>

24 de octubre de 2011

FOIE, ¿QUÉ PRECIO ESTAMOS DISPUESTOS A HACER PAGAR?

California va a prohibir la venta y el servicio de foie en restaurantes a partir de julio del próximo año, a causa de la crueldad que implica la obtención de este producto hacia las ocas y los patos. La noticia la hemos podido leer esta semana en la prensa, por ejemplo en El País.

Esta prohibición ha suscitado gran polémica entre los están a favor y los que creen que coarta su libertad de comer lo que les apetezca. No sé si hace falta decirlo, pero yo por supuesto estoy totalmente a favor de la prohibición.



Las condiciones de vida de las aves destinadas a la producción de foie son de verdadero terror. A su lado la vida de una gallina ponedora de nave industrial es un paraíso. 

¿En serio puede alguien creer que tiene derecho a hacer vivir a un animal así?:

El foie gras es el hígado enfermo de un ganso o un pato al que se ha cebado varias veces al día mediante un tubo metálico de 20 a 30 centímetros introducido en la garganta hasta el estómago. A fin de obligar su cuerpo a producir foie gras, el ave debe tragar en unos segundos una cantidad de maíz tal que su hígado crece hasta casi diez veces su tamaño normal, y enferma de esteatosis hepática.
Al luchar por liberarse cuando se le introduce el tubo en la garganta o al contraerse su esófago por necesidad de vomitar, el ave corre el riesgo de asfixia o perforaciones mortales del cuello.
La introducción del tubo provoca lesiones del cuello en el que se desarrollan inflamaciones dolorosas y gérmenes. La sobrealimentación forzada y desequilibrada provoca con frecuencia enfermedades del sistema digestivo potencialmente mortales.
Inmediatamente después del choc del cebo, el ave sufre diarreas y jadeos. Además el tamaño de su hígado hipertrofiado le impide respirar y desplazarse normalmente.
El proseguimiento de ese tratamiento provocaría la muerte de los animales cebados. La matanza llega a tiempo a fin de ocultar las consecuencias del cebo. Sin embargo los más débiles están agonizando cuando llegan al matadero, y muchos no sobreviven hasta allí: el índice de mortandad de los patos es de diez a veinte veces superior durante el periodo de cebo.
Sufrimiento concentrado :  Esta violencia inherente a la producción de foie gras justifica por sí misma su prohibición. Pero para la mayoría de estos animales, el calvario no se limita a la brutalidad del cebo. A muchos se les arranca parte del pico, sin anestesia, con alicantes o simples tijeras.
En la naturaleza los patos pasan gran parte de su vida en el agua. En esas crías muchos están encerrados en cobertizos y después en jaulas cuyo suelo de alambrera les hiere las patas. Esas jaulas son tan pequeñas que ni pueden darse la vuelta y aún menos levantarse o agitar las alas. Muchos de los que sobreviven hasta el día de la matanza sufren fracturas de los huesos al ser transportados, manipulados y finalmente colgados cabeza abajo para ser electrocutados y degollados. Al poco nacer las hembras suelen ser aplastadas o gaseadas vivas por ser su hígado más venoso que el de los machos.

 ¿De verdad se puede sostener esta tortura con el argumento de que "a mi me gusta el foie y tengo derecho a comerlo"? no es un alimento necesario, se puede prescindir de él perfectamente. Es más, nutricionalmente es totalmente desaconsejable, pura grasa saturada, pero creo que ni siquiera hacen falta esas razones.

A las aves se les llega a poner un elástico alrededor del cuello para evitar que vomiten. La cantidad de pienso de maíz a menudo mezclado con grasa de cerdo que les introducen sería el equivalente a hacerle ingerir a un humano 12 kgs de cereales (arroz o pasta) un día tras otro.

¿No os da apuro solo de pensarlo? ¡Hay tantas otras cosas ricas que comer...!


Sé que muchos de los que me leéis apreciáis el foie, y nada más lejos de mi intención que darle lecciones de moral a nadie ¿quien soy yo para ello?. Pero puede que alguno no sepa en realidad lo que "cuesta" ese foie, que nunca se haya parado a pensarlo. 

Se acercan fechas en las que el consumo de foie aumenta considerablemente, tanto en los restaurantes y hoteles como en las casas. Si consigo que uno solo de los que os pasáis por aquí quite el foie de su mesa, me doy por satisfecha.

Aquí podéis firmar un manifiesto a favor de la prohibición del foie.



26 comentarios :

  1. Estoy totalmente de acuerdo contigo, bastante sufrimiento tienen ya los animales de granja, pero esto ya es directamente un campo de concentracion.
    El foie es prescindible totalmente.
    Un saludo, Esther

    ResponderEliminar
  2. Mira; solo con ver estas fotos, creo que nunca mas, volveré a dar ni un solo euro por ello.
    !Que barbaridad...yo no se a donde vamos a parar...
    Estas fotos, deberíamos publicarlas a diario.
    Besos

    ResponderEliminar
  3. Leía el artículo y admito que yo soy de las que les gusta el foie, pero la primera vez que vi como alimentaban a los patos se me quitaron las ganas de volverlo a comer. La comida nos puede hacer disfrutar, pero así no.

