>

20 de julio de 2012

LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL

La hipertensión arterial (HTA) es otra de esas patologías que están a la orden del día, tan comunes que a menudo no se les da la importancia que merecen, como pasa con la hipercolesterolemia, el sobrepeso, etc.

Casi todo el mundo sabe que si se tiene la tensión alta, hay que bajar el consumo de sal. Y ya está. Pero ¿sabemos que es la HTA? ¿los riesgos que corren las personas que la padecen? ¿las conductas que aumentan el riesgo de padecerla? ¿podemos hacer algo más que dejar la sal?, vamos a verlo:


¿Qué es la hipertensión? la tensión arterial es la fuerza que la sangre ejerce contra la pared de las arterias al ser bombeada por el corazón

La tensión arterial se suele medir con dos números (por ejemplo 140/90). El primer número hace referencia a la presión arterial sistólica (máxima) y el segundo a la diástolica (mínima), bien, ¿Y esto que quiere decir? 

La sistólica es la presión ejercida por la sangre cuando el corazón se contrae (sístole) y es punto máximo de tensión, el momento en que la sangre hace más fuerza contra las paredes de la arteria

La diastólica refleja el momento de reposo del corazón antes de contraerse en una nueva sístole, y sería el momento en que la presión de la sangre contra la pared arterial es menor.

Cuando la presión ejercida por la sangre sobre la pared arterial es superior a lo recomendado, hablamos de hipertensión arterial (HTA). 

¿Cuáles son los valores normales de tensión arterial? en primer lugar hay que comentar que la tensión puede tener grandes variaciones a lo largo del día, según lo agitados o nerviosos que estemos en un momento dado, si estamos haciendo ejercicio, lo que hayamos comido o bebido... muchos factores cotidianos influyen en nuestra tensión arterial, por ello para obtener medidas fiables la tensión debe tomarse en estado de reposo y tranquilidad, preferiblemente a la misma hora y sin haber comido o bebido ni realizado ejercicio físico los 30 minutos anteriores.

Según la Sociedad Española de Cardiología, siguiendo indicaciones de la OMS, los valores de referencia son los siguientes:
  • <120/<80: valores óptimos.
  • <130/<85: valores normales.
  • 130 a 139/85-89: normal-alta.
  • 140-159/90-99: HTA grado1, ligera.
  • 160-179/100-109: HTA grado 2, moderada.
  • >180/>110: HTA grado 3, severa.


¿Y qué pasa si tengo HTA? la HTA, aunque nos encontremos bien y no estemos notando ningún sintoma, tiene varios efectos perjudiciales sobre nuestro organismo:

-El corazón se hipertrofia (se hace más grande) debido al esfuerzo extra que le obliga a realizar la mayor resistencia arterial. Puede derivar en insuficiencia coronaria, arritmias y angina de pecho.

-Favorece la aterosclerosis y aumenta el riesgo de trombosis.

-A causa de la presión excesiva, la aorta puede sufrir dilataciones (aneurismas) e incluso romperse causando la muerte.

-Si la excesiva presión rompe un vaso del cerebro, se produce un ictus o infarto cerebral.

-Si afecta a las arterias que llevan sangre a los riñones, propicia la aparición de una insuficiencia renal, que a su vez agravará el cuadro de HTA.

-En resumen, puede afectar al riego sanguíneo de cualquier órgano provocando disfunciones, si afecta a la retina tendremos problemas de visión, y en hombres puede provocar impotencia.

En vista de todo esto, creo que vale la pena no tomárselo a la ligera, y si se nos diagnostica HTA, es importante cambiar nuestro estilo de vida para ayudar a normalizar los valores. 

Independientemente de la terapia farmacológica que nos recetará el médico, es importante complementarla con algunas precauciones dietéticas y de estilo de vida que son las que aquí vamos a tratar:

¿Qué puedo hacer para controlar la HTA? 

ESTILO DE VIDA: Abandonar hábitos tóxicos como el tabaco y el alcohol, que tienen efectos negativos sobre la tensión, aumentándola. Según la Fundación Española del Corazón, dejar de fumar tiene mejores efectos sobre la HTA que cualquier medicamento.

