>

4 de febrero de 2011

INFORME THAO, Y UN POCO DE CAÑA A PEDIATRAS, DANONES Y NESTLÉS

De nuevo malas (y repetitivas) noticias: se ha presentado en Barcelona el Informe de la Fundación Thao (uno de los programas nacionales de prevención de la obesidad infantil) referente al 2010 y la conclusión principal es desesperanzadora, no avanzamos : Uno de cada tres niños españoles de entre 3 y 12 años tiene sobrepeso*.

De esta manera España se coloca a la cabeza de Europa en lo que a obesidad infantil se refiere (en concreto, diez puntos porcentuales por encima de la media europea), ya que de este 30% de niños que padece sobrepeso, el 8'2 es, además, obeso, mientras que el resto probablemente lo será en el futuro de no corregirse la tendencia.

Uno de los datos que más llaman la atención es el aumento de niños con sobrepeso que se está produciendo en franjas de edad muy tempranas: de los 3 a los 5 años. Parece que la Fundación Thao ha llegado a las mismas conclusiones que nosotros en el post anterior: si niños tan pequeños tienen sobrepeso, la culpa es sin duda de los padres. Por ello ha puesto en marcha una serie de charlas y talleres de concienciación para padres (hasta ahora sus actividades iban dedicadas solo a los niños).

Los proyectos de promoción de la Dieta Mediterànea, del 5 al Día, de alimentación saludable... están fracasando entre la población infantil. Es hora de cambiar de táctica, hay que dirigirse a los padres, no queda otra.
 
"La clave frente a la falta de tiempo es la planificación. Recuperar el hábito de la lista de la compra y hacer una buena compra semanal, congelar y distribuirla durante la semana. Se tarda casi lo mismo en sacar del congelador algo preparado durante el fin de semana que en calentar un precocinado", afirma Gemma Salvador, dietista de la Direcció General de Salut Pública de la Generalitat. 

Podemos leer la noticia en la prensa, por ejemplo aquí.

Mientrastanto, pediatras mallorquines de la sanidad pública les dan a las madres guías de introducción de alimentos firmadas por Danone, en las que se indica de forma inequívoca que al niño hay que darle Mi Primer Danone  sí o sí para alimentarlo correctamente, preparación que lleva casi 4gr de azúcar blanco por cada 100gr, eso si, anuncian a bombo y platillo que lleva ácidos grasos  esenciales poliinsaturados que no hay en un yogur normal ¿¿?? , cosa totalmente innecesaria si el niño toma pescado y aceite de oliva, sin ir más lejos. 
Recordemos además que un niño puede tomar tranquilamente yogures naturales normales a partir de los 9-10 meses, y sin embargo hasta los 12 no se recomienda que tomen azúcar, miel o mermeladas. Nunca hay que añadir azúcar, miel o edulcorantes a la comida de los bebés, Sres de Danone. (y no lo digo yo, podemos leerlo por ejemplo en el librito de recomendaciones de alimentación de 0 a 3 años que edita el departamento de Salut de la Generalitat) ¿creéis que me escribirá la Community Manager como con el Actimel? :)

También recomiendan que si el niño rechaza la fruta, se le den potitos (de Nestlé, por supuesto, que ahora tiene una linea más "natural" para bebés). 

¡Muy bien! ¡vamos a acostumbrar a los bebés desde bien pequeñitos a los sabores estándars y dulzones que nos provee la industria! en lugar de aconsejar la exposición repetida a los nuevos sabores para lograr la aceptación y hacer hincapié en la importancia de comer alimentos "naturales" de verdad (porque llamar "natural" a algo que se realiza en una fábrica, tiene el mismo sabor todo el año y dura meses en un bote dentro de un armario tiene tela), de acostumbrarse a las nuevas texturas y sabores sin necesidad de enmascarar nada.

Lo siento, pero es que me enerva.

*Estos datos son el resultado de un análisis realizado durante el curso escolar 2009-2010 a 26.250 niños y niñas de 29 municipios de la geografía española. Los resultados se han obtenido a través del índice europeo de valoración IOTF (International Obesity Task Force, por sus siglas en inglés) que usa la edad, el sexo, la altura y el peso del niño para determinar si este padece sobrepeso u obesidad.
Safe Creative #1102048420488

18 comentarios :

