>

11 de agosto de 2012

NIÑOS VEGETARIANOS V: adolescencia

Guisantes con picatostes, para los hijos de June

En el repaso que llevamos haciendo en esta serie de posts sobre alimentación vegetariana en niños, hasta el momento y por obvios motivos de edad, la decisión de que se criaran con este tipo de alimentación era de los padres, sin embargo en la adolescencia es probables que haya chicos y chicas que deseen empezar a alimentarse de manera vegetariana aunque no sea esa la dieta habitual en su familia.

Esto puede despertar no poco desasosiego en algunos padres, que desconocedores del tema sufren pensando que el adolescente va a tener carencias o problemas de desarrollo, o simplemente creen que no se trata de una dieta saludable.

Si la dieta vegetariana está bien planteada y es equilibrada, es perfectamente adecuada en esta etapa de la vida (y en cualquier otra del ciclo vital). Tal vez en familias que llevan una alimentación tradicional sería buena idea buscar algo de información para asegurarse de que la alimentación del chico/a está siendo adecuada, por ejemplo aquí

A decir verdad, esto deberían hacerlo todas las familias, sea cual se su opción alimenticia, habida cuenta de que según indican todas las referencias, la educación nutricional de la población media deja bastante que desear.

Como siempre, vamos a empezar viendo que opina la ADA respecto al vegetarianismo en adolescentes:

El crecimiento de los adolescentes ovo-lacto-vegetarianos y el de las personas no vegetarianas es similar (50). Estudios anteriores sugerían que las niñas vegetarianas alcanzaban la menarquia ligeramente después que las no vegetarianas (79); en estudios más recientes no se ha encontrado ninguna diferencia en la edad de menarquia (53, 80).

Las dietas vegetarianas parecen ofrecer algunas ventajas nutricionales para los adolescentes. Los adolescentes vegetarianos consumen más fibra, hierro, ácido fólico, vitamina A y vitamina C que los no vegetarianos (54, 81). Los adolescentes vegetarianos también consumen más frutas y verduras, y menos dulces, comida rápida y tentempiés salados en comparación con los adolescentes personas no vegetarianas (54,55). Los nutrientes clave de especial interés para los adolescentes vegetarianos son el calcio, la vitamina D, el hierro, el zinc y la vitamina B-12.
Ser vegetariano no provoca desórdenes alimentarios como se ha llegado a sugerir aunque puede que algunos escojan una dieta vegetariana para camuflar un desorden alimentario preexistente (82). Por este motivo, las dietas vegetarianas son algo más comunes entre adolescentes con desórdenes alimentarios que entre la población adolescente general (83). Los profesionales de la alimentación y de la nutrición deberían ser conscientes de ello ante los pacientes jóvenes que limiten mucho las opciones de alimentos y que exhiban síntomas de desórdenes alimentarios.
Con orientación en la planificación de las comidas, las dietas vegetarianas pueden ser una opción apropiada y saludable para los adolescentes.

American Dietetic Association.Position  of the American Dietetic Association:
Vegetarian Diets. J Am Diet Assoc. 2009; 109:1266-1282


Bien, vemos que la opción vegetariana no solo no interfiere para nada en el desarrollo normal, si no que incluso puede traer ventajas añadidas, así que ningún problema.

Quiero hacer referencia también a la relación entre el vegetarianismo y los trastornos de la conducta alimentaria (TCA). Sabemos que la adolescencia es una época de riesgo en la aparición de este tipo de trastornos, y tal y como nos señala la ADA, a veces el vegetarianismo puede ser la "excusa" para comer menos o restringir mucho la alimentación intentando ocultar, por ejemplo, una anorexia nerviosa.

Es importante que los padres estén alerta a este tipo de señales, querer ser vegetariano es una cosa, y querer alimentarse solo de lechuga sin aliñar es otra muy distinta. 

Siempre que exista la mínima sospecha que un/a chico/a padece un TAC, debe recurrirse sin demora a los profesionales adecuados (psicólogos, psiquiatras, médicos...). El médico de cabecera o el pediatra podrán asesorar en este sentido a la familia sobre que hacer y donde acudir.
Bernat comiendo a la fresca, foto de Júlia

La ADA nos señala 5 micronutrientes a los que prestar especial atención: calcio, vit D, zinc, hierro y B12. Veamos como podemos ocuparnos de cada uno de ellos:

La B12 es, como venimos señalando desde el primer post, vitamina de obligada suplementación si se lleva una dieta vegana o con un consumo bajo de lácteos y huevos. En adolescentes entendemos por "consumo bajo" el que no llega a tres raciones diarias, siendo una ración medio vaso de leche, un yogur y medio o un huevo. Siempre es preferible suplementar que abusar de estos alimentos desplazando otros nutrientes importantes en la dieta.

El calcio y la vit D son dos micronutrientes muy relacionados, ya que la correcta absorción y fijación del primero está estrechamente relacionada con buenos niveles de la segunda. Para asegurarse una buena ingesta de calcio hay que consumir regularmente legumbres, tofu, semillas como el sésamo, frutos secos, verduras de hoja verde (repollo, berza, col china), higos secos, dátiles, brócoli y lácteos si se lleva una dieta OVL. 

