>

1 de mayo de 2012

BASADO EN HECHOS REALES

Érase una vez un señor normal. Tenía 61 años, 3 hijos, medía 1'70cm, 85kgs y medio (sobrepeso grado II, pre-obesidad), 109cm de perímetro abdominal, hipertensión, hipercolesterolemia y el ácido úrico un poco alto. Vamos, como la mayoría de señores de su edad. 
Riesgo cardiovascular: ALTO.

Los médicos le habían mandado pastillas, una para la tensión, su ración diaria de estatinas para el colesterol, protector de estómago... ya sabéis, lo normal. 
Y eran varios médicos los que opinaban: el de cabecera, el cardiólogo, doctores amigos de la familia, etc.

El señor normal se tomaba sus pastillas normales, compraba pantalones de una talla mayor y seguía comiéndose su chorizo ¿mencioné que el señor es un chicarrón del norte? es que ahí le ponen chorizo a todo. Su queso curado, su copita de vino, sus filetes, sus tapas.... ¿y qué tiene de malo? ¿acaso le dijo alguien que había que cambiar de dieta? no. Los médicos le dieron pastillas y le mandaron a casa. 

Y la vida siguió, y el señor, que de los tres hijos que tiene, la mayor es chica y un poco plasta cuando se le mete algo en la cabeza (no sé a quien se parece...), fue convencido de intentar hacer un poco de dieta. Es que la chica es dietista, y ya se sabe, que están siempre dando lecciones, ¡si hasta se creen que saben más que los médicos!. 

El señor, tras ser taladrado una comida familiar tras otra, y más para dejar de oír a la hija y a su mujer insistirle, que por otra cosa, decidió prestarse a hacer dieta. En fin... lo que tiene que aguantar un padre!

Así que antes de que tuviese tiempo de cambiar de idea, fue enviado a medirse y a pesarse, y al médico a solicitar una analítica. 
Cuando se quiso dar cuenta le habían hecho una entrevista dietética completa mientras preparaba la comida y tenía sobre la mesa de la cocina una dieta personalizada, adaptada a sus gustos, horarios y necesidades. 
Una dieta que le permitía cocinar cualquier cosa (al señor le gusta cocinar, y no lo hace mal) y comer cada día lo que más le apeteciera, siempre que el cómputo semanal fuese adecuado y saludable.

Llegados hasta ahí, el señor, que es un hombre inteligente, decidió que iba a poner todo de su parte. Empezó a comer más verduras, legumbres, a controlar un poco el aceite, a dejar el queso y los chorizos para su ingesta libre semanal, y a beber una copita menos de vino al día.

Y se dió cuenta de que era fácil, que la dieta, personalizada y adaptada era un paseo, que no pasaba hambre, y que cada día se sentía mejor.

Esta historia empezó a mediados de enero de este año. Hoy, el señor ya no es un señor normal. Tiene 61 años y está casi, casi en normopeso (73 kg) y tiene un perímetro abdominal de 90cm. Su última analítica ha recibido felicitaciones de los médicos, ¡es espléndida!, la hipercolesterolemia ha desaparecido, los valores de ácido úrico son normales, la glucemia es de libro, ha sacado de unas cajas pantalones de hace no se cuántos años y le quedan como un guante. Su esperanza de vida ha aumentado varios años.

La medicación que tomaba ha sido reducida a la mitad, en espera de que los médicos dejen de flipar y se la quiten del todo. Su riesgo cardiovascular es bajo. Ha aprendido a comer bien, sabe como tiene que seguir para mantenerse saludable. 

Ya no es un señor normal, porque lo normal, a su edad y en este país es como estaba hace apenas 4 meses. 

¿A cuántos señores como él está tratando el SNS sin decirles que hay otra vía? ¡ah calla! ¡que es que la Seguridad Social no tiene dietistas¡ ¡lo que ahorrariamos en estatinas, eh?! que pena...