Mantener un peso saludable, ya que el sobrepeso favorece la aparición de la HTA. Al igual que sucede con el tabaco, perder los quilos que nos sobran suele tener un efecto regulador positivo sobre las cifras de tensión arterial. Para ello, además de la dieta contamos con un gran aliado, el ejercicio físico.

DIETOTERAPIA: una dieta saludable no solo ayuda a la prevención de la hipertensión, si no que también ayuda a mejorar cuando la patología esta instaurada. Es imprescindible unir las pautas dietéticas al tratamiento farmacológico para conseguir la mejoría.

La sal: controlar la ingesta de sal es un paso importante, la OMS recomienda para población general un consumo de sal que no supere los 5gr diarios para adultos (más o menos una cucharada de café) y que ésta sea yodada. Sin embargo, según la AESAN el consumo medio de sal en España es casi del doble de la recomendación, 9'8gr diarios.


Hay que recalcar que no es lo mismo sal que sodio, a menudo veremos en el etiquetado de los alimentos que nos indica la cantidad de sodio que contienen, para saber en cuanta cantidad de sal se traduce solo hay que hacer una sencilla operación: multiplicar por 2'5 los gramos de sodio, eso nos dará la cantidad de sal que contiene el alimento.

Tened en cuenta que no solo existe la sal que vosotros añadís a la comida, si no también la sal oculta o invisible en los alimentos. Para evitarla, lo mejor es huir de alimentos muy procesados, precocinados, salsas de bote y demás. Y en caso de que los consumamos, fijarse atentamente en el etiquetado.

No hay que fiarse tampoco de los dulces como galletas y bollería, ya que su contenido en sodio puede ser igualmente alto.

Si queréis tener una idea de cual es vuestro consumo de sal, aquí tenéis una divertida herramienta para hacer el cálculo. Ya me contaréis en los comentarios que os ha salido.

La Dieta DASH: en 1997, el National Heart, Lung and Blood Institute de EEUU, diseño un plan de alimentación específico para pacientes hipertensos. Se conoce como la dieta DASH (Dietary Approaches to Stop Hypertension o Enfoques dietéticos para detener la hipertensión). Este plan dietético ha demostrado su efectividad en la reducción de la HTA y es un recurso a tener muy en cuenta.

La dieta DASH consiste en una alimentación baja en grasas (especialmente colesterol y saturadas) y baja en azúcares simples, lo que implica reducir el consumo de carnes (prefiriendo como fuente proteica el pescado,las legumbres y los frutos secos o en su defecto carnes magras como la de ave), dulces, refrescos y lácteos enteros

Y con un consumo elevado de verduras, frutas y hortalizas, y preferencia por los cereales integrales.

Se trata de una dieta rica en fibra, calcio, magnesio y potasio que son nutrientes protectores y efectivos a la hora de reducir las cifras de HTA. Aquí tenéis ejemplos de menús de la dieta DASH en inglés .

¿Me contáis como lleváis vosotros el tema de la tensión arterial?



18 comentarios :

  1. A ver, a mí me sale 2,95 gramos, pero es irreal, porque he puesto como si todos los días comiera verdura congelada y solo he comprado verdura congelada una vez en meses (guisantes y brócoli, el otro día y comí unos guisantes). Y he puesto pan de molde, pero me lo hago yo y son generalmente 5 gramos de sal para 10 rebanadas o así que me salen... Es divertido esto. Además, que no sabía nada de hipertensión, ni valores mínimos ni máximos ni ná de ná.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En realidad sirve para que veas como se dispara si empiezas a elegir snacks, fast food, refrescos, dulces... obviamente es solo un juego!
      Tu debes tener la tensión bien, si no el médico te habría dicho algo, no te preocupes. Pero vamos, que si tienes curiosidad, te la toman en cualquier farmacia.

      Eliminar
  2. Yo no tengo la tensión alta nunca, de hecho me gusta comer con poca sal o sin ella, soy mas bien sosa (que se le va hacer), pero he estado rodeada por personas con tensión alta y bueno, hay que controlarse mucho por lo que vi, pero si la dieta y un poco de movimiento en la vida y funciona.
    Besitos guapa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uy si Caty, tu eres sosa, sosa, sin gracia ninguna, jjaja. A mi también me gusta la comida con poca sal, así que te entiendo.

