>

26 de mayo de 2010

PRONOKAL, PROTÉIFINE.... LA MODA DE LAS DIETAS PROTEINADAS

Últimamente la oferta de este tipo de dietas está creciendo como la espuma.

Se trata de regímenes de adelgazamiento que se hacen bajo control médico (lo que justifica al parecer sus altos precios) y que consisten en seguir una serie de fases o etapas que contienen más o menos  cantidad de productos de la firma que vende la dieta, según lo avanzado de la fase. Me explico:

En las fases iniciales se toman una serie de preparados proteicos de diferentes sabores y texturas, totalmente industriales, junto con algunas verduras permitidas y otras algo más restringidas.
El paciente va avanzando desde esas primeras fases, hacia una alimentación sin productos en un proceso que se empeñan en llamar "reeducación alimentaria" ¿¿¿¿¿reeducación ali qué?????

Vamos a ver, estamos hablando de dietas sin ningún tipo de personalización, las "fases" son iguales para una mujer de 55 años y 1'50m con vida sedentaria que para un hombre de 25 y 1'90m con vida activa, obviamente estas dos personas no tienen las mismas necesidades energéticas ni nutricionales.

Además en las primeras fases la restricción calórica es bastante fuerte, apenas se llegan a ingerir 750-800 kcal diarias, que junto a la casi total eliminación de los hidratos de carbono de la dieta lleva al organismo a un estado de stress que se conoce por el nombre de "cetosis". En ese estado, al no existir glucosa disponible en el torrente sanguíneo el organismo activa las vías de la neoglucogénesis fabricando glucosa a partir de proteínas y lípidos.

Este proceso lleva a una sobrecarga del hígado que es quien asume la tarea de transformar las proteínas y las grasas en glucosa, generando en ese proceso una importante cantidad de de sustancias de deshecho (cuerpos cetónicos) que es necesario eliminar por la orina, para lo que se necesita más agua para diluirla, el volumen de orina a excretar aumenta y por tanto se sobrecargan también los riñones.

De hecho la pérdida de agua en estados de cetosis es tal que en estas dietas es imprescindible tomar un suplemento de cloruro sódico (sal, que ayuda a retener más agua) para evitar tanto la deshidratación como un desequilibrio electrolítico por la excesiva pérdida de agua y sales minerales con ella a través de la orina. Así mismo se toman suplementos de otras vitaminas y minerales. 

Debido a la presión a la que está sometido el organismo en esas fases, se desaconseja incluso la práctica de ejercicio, aunque la persona esté acostumbrada a practicarlo de forma regular. Lo cual se contradice bastante con la idea de hábitos saludables que todos tenemos en la cabeza.

Llamar a esto "proceso de reeducación alimentaria" es francamente irónico, aunque politícamente muy correcto, eso si. Porque si les diera por llamarlo, no sé, "dieta milagro con buen marketing" alomejor no vendían tanto...

Efectivamente se pierde mucho peso en esas fases iniciales, pero no nos engañemos, gran parte es agua. Y cualquiera que tenga dos dedos de frente sabe que las pérdidas bruscas de peso no son recomendables porque el metabolismo no tiene tiempo de ajustarse y sucede el temido efecto rebote. Eso por no hablar del stress oxidativo y orgánico que hemos  comentado antes, y lo antinatural que resulta alimentarse varias semanas de polvos rehidratados con sabor a...¿rayos?

Son además tratamientos muy caros, la figura del médico da caché a la vez que encarece el servicio. Y no me malinterpretéis, es realmente necesario que haya un médico, ya que debido a la fuerte agresión que supone la dieta al organismo, se deben hacer analíticas completas antes de empezar y durante todo el proceso para asegurarse que nada va peor de lo que debiera.
Si una persona con problemas de hígado o riñón hiciese una dieta de este tipo las consecuencias podrían ser fatales, así que el médico en cuestión no les permitirá hacer la dieta, al menos no la parte más agresiva.

Ahora bien, los médicos a menudo no saben mucho de nutrición, ni de bromatología, ni de consejo dietético, ni de técnicas de cocina, ni de confección de menús... Y no tienen porqué, no es su especialidad. Entonces se limitan a recetar los sobres de proteínas y dar pautas escritas en unas hojas que ya manda hechas la empresa fabricante de los productos. Y a eso no se le puede llamar "tratamiento nutricional", se le podría llamar "miro tu análisis para ver que no nos estemos cargando nada (a corto plazo) y te doy una hojita de estas".

Además, al precio de las consultas ya de por si elevado, hay que sumar el de los sobres de preparados proteícos, que no son baratos y que en las primeras fases deberemos tomar unos 5 al día... Y las píldoras de sal y micronutrientes, claro.

Como dietista, no concibo someter a ese stress al organismo de personas que apenas deben perder 4 o 5 kg, a chicas de 16 o 17 años que se están desarrollando y que lo que deben hacer es aprender a comer bien el resto de su vida, ni en general a nadie que quiera recuperar un peso saludable y aprender a mantenerlo.

Tampoco concibo llamar "reeducación alimentaria" a una dieta a base de productos procesados llenos de aditivos que vienen en forma de polvo dentro de sobres, ni a seguir unas rígidas pautas impersonales impresas en una hoja con un logo comercial. Algunas bastante absurdas, por cierto.

Ni concibo hacer un tratamiento dietético, que a pesar de tener un estricto control médico, no implica a ningún profesional de la nutrición, ni se personaliza en función de las necesidades y gustos del paciente, ni enseña a disfrutar de la comida, a comprarla, prepararla y comerla, a conocer nuestras necesidades nutricionales y saber diferentes formas de satisfacerlas... ni  nada de todo lo que un tratamiento dietético debería ofrecer.

En conclusión: es un gran negocio, pero una pésima dieta.

