>

13 de octubre de 2011

IMPUESTO SOBRE LAS GRASAS

Dinamarca ha dado el pistoletazo de salida a una nueva manera de llenar las arcas estatales: los productos ricos en grasas saturadas serán más caros, en concreto 2'15 euros cada kilo de grasa saturada, lo que según El Mundo supondría un aumento de unos 33 céntimos en una tarrina de mantequilla y de 9 céntimos en una bolsa de patatas fritas (reflexión de Lucía: ¿patatas fritas en qué? porque si son fritas en aceite vegetal como el de girasol u otras semillas, no contendrán grasa saturada... decidme que no las fríen en manteca de cerdo por favor ¿o en mantequilla?). 

Aunque el gobierno danés ha demostrado tener algo de clemencia hacia los que hacen un consumo moderado de estos productos, y no va a gravar aquellos cuyo contenido en grasa saturada sea inferior al 2'3% (reflexión de Lucía: ¿2'3%? ¿no encontraron un porcentaje más incómodo? ¿a que se deberá marcar el corte ahí y no en el 2% o en el 2'5%? los daneses son extraños)
La Hacienda danesa se frota las manos pensando en lo que va a recaudar solo con la venta de mantequilla y quesos, y lo que va a ahorrar en sanidad si la población lleva una dieta un poco más cardiosaludable.  
Si vives en Dinamarca y además de comer comida grasienta, fumas, ¡puedes pagar tu solo un hospital entero con tus impuestos!

Bromas aparte, en vista de la creciente epidemia de obesidad que está asolando Europa, es obvio que hay que tomar medidas, y está visto que las campañas informativas no están funcionando. Tal vez si atacamos directamente al bolsillo se consigan más resultados. Lo que no me convence es eso de recaudar dinero con la excusa de la salud, justo ahora que todos los gobiernos andan apretándose el cinturón, también es casualidad ¿no? 
Aunque bien pensado, si productos como el alcohol o el tabaco están fuertemente gravados ¿porque no hacer que quien se despreocupa totalmente de su dieta y probablemente va convertirse en una carga para el sistema sanitario colabore también un poco más en su sustento? 

Pero no es Dinamarca el único país con una ley de este tipo en vigor, Hungría cuenta con un impuesto similar desde septiembre, instaurado después de que su gasto sanitario se disparará por culpa de la gran prevalencia de las patologías nutricionales. 
Los húngaros van más allá y no gravan solo los alimentos ricos en grasa saturada, también aquellos excesivamente azucarados o salados, y los ricos en cafeína (uy, se me ocurre una marca de refrescos que va a estar encantada con la noticia, aunque lamentablemente no creo que se arruinen...).  

También Reino Unido  y Portugal están considerando subirse al carro de los impuestos por una dieta saludable, así que parece que esto no va a ser algo anecdótico. 

Sin embargo, aunque estoy en parte a favor de estas acciones, mi propuesta favorita es la de la FUCI para aplicar una ley similar en España: proponen que se graven los alimentos más insalubres con el fin de abaratar los más recomendables. Personalmente me parece una gran idea (y lo que me iba a ahorrar en la compra, jeje). Mira que los nórdicos suelen ser mucho más sensatos para estas cosas legislativas, pero sinceramente, la propuesta española me parece la mejor con diferencia:
La Federación de Usuarios Consumidores Independientes (FUCI) ha remitido una carta al Ministerio de Sanidad, Política Social e Igualdad en la que propone que “se siga el ejemplo danés y se graven con impuestos los productos con una alta presencia de grasas perjudiciales debido a que favorecen la obesidad y las enfermedades cardiovasculares -primera causa de mortalidad en Europa-, siempre y cuando los beneficios se destinen a abaratar los alimentos más aconsejables para la salud”.
Estoy de acuerdo en que se crearía al mismo tiempo un efecto disuasorio de un tipo de alimentos no recomendables y un efecto llamada de los que ahora serían más asequibles y a la vez más sanos. Además, diversos estudios han demostrado que la obesidad está más instalada en las capas sociales con menos recursos económicos, ya que la comida más barata es la más desaconsejable desde el punto de vista nutricional, con lo que se daría un paso importante en el camino de revertir esta tendencia.


¿Que pensáis vosotros de la propuesta española? ¿os entusiasma tanto como a mi? ¿y las de los otros países?

16 comentarios :

  1. Y los alimentos grasos no son los únicos...en Méjico se ha propuesto un impuesto del 20% en los refrescos- puesto k son el primer consumidor del mundo- Michelle Obama lo intentó hacer en EEUU pero al parecer no tuvo salida- no es una industria k ande descalza y se ve k el dinero no impone las reglas, jeje-

    La propuesta española me parece muy razonable- curiosamente la más razonable- abaratar los productos más saludables es un forma de influenciar indirecta y muy efectivamente pero si a eso le acompañan campañas de educación nutricional ya sería la bomba...