Este señor, que es mi padre, podría ser el vuestro. O vuestro marido, o vuestro hermano. Por si les queréis contar la historia. Alomejor les interesa.

Esteban, a ver si consigo que de ésta, me dejes un comentario.

66 comentarios :

  1. Bravo!!! ha quedado todo muy claro y muy bien dicho. Enhorabuena a tu padre y a ti. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Lucía quien puede ayudar a los suyos y no lo intenta por lo menos... no se que consideración le daran... de mi parte ninguna desde luego.
    Viva!!! tu papi y que pronto le quiten toda la química :), seguro nos lo cuentas ;))
    Ah!!! y seguro que a probado cositas que ya no podra vivir sin ellas Jajajaja
    Un saludito

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira que le cuesta probar cosas nuevas, eh? al menos he cosnseguido que deje la scarina y se pase a la stevia!

      Eliminar
  3. Muy bueno Lucía!! Ha estado genial la historia, sobre todo cómo la has contado!! Me alegra que tu padre te haya hecho caso al final y esté más saludable!!! Si es lo primero que hay que cuidar, pero si ahora no hay dietistas, ni te cuento lo que no tendremos como la cosas siga así!!
    Besoss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No si en un futuro cercano vamos a seguir sin dietistas en en los PAC's , eso seguro. Tal y como está el tema demos gracias de que haya médicos!!

      Eliminar
  4. Genial Lucía. Me alegro de que te haya escuchado. Ya si el sistema sanitario se animara a explicarle a la gente que lo que considera normal no lo es en absoluto, todos ganaríamos mucho. Enhorabuena!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pero mucho ganaríamos! ¿te haces una idea de cuantas de las enfermedades más comunes tiene tratamiento nutricional? buf!

      Eliminar
  5. Molt ben explicat!!

    A veure si serveix per fer reaccionar a la gent que es troba amb la mateixa situació que el teu pare (al menys això espero)... Ficaré el meu granet d'arena compartint-lo, ok?

    Al final hem de ser uns "plastes" per a que la gent ens faci més cas (te lo digo por experiencia).

    Ah! i el toc de la Seguretat Social, ben dit!! És molt trist que els dietistes no podem formar part del SNS, s'estalviarien moltes coses, entre elles... dinerets.

    Una abraçada!

    Imma.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Moltes grácies per compartir-ho, Imma! Una abraçada per tu!

      Eliminar
  6. Este señor se parece a uno que yo conozco... ¡Fantástico!, enhorabuena por tu padre y por ti. Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues a ver si el que tu conoces también hace oreja, jeje!

      Eliminar
  7. Vaya...es increíble!!!Enhorabuena a tu padre y de verdad, sobre los médicos no digo nada, mejor...sólo pastillas y nada de educación!
    Es un horror que los dietistas no hagan parte de la Seguridad Social, siempre lo pienso cuando veo a la madre y a las hermanas de mi novio, todas muy gordas, y con problemas de salud.
    Me preocupa mucho, sobre todo por la madre, que ya tiene sus años y que tiene muchos problemas de salud, que seguro podría reducir aprendiendo a comer mejor!
    A ver si le cuento la historia de tu padre si se convence.
    Un saludo ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si te escuchan! aunque cuando el problema es grave, en los hospitales si suele haber dietistas (muy, muy pocos), pero por probar...

      Eliminar
  8. ¡Qué buena noticia! Me alegro un montón por el cambio. Y muy bien contada la historia ;)

    ResponderEliminar
  9. Felicidades a Esteban por haber tomado la decisión de cuidar su dieta y por tener una hija que ha insistido hasta conseguir que empezara a cuidarse y a dejar tanta química. Seguro que ahora te sientes más feliz contigo mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver si te lee, Orenge. Sino, yo se lo digo de tu parte! muchas gracias.

