>

18 de diciembre de 2010

OBESIDAD, LA EPIDEMIA DEL S.XXI

Desnudo, Fernando Botero
He dedicado ya algunas entradas a la obesidad infantil, pero aún no lo había tocado en lo que respecta a adultos. Así que vamos a introducir el tema:

La obesidad es una de las principales causas de muerte en el mundo desarrollado, y supone un gasto tremendo a nivel asistencial tanto por la enfermedad en si, como por las múltiples patologías asociadas que conlleva: diabetes (recordemos el binomio obesidad-diabetes que ha llevado a acuñar el término "diabesidad" y es uno de los marcadores del Síndrome Metabólico), patologías cardiovasculares, hipertensión, mayor incidencia de algunos tipos de cáncer, problemas de movilidad, problemas articulares, trastornos de sueño, disfunciones sexuales, infertilidad, depresiones, problemas psicológicos y un largo etcétera.

En España es obesa más del 16% de la población total.

Pero, ¿a qué llamamos obesidad?: la obesidad es un aumento excesivo de la masa corporal a expensas del tejido adiposo, es decir, sucede cuando nuestro cuerpo acumula un gran exceso de peso en forma de grasa. 
La obesidad es además una enfermedad crónica, asociada a otro tipo de dolencias, que necesita un tratamiento global y multidisciplinar: médicos de diferentes especialidades, dietistas, psicólogos y psiquiatras, personal de enfermería, etc.

¿Cómo se sabe que una persona es obesa?: en España se usa generalmente el criterio del SEEDO basado en el IMC (Índice de Masa Corporal) para determinar los grados de sobrepeso y obesidad.
El IMC se obtiene de una sencilla y conocida fórmula: el peso en kg divido por la talla en metros al cuadrado. En función del resultado de esta operación la clasificación es la siguiente: 
  • IMC menor de 18'5: peso insuficiente
  • IMC de 18'5 a 25'9:  normopeso
  • IMC de 25 a 26'9: sobrepeso grado I
  • IMC de 27 a 29'9: sobrepeso grado II (preobesidad)
  • IMC de 30 a 34'9: obesidad de tipo I
  • IMC de 35 a 39'9: obesidad de tipo II
  • IMC de 40 a 49'9: obesidad de tipo III (mórbida)
  • IMC de más de 50: obesidad de tipo IV (extrema)
¿Cuál es el tratamiento? como hemos comentado, la obesidad debe abordarse desde distintos puntos al mismo tiempo para conseguir resultados satisfactorios. Eso incluye a menudo terapia farmacológia, tratamiento psicológico, cirugía bariátrica en algunos casos y por supuesto tratamiento dietético que es el que nos ocupa.

La dietoterapia dirigida a la obesidad se basa en una reducción de la energía ingerida por el paciente, aproximadamente de unas 500kcal por día (es decir, si una persona gasta al día 2000kcal, le daremos una dieta de 1500kcal de manera que su organismo se vea obligado a acudir a las reservas para suplir esas 500kcal diarias que gasta y no le estamos proporcionando). De esta manera el paciente perderá entre 2 y 4 kg al mes, que es una perdida que se considera adecuada y no agresiva para el metabolismo.

La dieta será equilibrada, aunque existe una tendencia a proporcionar dietas altas en proteínas y bajas en carbohidratos, se ha demostrado que aunque al principio consiguen una pérdida mayor de peso, al cabo de un año los resultados son similares a los de una dieta equilibrada en macronutrientes.
El tratamiento dietético incluye siempre un proceso de reeducación alimentaria, básico para que este tipo de pacientes sea capaz de tomar el control de su dieta, la entienda y sepa qué comer y porqué. Sin la implicación del paciente, el proceso es mucho más dificultoso por no decir imposible.

La dieta consigue no solamente una pérdida de peso, sino también la mejora de la mayoría de patologías asociadas. La diabetes tipo 2 puede llegar a desaparecer con la pérdida de kgs, o dejar de necesitar medicación en la mayoría de casos.

Además se estimulara la realización de actividad física como parte del tratamiento, aunque esta sea mínima al principio.


En condiciones especiales, se pueden aplicar otro tipo de dietas de muy bajo valor calórico (de hasta solo 400kcal diarias), apoyándose en preparados nutricéuticos ,ya que con alimentación normal es imposible cubrir las necesidades de vitaminas, minerales y proteína en dietas tan poco energéticas.
Este tipo de dietas se realizan bajo estricto control médico en pacientes en los que se hace urgente e imprescindible una pérdida muy rápida de una parte de su peso porque su vida corre peligro (a veces es necesaria una cirugía que no se puede realizar hasta perdidos unos kg), por lo general son pacientes hospitalizados y controlados las 24 horas. Son casos excepcionales, y bajo ningún concepto se deben llevar a cabo este tipo de dietas sin prescripción médica y sin un control exhaustivo.
 
