIB, dato que puede ser importante si por ejemplo trabajas a la vez o algo así, como es mi caso.


PREGUNTAS RECURRENTES

Algunas de las cosas por las que se interesan casi todos los mails /mensajes:

¿Se puede compaginar con trabajo?

Sí, vamos yo lo he hecho. Pero en ese caso yo no lo haría todo en un año. Es un Máster de muchísimo curro y mil quinientos millones de trabajos, presentaciones, proyectos en grupo... y además es presencial. Si estáis pensando en uno de esos másteres que proliferan que te los sacas haciendo casi nada porque lo que quieren es que pagues, este no es el vuestro.

Yo lo he hecho en dos años, porque tenía que trabajar al mismo tiempo. Y así es llevable, con sus periodos de estrés y ansia por acumulación de cosas claro. Pero eso ya depende de como se organice cada uno. Ahora, con un trabajo a jornada completa creo que intentar hacerlo en un año puede ser muy ambicioso, pero oye...

¿Es difícil?

Bueno, no es que sea difícil, pero si tiene mucha carga de trabajo.

Hay asignaturas que si sois dietistas-nutricionistas os van a sonar a chino. El profesorado está básicamente formado por químicos y biólogos, no hay un solo DN, ni un solo sanitario. Por lo que el temario está muy enfocado hacia ese campo, porque me imagino que es el que ellos controlan.

Además, los DN no somos mayoría entre los alumnos. Supongo que qué la UIB no tenga la carrera es un factor determinante para ello. Hay muchos químicos, biólogos y también algún farmacéutico y médico.

La parte buena es que esas asignaturas de las que no entiendes una mierda al empezar, en general se aprueban con un par de trabajos/tareas y algún proyecto en grupo, con que si eres medianamente bueno redactando y exponiendo, salvas bien las preguntas y te lo llevas a tu terreno, es fácil salir adelante

Los DN pensad que jugáis con la ventaja de que tenéis un conocimiento que ellos no tienen y podéis usarlo para lucir. Yo, que al empezar el máster no sabía lo que era una kinasa, he tenido que parar mi presentación de un trabajo para explicarles a los profes que evaluaban algo tan básico (para nosotros) como la diferencia entre un recordatorio de 24h y un cuestionario de frecuencia de consumo. Aprovechad vuestro conocimiento en nutrición y sobre todo en Salud Pública para tirar para donde nos conviene y donde somos difíciles de rebatir.

Esto que os he dicho, se va a la mierda cuando no puedes asistir a clase, como ha sido mi caso este segundo año en el que me he mudado a Madrid, y pierdes la evaluación continua y te toca ir a examen final. Ahí por ejemplo yo he sudado tinta con asignaturas de temática que nada tiene que ver con mi formación y encima en nivel TOP (metabolómica, proteómica,técnicas de laboratorio incomprensibles, etc...). La parte buena es que luego un examen final de una asignatura como "Nutrición y patologías" te la sacas con cierta holgura sin haber abierto ni los apuntes, porque la dan biólogos y para nosotros es todo bastante básico (e incluso "clásico" por no decir otra cosa).

Consejo: no perdáis la evaluación continua.

¿Qué tal son los profes?

Pues en general, majos. Aquí merece una mención especial la Dra. Ana Maria Rodriguez, jefa de estudios y quien verdaderamente maneja (al Dr. Palou lo vais a ver el día de la presentación y gracias). Es muy agradable y eficiente. Siempre contesta rápido, da soluciones y ofrece ayuda en lo que puede. Además de ser muy buena explicando y justa evaluando. Ojalá más profesoras como ella. No sé si me lees, Ana, pero desde aquí las gracias y la enhorabuena por tu trabajo y dedicación.

Aquí tenéis a todo el equipo de profes en foto oficial

Del resto de profesores, la verdad es que tengo pocas quejas. En general todos se muestran dispuestos a ayudar, son agradables y si les pides ayuda responden. Para mi gusto, a nivel docente, además de Ana, hacen clases interesantes y mantienen la atención muy bien la Dra. Cati Picó, la Dra. Paula Oliver y la Dra. Luisa Bonet. Creo que también la Dra. Francisca Serra debe ser muy buena docente, lo que pasa es que no he podido ir a sus clases porque su asignatura me pilló ya en Madrid, pero por las veces que la he visto hablar, me lo parece.