      Eliminar
  3. A mi a veces me subía un poco la tensión hasta que dejé el tabaco, desde entonces no he tenido más problemas.
    De hecho, una vez en esa época de fumadora fui a la farmacia a tomarme la tensión y le dije a la farmacéutica -bueno, está bien o no? - Hombre....si tuvieras 60 años te diría que si... (tenía 25...)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Caray Vero, pues menos mal que dejaste el tabaco, lo mejor que pudiste hacer sin duda, felicidades.

      Eliminar
  4. A mi me toca de cerca este tema porque mi marido, a pesar de ser deportista, llevar una alimentación equilibrada y no tener antecedentes en la familia, es de ese porcentaje tan alto-90%- de los que padecen hipertensión de origen desconocido. En mi casa un paquete de sal ha durado más de 3 años... y eso sin contar con el cuidado al resto de los alimentos que llevan esa sal oculta que tú has mencionado- y las revisiones médicas periódicas. Es una enfermedad silenciosa pero de consecuencias mortales así que no puedo estar más de acuerdo contigo Lucia: ¡¡¡No lo dejéis pasar!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya! pues lo siento por tu marido, es una buena faena! aunque no me cabe duda de que está excelentemente asesorado y controlado.
      Si te sirve de consuelo, mi pareja es DM1... a nosotros lo que nos dura años son los paquetes de azúcar, que se usa prácticamente solo para subir las hipos!
      A ver si hacen caso de tu consejo!

      Eliminar
  5. Tengo la tensión normal pero con los embarazos, se me disparaba, no de forma alarmante pero la tenía alta aunque no de forma constante, quiero decir que dependía del momento del día en que me la tomasen. Hay que cuidarse. Besotes guapa.

    www.cocinaamiga.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que las variaciones a lo largo del día pueden ser muy grandes,por eso lo de tomarla a la misma hora y en estado de reposo. Un abrazo Iratxe!!

      Eliminar
  6. Hola bella, por ahora que yo sepa y cuando me la han tomado normal ;-), perooooo a mi cuñado le pasa factura, así que no puede ser más util la información que compartes y sobre todo la reflexión de que nos tenemos que cuidar, un beso preciosa¡

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes Tere, tu a seguir así, y tu cuñado a esforzarse un poco por normalizarla!! un abrazo!

      Eliminar
  7. Siempre he tenido la tensión un poco baja, me he caido más de una vez por ello y en verano me sigue pasando pero la verdad es que desde que nació el peque no me la he vuelto a revisar y con los antecedentes que tengo, mi padre sufrió un ictus del que salió con vida pero con graves secuelas, tuvo que aprender a hablar, leer y escribir y no consiguió recuperarse al 100%
    Mi hermano mayor tambien tiene tendencia a tener la tensión descompensada como le ocurría a él, menos mal que cuida mucho lo que come y hace mucho (pero mucho) ejercicio. No queremos más disgustos.
    Acuerdate de los que no tenemos mar cerca jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya Heva! siento mucho lo que le ocurrió a tu padre! tu hermano hace muy bien en cuidarse. Y tu no dejes de controlarte! Un abrazo.

      Eliminar
  8. Mi comentario no es sobre la tensión, la tengo más o menos bien, si no sobre como planteas los temas de los que hablas en el blog, admiro tu forma tan didactica y clara de enfocarlos. Hace tiempo que quería comentarlo... pero lo he dejado pasar hasta este artículo que lo he encontrado tan claro, que me decidí a hacerlo.
    Sigue así.

    ResponderEliminar
  9. Muy buenas, en referencia a la hipotensión, ¿Qué recomendarías para tratarlo desde el ámbito dietético?

    ResponderEliminar
  10. Hola soy Paloma y tengo 42 años y normalmente tengo la tensión baja 12-6. Ésta semana estoy preocupada pues el lunes tenía 10-9 y en miércoles 11-10. Es normal ésta tensión?. Hace 16 años sufrí una hemorragia cerebral y se me descompensó la tensión, aunque ahora no tengo los síntomas que tuve en ese momento.

    ResponderEliminar