    Genial como siempre el post, Lucía;)

    ResponderEliminar
  2. Pues me parece muy bien...aunque pienso que lo importante es que se enseñe a los críos a comer bien y de todo desde pequeños, porque ves cada cosa...hace tiempo me acuerdo que mientras me tomaba un café en un bar entro una madre con su hijo para comprarle el desayuno y para que el niño no llorase le compró un refresco y patatas fritas!!!! quedé alucinada...la entrada como siempre muy interesante.
    besos

    ResponderEliminar
  3. Me llama la atención una cosa. Yo no he visto gordos ni en centro Europa ni en países nórdicos. De hecho aquí es muy raro ver a un obeso, creo que a la única obesa que he visto es a mi amiga que vino de Chile y que todo el mundo miraba por lo mismo.
    Yo creo que lo que se debería hacer es bajar el precio de la comida saludable. Me encanta comprar en tiendas bio, pero a veces me he encontrado con diferencias tremendas de precio, entonces finalmente una persona que hace?, ya lo entiendes y eso creo que debería cambiar.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  4. Ostres, ni m'havia enterat, però si t'haig de ser sincera, crec que no és la millor sol·lució pujar els impostos, el que s'hauria de fer és educar a la gent i motivar-la a menjar cuina saludable, nO??? petonets

    ResponderEliminar
  5. Lucia! ja ho vaig sentir. Jo comla kako crec que el que s'hauria de fer afavorir la compra del menjar bio. Si volen pujar els impostos que ho fagin però que aprofitin per afavorir el menjar ecològic, sinó es veu massa l'interès econòmic i perd tot el pes el raonament darrera de l'impost.

    Petonets bonica!

    ResponderEliminar
  6. El ideal sería grabar la comida menos saludable en favor de la más sana, pero lamentablemente eso es una utopía, todos los impuestos que últimamente van surgiendo son con afán recaudatorio, hay que tapar los rotos de los de arriba a base de impuestos.
    Un besote

    ResponderEliminar
  7. Estoy de acuerdo con Heva. Me gusta la propuesta de gravar la comida menos sana y abaratar los alimentos más saludables, pero tal y como está la situación actualmente, temo que en realidad se convertiría en una nueva fuente de ingresos que no repercutiría en los consumidores.

    ResponderEliminar
  8. Hola Naira! no sabía lo de los refrescos. Como tu dices, ahí si que el poder económico de las multinacionales las va a hacer un hueso duro de roer...

    Nuría y Judith, por supuesto que lo primero es la educación, el problema es que hay mil y una campañas y programas en marcha y no se acaban de ver frutos. Aunque hay que perseverar en ello, por supuesto. Pero soy partidaria de acompañar la educación de medidas más "prácticas" y aplicables a corto plazo.

    Alba, la proposta espanyola es precisament aquesta, abaixar els preus del menjar saludable, i suposo que el menjar bio s'inclourá dins aquesta categoría.Vaja, vull pensar!!

    Heva,orange/chocolate esa utopía es precisa y exactamente la propuesta española, reseñada al final del post. La pena es que solo es una propuesta y no una realidad. Y como predecís vosotras, es poco probables que se materialice, pero el solo hecho de que exista la propuesta ya es mucho!

    Kako, a ver si es verdad! a todos nos gustaría que bajase la comida Bio, de hecho ha bajado bastante últimamente y ya hay muchos productos bastante asequibles.

    ResponderEliminar
  9. No lo tengo nada claro. Por un lado, está claro que las personas que comen de manera poco saludable, son sedentarios, fumadores, bebedores, etc, "están comprando todas las papeletas". Por otro lado, creo que hay valores como los de la solidaridad y la compasión que están por encima de consideraciones económicas en cuanto al gasto sanitario. Primar económicamente un estilo de vida saludable no lo veo muy factible. Propondría apostar por la vía de la información y la educación.

    Gracias, Lucía, por un gran post.

    ResponderEliminar
  10. Nikk, eso por supuesto! Pero el enfoque es similar al del tabaco, está gravado con unos impuestos de los que parte van a la sanidad. Tu decides si compras o no tabaco, pero hagas lo que hagas vas a recibir el mismo trato sanitário, al mismo "precio" (queda muy mal, pero no sé como decirlo)que cualquier otra persona. Ya fumes dos cajas al día, al mes o ninguna. Pues si cambiamos tábaco por "bollo" creo que es el enfoque danés (el que confiesan de cara a la galería, claro). Yo aún lo estoy meditando, pero cada vez me parece menos mal...

    ResponderEliminar
  11. La verdad es que es una cuestión complicada...lo ideal sería lo que dice Kako, que bajen los productos bio y añadan impuestos a las grasa...Utopía?

    ResponderEliminar
  12. Totalmente de acuerdo contigo. Creo que la propuesta que comentas al final es muy sensata. No tiene sentido que sea más barato comer una hamburguesa con patatas y refresco que una ensalada. O que las bolsas de palomitas, patatas o chocolate sean la merienda de un niño en lugar de una pieza de fruta o un bocadillo como toda la vida. Sin embargo, la demagogia aquí es muy fácil.

    ResponderEliminar
  13. A mi també m'aniria molt bé que els productes sans fossin més barats però a casa sempre diem el mateix quan la gent ens diu que és car: anar a dinar a fora o una ampolla de vi és més car que un àpat bio-ecològic sa!
    Petons i bon cap de setmana.

    ResponderEliminar
  14. Hola Linda, por lo menos ha pasado de "utopía" a "propuesta", que ya es mucho!!

    Hola Macu, es que eso es lo que se termina cargando todos los intentos informativos y educativos, al final la comodidad y el precio se imponen. Cambiar eso puede ser la clave (o no, pero me gustaría que se probara)

    Mónica, que t'he de dir, totalment cert!

    ResponderEliminar
  15. Enhorabuena por tu clasificación preliminar (Blog Social-Medioambiental IV) en los premios Bitácoras (y por la web, por supuesto), espero que subas muchos puestos. Te deseo mucha suerte. Nos leemos. Un saludo.

    ResponderEliminar
  16. Hola Gorka ! pues no tenía ni idea, que sorpresa!! aunque ando ahi en los suburbios de la lista, jaja.
    Muchas gracias por tu mensaje!

    ResponderEliminar