>

8 de enero de 2011

HIPOTIROIDISMO, EL METABOLISMO RALENTIZADO

En este post de hace un par de meses, Kako pidió que habláramos sobre la tiroides. Con un poco de retraso (¡lo siento!) vamos a empezar hoy por el hipotiroidismo.

Pero primero, algunos conceptos generales:

¿QUÉ ES LA TIROIDES? la tiroides es una glándula situada en el cuello, está como "abrazando" la tráquea y tiene forma de mariposa. Su función es regular el metabolismo corporal, es decir, controla como y a que velocidad se transforman en energía las reservas de que disponemos.

Para ello, la tiroides segrega hormonas. Las más importantes son la tiroxina y la triyodotironina (más conocidas como T3 y T4, respectivamente). Para la sintetización de ambas hormonas es necesario un microelemento muy conocido: el yodo.

Así mismo existe otra hormona relacionada con la T3 y la T4: es la TSH, que se encarga de regular la concentración de hormonas tiroideas en sangre (la TSH se libera cuando la concentración hormonal baja, estimulando a la tiroides para que se sinteticen las T). 

Todo este sistema está controlado por la hipófisis y el hipotálamo, que se encuentran en el cerebro y hacen una función similar a la del termostato de una estufa: si la T3 y la T4 están bajas, se "activan" poniendo a circular la TSH que hace sintetizar más hormonas, cuando el nivel de T3 y T4 es normal, se "desactivan" y así sucesivamente.

Cuando algún paso de este mecanismo falla surgen los problemas de tiroides.

EL HIPOTIROIDISMO: sucede cuando el nivel de hormonas tiroideas es anormalmente bajo. Esto puede deberse a varias causas, las más comunes son tres:
  • Deficiencia de yodo: como hemos visto el yodo es esencial para que la tiroides fabrique hormonas, cuando no hay suficiente la síntesis es más baja. Esto era común hace años en la gente que vivía en zonas alejadas del mar. Hoy día, con la generalización del consumo de pescado y sal yodada el problema ha disminuido considerablemente. Esta carencia provoca "bocio típico", que es un agrandamiento de la glándula que "hincha" el cuello. Sigue siendo común en zonas de interior de países subdesarrollados.

  • El hipotiroidismo primario: que es hoy la causa más común de hipotiroidismo, consiste en un problema de la glándula tiroides para sintetizar las hormonas. Puede ser un problema congénito o adquirido a causa de alguna otra patología .

  • La herencia genética: unos anticuerpos que actúan contra la tiroides (enfermedad de Hashimoto).
Existen otras causas de hipotiroidismo, pero son poco comunes.

Si que merece la pena hacer mención del hipotiroidismo subclínico, que es una alteración leve de las hormonas tiroideas, muy común en mujeres pre y post-menopáusicas. A menudo no está diagnosticado y suele provocar sensación de cansancio crónica y tendencia a ganar peso.

Las personas que sufren de hipotiroidismo suelen ser frioleras (el mecanismo de la termogénesis està alterado), con piel fría y seca, pelo fràgil, suelen sufrir de estreñimiento, fallos de memoria, depresión, problemas hepáticos... Tienden a acumular grasas y por tanto a coger peso con facilidad debido a la ralentización del metabolismo.

TRATAMIENTO DIETÉTICO DEL HIPOTIROIDISMO: lo primero que hay que tener en cuenta es que los problemas de tiroides debe tratarlos un médico endocrino, que pautará la medicación y tratamientos necesarios.

El tratamiento dietético coopera con el tratamiento farmacológico, sobretodo ayuda al control de peso tan dificil en estos pacientes, a mejorar el perfil lipídico que suele estar alterado (generalmente con hipercolesterolemia)  y a tener un aporte de yodo adecuado en la dieta.

El yodo se encuentra en algunas aguas, en el aire cercano al mar, en el pescado, las algas y algunas verduras. En general las personas que viven cerca del mar difícilmente tendrán una deficiencia de yodo, ya que este se absorbe del ambiente a través de la piel y las vías respiratorias.

En las zonas de interior la principal recomendación es consumir sal yodada.

También es recomendable consumir alimentos ricos en yodo:  además de algas, pescados y mariscos, se encuentra yodo en las espinacas, tomates, lentejas, soja, manzanas, almendras, coco, plátanos, avena, fresas...

Las algas hay que tomarlas con muchísima moderación, ya que su contenido en yodo es tan alto que podría afectar negativamente.