      Eliminar
  10. ay Lucía, si a mi padre lo hubiera pillado a tiempo un dietista..... porque le decían que lo suyo era un defecto congénito del corazón, pero yo creo que si le hubiera pillado a tiempo alguien con tu cabeza todavía le tendría aquí.....

    Señor que ahora no es normal, cuídese, por favor. Se lo pide una hija que echa de menos un montón a su padre......

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Ajonjoli! siento muchísimo lo de tu padre! te mando un fuerte abrazo y muchos besos.

      Eliminar
  11. Gracias por explicar tu historia de esta fantástica manera, yo también soy Dietista-Nutricionista y un caso similar me pasa con mi padre diagnosticado de diabetes II en el año 1999. Hace 13 años que padece la enfermedad y aún no se ha medicado. Todo ello gracias con una buena educación alimentaria y ejercicio físico o lo que es lo mismo el pack un estilo de vida saludable.

    También te tengo que dar las gracias por reivindicar esta fantástica profesión y que como digo yo "somos aquellos conocidos tan desconocidos" y nuestra profesionalidad está desvalorada por otros tantos profesionales. Espero que en un futuro no muy lejano podamos tener el prestigio que no merecemos y entrar en la sanidad pública.

    Lo dicho MUCHAS GRACIAS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Marta, bienvenida por aquí! me encanta cuando tengo algún comentario de colegas, hace doble ilusión! (aunque yo no soy D-N, de momento soy técnico, pero voy en camino, jeje).Lo de tu padre si que tiene mérito, que son un montón de años ya! pero es que es evidente que una buena alimentación cura muchas cosas. A la gente le cuesta creerlo!
      Muchas gracias a ti por tu visita y por animarte a escribir. Besos.

      Eliminar
  12. de nuevo desde la cama :)
    Enhorabuena ti por tu perseverancia y a tu padre por escuchar y dar una oportunidad a la dieta personalizada. El dinero que nos ahorrariamos si la SS estuviera organizada de otro modo, y que sanos estaríamos.
    Ojala lo lean muchos señores normales. Un besote

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ojala lo lean, y sobretodo ójala decidan replantearse sus hábitos! Una abrazo Ana!

      Eliminar
  13. ¡Que bueno Lucía!

    Me encanta el toque de humor que le has dado. Se lo voy a pasar a mi padre a ver si entre las dos (dos dietistas pueden más que una, y más si una es la hija jeje) le animamos a que deje de ser un señor normal ;)

    Raquel

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja, a ver si tienes suerte! oye, que parece que siempre se fian más de lo que diga alguien de fuera que de lo que digas tu! será cuestión de ir a comer con la bata puesta!!

      Eliminar
    2. jejeje puede ser una buena estrategia lo de la bata. El próximo domingo de comida familiar lo pruebo y te cuento ;)

      Eliminar
  14. Guapa¡¡¡ Si es queeee menuda historia y con final feliz, me alegra mucho que no tiraras toalla y finalmente tu padre te hiciera caso, seguro que ahora ya se cuidará un poco más. Lo de señor normal me ha encantado. Felicidades para los dos.

    Un fuerte abrazo, Teresa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Teresa, un abrazo para ti!

      Eliminar
  15. Has clavado al "señor normal del norte", jajaja. ¡A cuántos me recuerda! Bravo por él y por su didáctica hija :-D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si ¿verdad? y eso que después de más de 25 años en Mallorca ya debería haberse mediterranizado un poco!!!

      Eliminar
  16. El título me recordó a las películas de terror que veía y que estaban basadas en hechos reales, luego yo no podía dormir pensando en que me podia suceder a mi.
    Yo sabía que era tu papá!, como lo habrás cansado!, jajajja, pero seguro te lo agradece.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El título es plan irónico, jaja! es que soy muy pesada!!! pero ahora está contento de haberlo hecho!

      Eliminar
  17. Quina sort que té el teu pare! Ara mateix li passo el link al meu.
    Molts petonets i gràcies.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El teu pare també es "un senyor normal" Mònica? a veure si li fa pensar i decideix fer algún petit canvi per deixar de ser-ho!