También son útiles los alimentos enriquecidos, como ocurre como lo son muchas leches vegetales o cereales de desayuno. Además, debemos asegurarnos una exposición solar moderada para sintetizar la vit D. En el caso de que se viva en zonas poco soleadas, habría que valorar la necesidad de tomar un suplemento de vit. D (tanto si el adolescente es vegetariano como si no).

Sobre el hierro, sigue siendo de aplicación lo que ya comentamos aquí.

Y por último el zinc, cuya deficiencia no es demasiado común en vegetarianos del mundo occidental, que tienen la posibilidad de llevar una dieta variada y adecuada. Así que comemos equilibradamente, no debemos tomar ninguna precaución especial al respecto. Las legumbres y los cereales integrales son ricos en zinc, así como los frutos secos. Los ovolactovegetarianos cuentan además con lácteos y huevos como fuente de este mineral.
Garbanzos con verduras cocinados por Walkiria para su hija y Gaia, foto que me manda Minerva
La adolescencia es una época de gran demanda energética, pero como vemos ésta puede ser cubierta sin problemas por una alimentación vegetariana, así que las precauciones en este sentido serían las mismas que para cualquier otro/a chico/a: procurar que esta alta demanda de nutrientes sea cubierta por alimentos saludables y no por calorías vacías (refrescos, comida precocinada, bollos y dulces, etc). 

Asegurándonos así una alimentación nutritiva que disminuirá el riesgo de carencias y cuidando la salud actual y futura del adolescente, a la vez que se le da una buena educación nutricional para que pueda autogestionar su alimentación cuando ya no dependa de los padres, de forma saludable y satisfactoria.

Termino con la pirámide de la alimentación saludable de la UVE, que en este link podéis ver en grande y comentada.



Y cumplidos los 18, casi cierro esta serie sobre alimentación en niños vegetarianos. Espero que a alguien le haya servido para derrocar algún mito y para cambiar algunas ideas erróneas al respecto.  

Digo que "casi cierro" por que en realidad este no es el último post de la serie. El próximo post sobre niños vegetarianos va a ser especial, pero no os digo más, lo veremos en septiembre ;-)

Los posts de esta serie están ilustrados con platos de comidas reales del día a día de niños veganos y vegetarianos, cedidos amablemente por su padres y madres. ¡Muchas gracias! 
Así no nos quedamos en la teoría, porque seguro que más de uno está pensando "ya bueno, ¿¿pero estos niños que comen??". Pues ya lo veis :-)
Posts anteriores:
-Niños vegetarianos I : visión general
-Niños vegetarianos II: embarazo y lactancia

-Niños vegetarianos III: bebés y alimentación complementaria
-Niños vegetarianos IV: etapa escolar

Postura de la Asociación Americana de Dietetica : Dietas vegetarianas
-Manual de nutrición pediátrica de la AEPED
-Guía de iniciación para una dieta vegetariana del PCRM
-Nutrición saludable de la infancia a la adolescencia. NAOS-AESAN
Dietas vegetarianas: implementación en la infancia y la adolescencia
Alimentació Saludable a l'etapa escolarDepartament de Salut de la Generalitat de Catalunya 
Sección de Nutrición de la Unión Vegetariana Española

10 comentarios :

  1. me ha encantado tu artículo, y he visto los anteriores que no los había visto. Tienes toda la razón, con conocimiento d los alimentos y de los nutrientes se puede llevar una dieta juvenil vegetariana perfectamente. un saludo y gracias por tus aportes, un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Marga, que bien que te guste! saludos.

      Eliminar
  2. Aunque no tengo hijos y no me lo planteo, estos posts me siguen pareciendo muy muy interesantes no sólo para los niños. Un beso

    ResponderEliminar
  3. Vaya serie con la que nos están informando. Me gusta la dieta vegetariana pero prefiero ser ovolácteo.
    Lucía te invito a celebrar el tercer cumple de conpanypostre, hacemos un sorteo. Te esperamos.
    Un besote.

    ResponderEliminar
  4. Yo no soy adolescente (dónde estará la adolescencia) pero me sirven de mucho estos post. No cocino para niños, pero la verdad es que los platos son los mismos que los de los adultos. Los menús infantiles de los bares y demás me parecen una aberración. Así que ver platos tan saludables para niños y jóvenes en la edad del pavo da mucha alegría.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buf, los menús infantiles yo tampoco los llevo nada bien! no salen de macarrones con tomate frito, rebozados (pollo, croquetas, varitas) y patatas fritas!!

      Eliminar
  5. Este post me resulta muy, muy interesante, sobre todo lo relacionado con los macronutrientes.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Gracias Lucia por todos tus consejos :)
    Yo soy vegetariana y apenas me expongo al sol.
    Me recomiendas algun suplemento de vitamina D? He visto que venden suplemento de vitamina D3, pero no se si es lo mismo.
    Gracias por tu tiempo!!
    Un saludo.

    ResponderEliminar