Por otro lado existen también una serie de alimentos cuyo consumo es mejor moderar (¡ojo! moderar, no evitar) por tener efecto bociógeno, es decir, que interfieren en la sintetización de hormonas tiroideas dificultándola o bien dificultan la adecuada absorción del yodo. Son las crucíferas (coliflor, brócoli, coles...), el trigo, los cítricos, los cacahuetes, espárragos, cebollas, patatas y alguno más, pero estos son los más comunes.

Cuando existe exceso de peso, se hará una dieta adecuada a las necesidades del paciente para perderlo, siempre en combinación con la terapia farmacológica que marque el endocrino y algo de ejercicio físico.


20 comentarios :

  1. Muchas gracias por la info!!
    Es para mi super importante este tema, con seguridad a muchos les sirve.
    Espero ahora la otra versión de la enfermedad y si fuese posible dietas o alimentos que se requieren para mantenerse en el peso.

    Lucía, aprovecho para darte las gracias por colocar siempre la fruta de época en el barnner derecho, es super práctico! y de paso consultarte si es factible que coloques los botones para compartir ya que hay cosas interesantes que me gusta mandar a Facebook.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  2. Muchísimas gracias por esta información, Lucía. Yo tengo hipotiroidismo, pero me lo controla mi endocrina. Por eso me parece tan importante consultar siempre antes de hacer dieta.

    ResponderEliminar
  3. De nada Kako, un placer. Próximamente hablaré del hipertiroidismo ;).
    Sobre el tema de las dietas, la verdad es que dependen de cada persona: su sexo, edad, composición corporal, posibles patologías, gasto enérgético, actividad física, complexión... no existe una sola dieta que sirva para todo el mundo. Puedo poner menús equilibrado, pero cada persona debería seguir una dieta adaptada a sus necesidades,lo que incluye respetar en la medida de lo posible sus costumbres y pactar los cambios. Esa es una de las claves para tener éxito con cualquier dieta, sea para perder peso, ganarlo o mantenerlo. Cuando entramos en dietoterapia la cosa es un poco más estricta, claro.
    Me alegro de que te sirva lo de la fruta! aunque ten en cuenta que yo pongo la que está de temporada en Mallorca, que puede que difiera un poco de la de Suiza...
    Ahora intentaré poner los botones que dices ¿ok?
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola Nik! por supuesto, tal como he subrayado en el texto, cualquier problema de este tipo debe estar supervisado por un/a endocrino/a.
    La dieta es un factor coayudante a la terapia que marque el médico, que empieza a ser efectiva casi siempre cuando la medicación, normalmente levotiroxina, empieza a hacer efecto.

    ResponderEliminar
  5. Ei Lucia!!! magnífico post! También seria interesante que un dia nos hables de como activar el metabolismo sin ninguna enfermedad de base.
    Mil besos!!!
    Mglòria de Gourmenderies

    ResponderEliminar
  6. Muchas gracias Mglòria!
    Lo más efectivo para activar el metabolismo (osea, para que nuestro cuerpo gaste más) es hacer ejercicio. Es suficiente un ejercicio aeróbico moderado o simplemente caminar rápido una media hora diaria. Con el ejercicio se refuerza y aumenta la masa muscular, cuyo gasto energético es mayor que el de la masa grasa, ya que necesita sangr, oxígeno, nutrientes... mientras que la grasa simplemente "esta ahí". Así que a más masa muscular, más gasto metabólico basal.
    También hay sustancias que aceleran el metabolismo, en unas personas más que en otras, como la cafeina, pero de las que no es aconsejable abusar.
    Otro día podemos hablar más a fondo del tema.
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  7. ¡Muy buen artículo Lucía! ¿se portaron bien los reyes?
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  8. ¡Muchas gracias Erinna! La verdad es que no me debo haber portado muy bien este año, porque no me han traído nada :(
    En realidad no es así, recibí regalos adelantados, como la matrícula a un curso de Experto Universitario en Obesidad de la Uned en septiembre, así que no me quejo.
    Espero que los tuyos fuesen generosos.

    ResponderEliminar
  9. buen post Lucía...es una enfermedad que afecta a muchísima gente. Feliz año!!!

    Un abrazo
    http://pizcadevida.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  10. Muy buen post! Tengo a mi amiga con este problema y le recomendaron también soja entre otros alimentos y se ha enganchado! Leyó aparte sobre los beneficios de la soja y ahora la incluye en recetas viejas y nuevas. Algunas de esta web: http://www.sojaysalud.com/recetas-con-soja.php

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Hola Lucia!!, gracias por venir a mi blog porque me ha encantado conocer tu blog!!!
    Desde ahora te seguiré de cerca a ti y a tu blog!!!!
    Mil besos!!!