      Eliminar
  18. "Por si les queréis contar la historia": o por si queremos aplicársela a alguna madre, por ejemplo a la de mis hijos, que ya está harta de ser "normal". Enhorabuena a los dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Nina! y ánimo para esa madre normal ;)

      Eliminar
  19. Me alegro que el cuento tenga un final feliz, me imagino a tú padre la alegría que tuvo que tener delante de los primeros resultados, jajaja y que encima pueda ponerse unos pantalones de más joven, eso anima mucho, besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que él todavía no acaba de dar crédito, Caty. Se lo imaginaba todo muy difícil y ni en sueños creía qeu iba a ver tan buenos resultados en tan poco tiempo.!! Eso si, son lo de los pantalones está encantado!

      Eliminar
  20. ¡Qué maravillosa historia, Lucía! La verdad es que es una inmensa alegría, por un lado, tu perseverancia en hacerle entender a tu padre por dónde tenía que atacar sus problemas de salud, y por otro, que él haya tenido la inteligencia de escucharte y ponerlo en práctica. Me alegro mucho, de verdad :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad el mérito es suyo, él ha sido el que se ha esforzado por hacerlo. Muchas gracias Maggie!

      Eliminar
  21. Jo, que buenooo!!! La persistencia ha dado sus frutos y lo mejor es que tu estás contenta, y él seguro que mucho más, y tu madre!!! Es una pena que no haya esto en la Seguridad Social, una pena.. Yo siempre lo pienso, encontrar mi camino a la mejoría, me ha costado mucho tiempo y mucho dinero...Ojo, que no me importa, prefiero gastarlo en salud.

    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Núria! si has ganado salud, sin duda es dinero bien gastado. Mi madrastra (madre no, jeje) también debe estar encantada, todavía no he podido hablar con ella!! La verdad es que si ella no hubiese insistido también en el tema no sé si mi padre se hubiese animado!

      Eliminar
    2. Aquí una, que ha visto el día a día. La ilusión de los centímetros menos de panza esfumados al vacío. La apertura de la caja mágica de los pantalones "años jóvenes". Comidas sin aceite con el que hacer barquitos con el pan, con su desequilibrado resultado de noches de digestiones pesadas. Con hijos que aprenden a comer porque su padre rectifica, controla, se cuida y encima con buenísimos resultados. Se le nota hasta en el cutis; la piel más limpia. Está más WAPPPOOOOOO y feliz. Que más quieres Baldomero? GRATIE MILLE BELLA RAGAZZA!

      Eliminar
    3. Hola Cati! si tu no le hubieses insistido también, no lo habría hecho.
      Ahora que le dure!!

      Eliminar
  22. Ojalá casos como el de tu padre fueranlos normales... felicidades! Que suerte tiene de tener una hija tan insistente ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Cami! y si, ojalá fueran normales!!

      Eliminar
  23. jiji, ja havia notat que era el teu pare! però podria ser el meu. Ja veig que la Mini li envia el link!! ,P tant de bo tothom portessim una dieta sana. Molts petonets guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que el vostre pare també deixi de ser un senyor normal Judith!!

      Eliminar
  24. que bien Lucia, cuanto me alegro por tu padre. Con una hija así, estupendo. Mucho señores de su edad deberían tomar nota, no es ta n dificil. Bss

    ResponderEliminar
  25. Estupendo posts. Felicidades a los dos.
    Tu padre puede estar orgulloso de ti (y de él también, jeje, que lo conseguido no es poco), la verdad que yo llegue de rebote a tu página, mientras buscaba como ayudar a mi hija con los deberes, había un comentario que decía: 'Está muy bien que nos preocupemos de la educación de nuestros hijos, pero también es muy importante lo que les damos de comer' o algo así y dejaba un enlace a uno de tus post, desde entonces, por aquí ando aprendiendo un montón de cosas y cada vez con mas ganas.
    Saludos y felicidades otra vez.
    Agus

    ResponderEliminar
  26. Hola Agus, bienvenida por estos lares y muchas gracias por tu comentario!