La lucha contra la obesidad es una carrera de fondo, el tratamiento es largo, por no decir de por vida, pero a día de hoy, es el único que funciona. Incluso en los casos en los que se opta por alguna de las cirugías existentes para el tratamiento de la obesidad, después hay que seguir un terapia dietética.  Lamentablemente, los milagros no existen.

Safe Creative #1012178090126

6 comentarios :

  1. Lucía, hablando de obesidad...he estado echando un vistazo a este artículo, el proyecto naos,
    (aquí te dejo el enlace para que le eches un ojo) o estrategias que ha propuesto el Ministerio de Sanidad para hacer frente a la obesidad. Creo que la medida de incorporar la nutrición como parte de la educación en los colegios (para profesores, como parte de asignaturas y en talleres extraescolares) es fundamental...(entre otras cosas que se comentan) a ver si con esto la figura del nutricionista se empieza a hacer imprescindible en los colegios!!!! http://www.aesan.mspsi.es/AESAN/docs/docs/publicaciones_estudios/nutricion/maqueta_NAOS1.pdf

    ResponderEliminar
  2. Hola Pizca, gracias por el enlace, me interesa mucho. Me lo leeré en cuanto pueda (estoy en el curro) pero si tal como comentas propone la introducción de la educación nutricional en la escuela, estoy 100% a favor, es más, en vista de las tasas de obesidad infantil en ascenso galopante, me parece una medida imprescindible. A ver si podemos corregir la tendencia en generaciones venideras, y para eso la educación y la información es básica.
    Un abrazo-

    ResponderEliminar
  3. Un artícle molt interessant Lucia. El meu xicot s'ho acaba de mirar i està enfadadíssim perquè no li ha sortit el que esperava. Ara s'està pesant de nou, jijijiji!!!
    En serio, és un tema que caldria vigilar més. Molts cops mengem ràpid i coses precuites i no ens fixem gens en com ha estat fet, la qual cosa a la llarga pot causar molts problemes. El sobrepès n'és un. No sabia però, que hi hagués un percentatge tan alt d'obessitat a Espanya.
    Gràcies per la informació i gràcies per l'explicació que em vas donar a l'altre post al meu dubte, m'ha quedat claríssim!! :)

    Molts petonets!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Alba! el teu xicot que no es preocupi, que això es orientatiu! de tota manera si está lluny del normopés (per d'alt o per baix) ja sap que ha d'anar una mica amb compte perquè no vagi a més.
    El percentatge d'obesitat i sobrepés a Espanya es preocupant, i encara més el de sobrepés i obesitat infantil, que s'está acostant a les xifre d'EEUU (1 de cada 4 nins a Balears te sobrepés i imagin que a la resta de CCAA no deu ser molt diferent...)

    ResponderEliminar
  5. Lucia!
    Eres como un regalo!!!
    Mi blog es creador de no salud.. y siempre estoy pensando en hacer un post dedicado a la vida sana para compensar. Pero ahora que te he conocido opto por incluirte en mi lista de blogs para que quien me visite aprenda algo más sobre como comer vistandote a ti.
    Mil gracias!
    Mglòria de Gourmenderies

    ResponderEliminar
  6. Hola Mglòria! muchas gracias por tu comentario y bienvenida!
    Me ha hecho gracia lo de "blog creador de no salud", que tampoco es cierto. Supongo que lo dices por los dulces. En realidad cuanto más se estimule la fabricación de dulces caseros con ingredientes de calidad y menos se consuman bollería y dulces industriales mucho mejor. Y en eso los blogs de cocina colaboran y mucho, aún sin ser conscientes, porque mucha gente los lee y se anima a hacer tal o cual tarta o postre en lugar de comprarlo hecho, lleno de aditivos, grasas hidrogenadas, seguro que más azúcar y peores ingredientes. Y siempre es positivo.
    Luego queda en cada uno el tipo de recetas e ingredientes que elije, así como las cantidades que come. Pero de entrada todo lo que sea facilitar el no comprar tanto precocinado ni comida industrial es muy positivo desde cualquier punto de vista, y sobretodo más sano.
    Un abrazo y gracias de nuevo.

    ResponderEliminar