    ResponderEliminar
  12. Además vives en Mallorca!!, como yo!!!

    ResponderEliminar
  13. Hola Pizca de Vida! feliz año también para ti, espero que hayas tenido buenas fiestas. Gracias por tu comentario.

    Inma, muchas gracias, me alegro de que te haya gustado. A ver si se mejora pronto tu amiga. No conocía la web que enlazas, es verdad que hay una buena selección de recetas. Se bienvenida por aquí!

    Hola Juana! me alegro de saludarte! efectivamente somos "vecinas" de isla. Yo vivo en Sóller :). He visto tus rollitos con obleas de arroz, justo preparé unos por primera vez la semana pasada!

    ResponderEliminar
  14. Qué interesante Lucía, es una entrada magnífica, supongo que son temas que cuando uno disfruta de una buena salud no repara en ellos.

    Aunque siempre he vivido cerca del mar , algo que he incluido toda la vida en mi dieta es la sal marina. Tengo cierto recelo de las sales yodadas artificialmente, seguramente por mi ignorancia. Siempre me fijo en su procedencia y si es de mar considero que es suficiente. Al menos tengo esa manía cuando compro sal, :-)

    Me adhiero a la sugerencia de MGlòria, sería muy interesante que nos contaras qué tipo de alimentos pueden acelerar el metabolismo.

    feliz año guapísima ;-)

    ResponderEliminar
  15. Gracias por tu comentario, Maduixa! quiero hacer una aclaración: la sal marina no es fuente fiable de yodo, aunque esto parezca contradictorio, porque este oligoelemento desaparece en su mayor parte durante el proceso de secado de la sal. Por eso se recomienda específicamente la sal yodada y no la marina. aunque en tu caso, viviendo cerca del mar, raro sería que tuvieras carencia por ese motivo, tu tranquila.
    Si que es verdad que la sal marina es más natural, pero hablando específicamente del tema yodo, no nos sirve.
    Lo aclaro por si a alguien puede serle útil la información.
    ¡¡¡ Feliz año también para ti ;) !!!

    ResponderEliminar
  16. Pues has hecho bien en aclararlo, porque estaba bien convencida de que la sal marina era portadora de yodo de manera natural.

    Reconozco mi ignorancia en estos temas así que mi agradecimiento es doble, si cabe :-)

    un beso guapísima

    ResponderEliminar
  17. ¡Para eso estamos! estoy segura de que mucha gente cree lo mismo que tu, ya que parece lo más lógico.
    ¡Otro beso para tí!

    ResponderEliminar
  18. Muchas gracias por el post. Tengo hipotiroidismo subclínico y me intereso especialmente por la alimentación, aunque siempre leo algunas contradicciones de unos estudios a otros, supongo que porque son cosas difíciles de analizar. Ya una vez seguí una dieta marcada por una médico nutricionista, que me fue genial y coincidía en tomar pescado azul al menos dos veces por semana e incluir marisco en la dieta semanal, que me sentó muy bien. Sin embargo planteo una duda: Desde pequeña acostumbraba a tomar yogur de postre a diario, ahora he cambiado ese hábito, pero por aquel entonces yo tomaba yogures de soja prácticamente a diario, me dió por ahí, por cambiar, y me los compraba de soja pensando que me engordarían menos que los de leche de vaca. En la primera cita con la nutricionista me preguntó por mis hábitos alimenticios y me aconsejó no consumir soja habitualmente, porque "paraliza el metabolismo". También he leído algunos artículos al respecto,que aconsejaban no comer soja o alimentos que la contengan en al menos las cuatro horas siguientes a la toma de la medicación porque bloquea la absorción de la tiroxina. Por tanto puede ser (pregunto) que aún siendo un alimento rico en yodo y con otras muchas ventajas nutricionales, no sea adecuado el consumo de soja para las personas con hipotiroidismo.
    Me gustaría tu opinión, o al menos dejo mi comentario por si a alguien le interesa.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Verdeóxido. Un consumo de soja moderado (y comer un yogur de soja lo es) no te va a causar ningún problema.
      Por precaución se recomienda separar la toma de la medicación (levotiroxina) unas 3h de la del cónsumo de soja, porque aunque no está del todo confirmado, es posible que interfiera en la correcta absorción.
      Tomando esta pequeña precaución, no tienes de que preocuparte. Un saludo!

      Eliminar
  19. Lo tendré en cuenta. Gracias por contestar :)

    ResponderEliminar