Actualización septiembre 2012: Dietas hiperproteicas o proteinadas para adelgazar: innecesarias y arriesgadas. Dieta Dukan y método PronoKal como ejemplo.
Basulto Marset, Julio; Manera Bassols, Maria; Baladia Rodríguez, Eduard
Publicado en FMC.2012; 19 :411-8 - vol.19 núm 07

7 comentarios :

  1. Hola,
    he leido tu publicación y he de decirte que tienes toda la razon del mundo, yo era antipronokal,.. despues de intentar hacer miles de dietas, me plantee hacerla, he perdido casi 33 kilos, ahora estoy en fase de mantenimiento, que creo que es por vida y me da miedo, las posibles consecuencias del efecto rebote,... pero pienso que sera mas facil perder 5 kilos (si me doy cuenta que he engordado) que los 33 que he perdido. soy conscientes qeu provocar las cetosis no es muy bueno para el cuerpo, que comer sobres no es lo mas adecuado,... pero en un momento de "desesperacion" aceptas hacer la dieta y ves que pierdes, que te encuentras bien, ... y piensas que por fin has encontrado tu dieta ideal!! aunque todos sabemos que no lo es, lo que es la dieta de moda.

    ResponderEliminar
  2. Sé que hay muchos casos como el tuyo, y precisamente estas empresas se aprovechan de esa "desesperación" de la que hablas.

    Muchísima gente pierde 30 y más kg con ayuda de dietistas, endocrinos, psicólogos y otros profesionales, de manera mucho más sana (y barata) que la que ofrecen estas empresas. Adaptándose a las necesidades de cada cual y minimizando el efecto rebote. Y sin necesidad de permanecer pendiente de los sobres el resto de su vida.

    Muchas gracias por tu comentario y por contar tu experiencia.

    ¡Y enhorabuena por la gran fuerza de voluntad que esta claro que posees! Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo, he eliminado tu mensaje por varios motivos:

    -Contenía publicidad.
    -Hacía afirmaciones falsas que a mi juicio son perjudiciales para la salud.
    -No apoyaba esas afirmaciones en ningún dato ni argumento.

    Por cierto, la AEDN y AESAN, por citar solo dos organismos serios españoles, opinan como yo.

    Me parece inmoral pretender hacer negocio jugando con la salud de la gente.

    ResponderEliminar
  4. Anónimo, borro tu comentario por irrespetuoso y carente de argumentos.
    Si quieres volver a escribirlo sin insultos y con argumentos que sostengan tu postura (argumentos científicos, a poder ser publicados), no tendré problema alguno en mantenerlo publicado.

    ResponderEliminar
  5. Creo que si bien puedes tener razón en algunas cosas, otras las obvias o simplemente no te interesa comentarlas. Para empezar una mujer joven a la que le sobran 30 kg, el principal y potencial problema de salud que tiene es su obesidad. Si lleva tiempo intentando perder ese peso y no lo consigue el riesgo puede llegar a ser fatal. Creo que igual que tú comentas que "los médicos a menudo no saben mucho de nutrición, ni de bromatología, ni de consejo dietético, ni de técnicas de cocina, ni de confección de menús.." los dietistas muchas veces no saben casi nada sobre fisiología y fisiopatología. A pesar de esto, también creo que no es la forma ideal de adelgazar, pero al menos es una manera controlada de perder peso y que ha demostrado ser efectiva e inocua en personas sanas. Un adelgazamiento rápido (dentro de unos márgenes y asegurando el aporte mínimo de oligoelmentos , vitaminas, minerales y nutrientes) sube la autoestima e induce a la adquisición de hábitos saludables que impidan recuperar el peso perdido.
    Muchos sabemos, que tras varias dietas fallidas y un acúmulo importante y progresivo de kg, muchas personas acaban en la cirugía bariátrica y los balones intragástricos que son tratamientos claramente más agresivos y potencialmente yatrogénicos que una dieta hipocalórica e hiperproteica. Lo que quiero decir es que no es la dieta ideal, pero sí que puede ser la solución para muchas personas que de no tener un gran sobrepeso o una obesidad, serían personas sanas y felices.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo, te equivocas.

    "Los dietistas no saben nada de fisiologia ni fidiopatología" ¿¿en serio?? por favor, revisa cualquier plan de estudios.

    Por mi parte, tengo formación específica (universitaria) en prevención, tratamiento y diágnostico de la obesidad, pero te dejo este documento: http://www.naos.aesan.msps.es/naos/investigacion/publicaciones/consenso_seedo.html
    Recomendaciones nutricionales basadas en la evidencia para la prevención y el tratamiento del sobrepeso y la obesidad en adultos,

    que como verás ofrece el Ministerio de Sanidad, con fecha de hace 9 días, elaborado por FESNAD y SEEDO (lo que incluye una laaaarga lista de médicos). Cuando encuentres una sola recomendación a los sobres de Pronokal o similar, por favor, déjanos la referencia.

    Si no, cualquier otro mensaje de promoción de esas dietas no será publicado, ya que lo interpretó como publicidad peligrosa para la salud.

    Verás que además del Ministerio de Sanidad y la AEDN, la SEEDO y el FESNAD opinan como yo.

    Y para que nadie se llame a engaño "las dietas por sustitución de comidas" que se usan en algunos casos de obesidad, nada tienen que ver con el vergonzoso negocio a que alude el post.

    ResponderEliminar
  7. La SEEDO no dice exactamente eso, y sí se está viendo que no están tan proscritas como se intenta dejar ver aquí. Ni son la panacea, ni son el anticristo.
    http://elfarmaceutico.es/el-farmaceutico-revista/nutricion/item/2280-dietas-proteinadas-iefectivas-y-seguras-i.html

    ResponderEliminar