  1. Lucía, yo no tengo niños, sin embargo no puedo dejar de molestarme cuando voy al supermercado y veo a las madres cargando cantidades industriales de comidas preparadas para sus hijos.
    Eso me enerva tremendamente, me da la sensación de que los tienen porque la sociedad dice que así debe ser la vida, pero tienen cero responsabilidad con ellos, con su alimentación y se despreocupan terriblemente de lo que se llevan a la boca. Obvio que no todas son así, pero es un tema preocupante, en lugares más encima otorgan un premio a las buenas notas o la buena conducta; un paseo al lugar donde regalan la cajita felíz, eso para mi ya es el colmo.
    Estupenda tu nota, como siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  2. No lo sientas, es para ennervarse. Me alegro de que haya gente como tú diciendo todas estas verdades.
    ¡Un besote! :)

    PD: desde que descubrí el google reader gracias a tí soy otra jeeje

    ResponderEliminar
  3. Lucía, sigue en esta línea. Es que es para estar enfadados.
    Supongo que no te extrañará saber que estoy encantada con el pediatra de mis hijas, que al introducir el yogur siempre me dijo que natural y sin azúcar, el normal, entero de toda la vida.
    Cuando nació la mayor no había ese primer danone, con la pequeña sí, y me dijo que para nada, que el yogur sin azucar.
    Me inspira toda la confianza del mundo, porque al final, las cosas que me dice son tan de sentido común que es una gozada.
    Y sobre la comida de los niños la verdura sigue siendo mi asignatura pendiente. Les gusta la ensalada y les encanta la fruta (también el pescado), pero la verdura salvo en puré me cuesta que la coman. Así, que si tienes sugerencias...
    Por cierto, y volviendo al tema personal y a los niños: frente al cole de mi hija hay una panadería. No te puedes hacer una idea de la cantidad de niños ya un poco mayores que entran a las 8 a comprar cualquier cosa para desayunar. Bueno, y de algo llamado pan-pizza que comen a la salida (indescriptible masa grasienta recalentada), ni te cuento.
    Y yo que sólo las dejo tomar batidos y zumos ocasionalmente.... Yo creo que a este paso, por comparación, en algún momento mis hijas me van a preguntar si es que no las quiero.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Hola Lucía!!

    Soy Ángela (ya no salgo como anónimo!!). Como siempre enhorabuena por el magnífico post. Lo más triste de todo esto es que en este país la gente parece no cuestionar nada, si lo dice dadone, o el médico (que vergüenza debería de darle!!) o si lo dice cualquier otra marca pues los padres no se lo piensan dos veces, si es lo mejor para mis hijos pues al carrito de la compra, si no hace falta nada más para ver que algo está fallando que echarle un ojo a lo que lleva la gente en los carritos en el super. Yo siempre digo que si para llevar un coche hace falta sacarse el carné para tener un hijo también debería hacer falta!!

    ResponderEliminar
  5. Magnífico post, Lucía. Lleno de verdades. Aquí tiene un poco la culpa todo el mundo. El sistema está vendido al poder de las multinacionales.

    Pero lo que más me indigna es el papel de las madres. Kako me ha quitado las palabras de la boca. Yo tampoco tengo niños, pero lo que veo muy claro es que en cuanto los tienes es necesario cambiar de arriba a abajo tu forma de vida. Si tienes niños, tienes que cocinar, te guste o no, y si no, no haberlos tenido.

    (Por cierto, veo que hemos ganado a Erinna para la causa del Reader) :-D

    ResponderEliminar
  6. Gracias Kako, es contra todo eso que comentas contra lo que hay que intentar luchar. La publicidad tiene demasiado poder. Tienes razón en todo.

    Erinna, verdades las tuyas, que he dejado de comprar piñas desde que te leí y fui consciente del tema. Bienvenida al Reader Fan Club!

    Tengo un horno, el pediatra de tus hijas es una persona cabal, que es lo que se le presupone a cualquier profesional. Creo que hay por ahí un post con truquillos para que los críos coman más verduras. De todas formas, dudo mucho que tus hijas no lleven una alimentación magnífica, con la madre que tienen! Creo que cuando yo tenga hijos, tambien van a pensar que no les quiero...

    ¡Angela! me alegro de verte, yo tambien "espío" lo que llevan los demás en el carrito cuando estoy a la cola del super, jeje. Y en la última frase tienes razón, aunque no se si yo aprobaría ese examen!

    Hola Nik! muchas gracias!y totalmente de acuerdo contigo. un beso!