Otra mención aparte para mi tutor de TFM, el Dr. Joan Ribot. Sus clases molan y se nota que le encanta lo que hace, ahora... el deje de científico loco no se lo quita nadie. Es muy capaz de olvidarse de una clase y no aparecer, de quedar en su despacho y largarse dejándonos plantados o de tardar 2 meses en responder a un mail (verídidco) y obligarte a recurrir a Ana a lloriquear en plan "Ana que Joan pasa de mi y tengo un TFM a medias". En su favor decir que cuando se pone te ayuda de verdad, y que es capaz de respetar una opinión diferente a la suya si se la argumentas bien, cosa que no pasa con todos los investigadores de alto nivel, y en ese caso Joan si lo hace y eso le honra. Teniendo en cuenta mi experiencia anterior con el TFG, en el que mi tutor no me ayudó en NADA (si saque MH fue gracias a que me lo corrigió Aitor), en este caso si que me ha ayudado, si que se leía lo que iba haciendo y me ponía comentarios, correcciones y demás. De hecho no hubiera sacado adelante un TFM tan alejado de mi formación de base sin su ayuda e indicaciones.
Así que sugiero a la UIB que le ponga un secretario que le organice la agenda, que creo que es lo que le hace falta.


COSAS BUENAS


Campus UIB
A ver, la UIB está en Mallorca. ¿Qué más queréis? Palma es una ciudad asequible pero con todo, los precios para compartir piso son razonables y hay bastante oferta (por lo que he podido ver, yo es que vivía ahí)  y a partir de mayo puedes ir a la playa.

La UIB está bien comunicada con Palma por bus y metro, y tiene en general buenas instalaciones.

Y si Chopin pudo pasar un invierno en Mallorca, vosotros también.

Otra cosa buena, que podéis comprobar mirando la foto de los profes, es la no discriminación de género. Un hurra por la UIB y su departamento de Investigación en Biología Molecular, Nutrición, y Biotecnología, que rompen cualquier cuota de género en lo que a representación femenina se refiere entre las investigadoras. Tenía que decirlo. Y es que algo como que un equipo de investigación académica de alto rango esté formado en su mayor parte por mujeres, no debería llamar la atención, pero lo hace.


COSAS MEJORABLES

Hace falta algún DN en el cuerpo de profesores. Se hecha en falta esa visión sanitaria y también el dar el paso más allá de la célula y las rutas metabólicas. Creo que el enfoque se queda corto en ese sentido.

Las asignaturas de nutrición son muy pobres e incluso hay partes del temario muy poco actualizadas.

El máster no ayuda a dar el paso "del laboratorio al paciente", las propuestas de como pasar del laboratorio a la vida real son casi inexistentes, y, bajo mi punto de vista de sanitaria que trabaja en consulta, muy mal enfocadas. Insisto en que os falta ese perfil en el grupo de investigación.

Hay un paquete de asignaturas para el que los dietistas-nutricionistas necesitaríamos algo de formación previa. Casa con lo comentado del perfil muy químico-biólogo del plan de estudios. Por contra las asignaturas de Nutrición personalizada o Nutrición y patologías.... son bastante pobres. A mi me decepcionaron totalmente. Vamos, están bien para un químico, pero cuando vas a sentar a DN en clase... no, tenéis que dar algo más.

Yo propondría alguna asignatura previa de biología molécular y demás para algunas de las titulaciones que tienen acceso al máster como es la nuestra. Así como salir un poco más al mundo real en temas de nutrición pura y dura, y aportar un poco más de "state of the art" en esas asignaturas.

Demasiado enfoque industrial también para mi gusto. Es un grupo muy metido en tema de health claims de la EFSA y desarrollo de alimentos funcionales. Y eso a veces se les nota mucho en clase. De nuevo falta el punto de vista más de salud pública. Como apunte, comentar que igual es un máster un poco endogámico en cuanto a profesorado ¿no?

Y una última cosa: dejad de flipar con los trabajos en grupo, por favor, son un coñazo y en ellos rara vez se aprende nada. Un máster con gente que curra y demás, no puede tener tropecientos trabajos en grupo, que parecemos un campamento. Si alguien ha llegado hasta aquí sin saber trabajar en grupo, no va a aprender ahora, eso no me vale. De verdad, replantead este punto.

Pues hasta aquí mi valoración del tema. Si alguien que haya hecho el máster quiere dejar su opinión personal en los comentarios, la copiaré aquí abajo para que haya más información.