    ResponderEliminar
  27. Enhorabuena Lucía, a tu padre también! Mi papá también es un señor normal, hace unos años casi nos da tremendo susto, y, aunque ha cambiado su alimentación y ha mejorado increíblemente, había llegado un poco tarde y aún tiene que tomar sus pastillitas (menos, eso si)...es un campeón como el tuyo, porque lograron encaminarse a tiempo.
    A ver si me das una cita y me haces una de esas dietas personalizadas :( no se si para golosos irredentos haya remedio...
    Un abrazote...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rosi! ¿Cómo te va? me alegro mucho de que tu padre superara el susto y ahora se esté portando mejor.
      Hay remedio para todos, la única condición imprescindible es querer, porque los milagros no existen!!!
      Un abrazo!

      Eliminar
  28. Eso sí que es reeducación nutricional...pero claro, contando contigo como hija estaba ya chupao;) Enhorabuena a los 2, todo se consigue si hay ganas:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Naira :-)! no creas, que muchas veces hacen más caso a cualquiera de fuera que a los de casa, y si los de fuera son médicos ya no te digo nada... pero vamos, a ti que te voy a contar!

      Eliminar
  29. Esteban, queremos leer tu comentario.

    Yo estoy aprendiendo a comer. Pero todavía no sé. Aunque aprenderé...

    ResponderEliminar
  30. Lucia, soy Veronyka de foro vegetariano, mira que he leido tu historia y parece que he leido la mia, mi padre estaba mas o menos como el tuyo, acido urico, colesterol, un cancer de prostata, presion alta, y tomaba un promedio de 7 u 8 pastillas cada mañana, llega la hija y se hace vegana, y anda que aunque los medicos le dicen que no pasa nada que siga comiendo su cerdo entero en fabada, sus copas de vino y demas, le ha tocado topar con pared, ya que la que cocina soy yo y le he hecho una dieta por asi llamarlo menos carnica y mas de legumbres y verduras, cabe decir que se las come porque no tiene otro remedio ya que el no se mete a la cocina ni por equivocacion, le han retirado varias pastillas y de otras le han reducido las dosis, ha bajado de peso y a sus 79 años parece de 60, un beso y gracias por este blog

    ResponderEliminar
  31. Hola Veronyka, bienvenida por aquí! me alegro de que tu padre también haya mejorado tanto!

    ResponderEliminar
  32. Este blog es DELICIOSO para mi. Estoy estudiando Dietetica y Nutrición en la Complutense, estoy en 2º, y bueno,será el entusiasmo estudiantil, pero creo que con dietistas en atención primaria, se podrían tratar ( o ayudar a tratar) muchísimas de las enfermedades actuales.

    Leer de manos de UNA DIETISTA como voy a ser yo en un par de años, me hace ver que ES POSIBLE. Que CURAR es posible sin pastillas.

    Gracias, gracias, gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Azucena!! claro que es posible! solo hace falta querer hacerlo. Aunque siempre parece que es más fácil tomarse la pastillita que cambiar de hábitos.
      Mucha suerte en esta profesión que has elegido, nos queda mucho que pelear!!

      Eliminar
  33. Me encanta, Lucía. La de veces que he vivido yo esta situación. Cuando las personas para las que diseñas una dieta mejoran sustancialmente la mayor parte de los parámetros de la analítica, los médicos se quedan con cara de póker. Ya ven, señores políticos, es más eficaz una buena pauta dietética que tanto fármaco.
    En fin... ¿cuándo se darán cuenta?
    Mientras, nosotras, seguiremos dando la brasa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y aún así, seguimos siendo unos marginados por el SNS, con lo baratos que salen nuestros tratamientos!

      Eliminar