    ResponderEliminar
  7. ¡Hola Lucía!,

    ¡Gracias por tu comentario!, me vengo a dar una vuelta por tu blog ¡y me encuentro esta sorpresa maravillosa!. Mi pregunta es: ¿cuesta tanto hacer alimentos para niños sanos y nutritivos?. Los alimentos preparados son fantásticos, nos facilitan la vida enormemente pero no puedo entender por qué hay de añadir tanta porquería. Somos víctimas de la publicidad, es tremendo... Con la cantidad de limitaciones que tenemos en la alimentación, he tenido que buscar y rebuscar y he encontrado a lo largo de estos años cantidad de opciones sanas, que se pueden preparar en casa con ingredientes que se consiguen en cualquier supermercado... Tengo que decir que pasé mucho trabajo al principio pero el resultado está ahí y espero que se útil para las familias con niños alérgicos.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  8. Hola Iratxe! muchas gracias y bienvenida! lo tuyo si que tiene mérito...si ya es difícil "sobrevivir" y criar niños que coman mínimamente decente entre la avalancha de productos y publicidad en que vivimos, no me quiero ni imaginar como tiene que ser si encima tienes que hacer malabarismos por culpa de alergias (además alergías a alimentos muy comunes).
    Te aseguró que tu blog, además de bonito y apetecible, es utílisimo para todos aquellos padres que acaban de decubrir que su hijo tiene alguna de esas alergías. Te felicito.
    Otro beso para ti.

    ResponderEliminar
  9. Comparto tu misma frustración Lucía! todo es un gran y sustantivo negocio en el que los padres caen día tras día (y no sólo los padres...)

    No echo en cara a ningún padres que muchas veces les resulte complicado alimentar a su pequeño con alimentos "menos sabrosos", pero merece la pena para evitar posibles consecuencias futuras

    Magnífico post Lucía! Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  10. Acabo de ver tu blog después de tu visita por el mío.... Que feliz descubrimiento!!. Da gusto encontrar sitios como este tan sincero y ademas estupendo para los vegetarianos y madres como yo.
    Felicidades

    ResponderEliminar
  11. Es que es eso, Pizca, se le empieza a dar al bebé sabores muy dulces y texturas ultrafinas (imposibles de conseguir ni usando un chino, salvo que tengas thermomix) y luego rechazan las papillas caseras, lo padres no ven otra salida que seguir dándole los productos industriales "porque sinó no comen" y más se acostumbra el crío. Es un cículo vicioso en el que hay que evitar entrar a toda costa. Y dejar esos preparados para apuros y casos puntuales.

    Dulceukemochi, bienvenida! gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  12. Lucía, un post molt interessant, com sempre. Jo no tinc fills, però el que comentes ho tindré ben present perquè algún dia espero tenir-ne i no voldria caure en aquests errors. És una pena que tot això no es controli més. fas una feina fantàstica amb el bloc.

    Molts petonets!! :)

    ResponderEliminar
  13. Moltes gràcies Alba! la veritat es que es indignant que enganyin la gent d'aquesta manera, fent-los pensar que li están donant el millor al seu fill, quan no es així ni de bon tros.
    ¿d'això no s'en diu estafar?
    Es que es ben trist...
    Estic segura que seràs una gran mare, i molt ben informada!

    ResponderEliminar
  14. Acabo de llegar a tu blog por primera vez y estoy totalmente contigo! Me pongo de los nervios cuando veo a niños pequeños (y no tan pequeños) merendando día sí y día también un donut o un bollycao... Me parece triste que hoy en día las familias no valoren la alimentación como un tema prioritario!

    ResponderEliminar
  15. Hola Sara! pues ojalà cada vez seamos más los que pensamos así!
    Muchas gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  16. He arribat pel bloc de l'Alba i estic molt contenta d'haver-te trobat.
    Sóc de les que els hi he donat mi primer Danone, si t'hagués trobat abans! Sort que sóc de les que no hi ha res com el menjar fet a casa.
    Gràcies pels consells.

    ResponderEliminar
  17. Hola Coses de Llàbiro! sigues benvinguda. Es que entre tant consell i tanta propoganda els pares d'avui ho teniu díficil per destriar la informació de la publicitat. I clar, les empreses s'en aprofiten tot el que poden i més!

    ResponderEliminar
  18. La pediatra de mi amiga, no le pusó ningún obstaculo que alimentará a su hija con potitos nestle, que honestamente junto a los yogures ha sido su base nutricional.
    Todo empezó porqué un día la madre por prisas según me dijo le dió un potito y de ahí la niña rechazaba el puré de la madre, se lo comentó a su pediatra y le dijó que no temiera, qe eran muy sanos, que lo único es que se gastaría más dinero, mi amiga no se resistió ni lucho..a mí me pareció horrible, estoy muy sensible con la alimentación de los niños.

    ResponderEliminar