    ResponderEliminar
  4. Yo también estoy contigo y a favor de la prohibición. No me gusta que los poderes públicos "prohiban" cosas que se supone que cada ciudadano debería dejar de consumir por su propia voluntad, pero es que en este caso me supera. Hace ya muchos años que me informé sobre cómo se elaboraba el foie y quedé horrorizada... A veces he oído como argumento en contra de la prohibición que las condiciones en que se crían otros animales para el consumo de su carne o huevos tampoco es que sea muy agradable, pero me parece que no es comparable el grado de crueldad absurda por un producto "gourmet" que no es en absoluto de primera (ni segunda) necesidad. Deberían en general revisarse las condiciones de cría de animales en todos los ámbitos, pero al menos podemos elegir el tipo de huevos y la carne de animales criados en condiciones más "humanas". Pero la forma de tratar a estos animales para obtener el foie es simplemente horrible.
    Es un tema en el que me cuesta ser impacial con la gente que está a favor, y lo siento mucho, pero... es que no. No puedo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Lucía, me encantaría ver la cara de una persona que come foie gras como la imágen que has puesto en el inicio del post, ojalá quedaran así, intoxicados y envenenados.
    Disculpa, pero esto a mi me parece ya prehistórico. Una de las cosas buenas que tiene el país donde habito es que prohibe la venta tanto de este producto como la del ganso, justamente porque estan en favor de la libertad animal y en contra del maltrato.
    Me llevo la imágen Lucía, lo quiero colgar en mi blog al menos para que se sepa que yo estoy en total contra del consumo de este producto.
    Gracias por esta información.
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Una pesadilla.

    ¿Y sabes lo que les hacen a los patos destinados al consumo de su carne (confit, magret...)? Como a los trabajadores de las granjas les resulta insoportable estar en una nave con cientos de patos haciendo cua-cua, les extirpan las cuerdas vocales con unas pinzas. Y no creo que se gasten ni un céntimo en anestesia.

    ResponderEliminar
  7. Ostres, amb les imatges ja no he pogut ni llegir el text!

    ResponderEliminar
  8. Uff...jo no menjo gaire foie i comprar-ne menys. Crec que una vegada, però reconeixo que m'agrada. Clar que veient tot això se'm treuen les ganes de menjar-ne. Sense dubte podem prescindir d'això.
    M'ha fet molta pena llegir el post i veure les imatges.

    Petonets

    ResponderEliminar
  9. Es de esos productos que nunca me han hecho mucha gracia -ni por sabor ni por cualidades- y encima, cuando supe cómo se producía... :( Da verdadera grima sólo pensarlo.

    ResponderEliminar
  10. Ostres, el foie m'agrada molt, encara que no en menjo massa, i crec que després d'aquesta entrada menys! petonets

    ResponderEliminar
  11. Y yo que pensaba lque las gallinas ponedoras vivían mal....en fin, totalmente de acuerdo contigo. No solo su producción implica una violencia ni inimaginable para el animal sino que además el producto es tan rico en grasa saturada y colesterol que no es nutricionalmente muy saludable que digamos

    bss;)

    ResponderEliminar
  12. Hay Lucia, soy incapaz de leer tu post hoy, he empezado y me da angustia solo imaginarme lo que voy leyendo, ya sabes como pienso :S

    ResponderEliminar
  13. no me gustaba comerlo pero después de leer ésto...

    ResponderEliminar
  14. Ya lo sabía desgraciadamente, digo desgraciadamente porque el paté de foie gras me encanta..de hecho lo evito y como los más comunes.
    Gracias por recordarme como podemos ser tan barbaros los seres humanos.
    Un saludito ;)

    ResponderEliminar
  15. A mí, por fortuna, no me gusta el foie. Interesante post.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Me alegro mucho de cada uno de vuestros comentarios!! No esperaba que fuera un post con demasiada aceptación.
    Gracias Esther, imaginación, Eva, Kako, Nikk, Mònica, Alba, Pan&Amor, Judith, Naira, Heva, Antonia, albahaca y Brétema.
    Mención especial a la reflexión de Akane.
    Un abrazo para todas.

    ResponderEliminar
  17. Por cierto Lucía!!!

    Creo que ya he solucionado el problema con el feed...efectivamente no sé qué sucedía exactamente pero no eras la única persona a la que no le llegaban mis actualizaciones.
    Espero que a partir de ahora no existan problemas pero gracias por avisármelo, si no habría sido imposible darle solución ( si vuelve a pasar vuélvemelo a decir, por favor)

    Un bss;)

    ResponderEliminar
  18. Qué bien Naira! estaré atenta y si veo que vuelve a pasar te aviso enseguida.

    ResponderEliminar
  19. No puc llegir el teu post. Sé de què va el tema i no em sento capaç. És una barbaritat .

    ResponderEliminar
  20. Ante tal salvajada, creo que no hay calificativos suficientes.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Nunca se me olvidará un documental que nos pusieron en clase de Deontología que trataba estos temas. Es increíble lo "animales" que podemos llegar a ser los humanos... Sin duda un artículo que invita a la reflexión. Un beso!

    ResponderEliminar
  22. Muchas gracias por esta entrada, Lucía, está magíficamente escrita. Si alguien después de leer esto decide seguir comiendo foie gras es que tiene una piedra por corazón

    ResponderEliminar
  23. Muchas gracias Virginia y Ana. Es realmente algo TAN prescindible..

    ResponderEliminar
  24. Hace mucho que deje los pates, foiegras y foie apartados de mi dieta, pero por cuestiones de salud personal y no animal.

    Al leer como se obtienen los mismos, los cuales no tenia ni idea, y de aqui perdona por mi desinformación, ya no es que yo no lo vaya a comer, es que en ninguna mesa en la que me siente permitiré que eso se coma..

    Maldito maltrato animal desenfrenado y loco.

    ResponderEliminar