>

20 de septiembre de 2013

LOS POLIFENOLES, EN BOCA DE TODOS; por Alicia Julibert


Esta vez he decidido decantarme por un post más científico y que, por lo que parece, se trata de un tema que se está poniendo de moda. ¿Os suena el nombre de componentes bioactivos, compuestos fenólicos, vegetales taninos o el más popular, los polifenoles? 

Sí, sé que igual para algunos os parece chino pero en cuanto empiece a hablaros de ello iréis afirmando con la cabeza ya que seguro habéis oído hablar de muchos alimentos que contienen estas “sustancias” con efectos saludables, como es el vino tinto, la soja, el té verde, etc. Y para los que os siga sonando a chino, siempre es bueno aprender algo más.

Os cuento que he optado por hablar de este tema porque fue la revisión bibliográfica (es decir, una búsqueda de información sobre un tema a través de distintas fuentes, sean estudios extraídos de bases de datos, como Pubmed o Medline, webs de asociaciones como la American Dietetic Association (ADA) o revistas científicas destacadas del ámbito de estudio, por ejemplo, Journal of American Dietetic Association) de mi Proyecto Final de Grado, al que como comprenderéis, dediqué muchas horas de estudio y trabajo. No voy extenderme tanto, porque sería un post muy largo y  lo que pretendo es daros una visión general y no aburriros.

Antes de entrar en materia, vamos a empezar por definir y aclarar qué son los polifenoles:
Los compuestos fenólicos o polifenoles, se definen como aquellos compuestos orgánicos cuya estructura molecular contiene al menos un grupo fenol (químicamente hablando, consiste en un anillo aromático unido al menos a un grupo funcional hidroxilo y para los no sabedores de química, son compuestos que se encuentran ampliamente distribuidos en las plantas, conociéndose en la actualidad más de 8000 estructuras fenólicas, muchas de ellas presentes en alimentos, (Crozier et al. 2013).

Las plantas producen millones de polifenoles, esenciales para su fisiología, y están involucrados en diversas funciones como la lignificación (rigidez de la pared celular, es decir, ayuda a resistir el ataque de patógenos y depredadores), pigmentación (color que les caracteriza), polinización (proceso de reproducción), y, crecimiento (Manach y Scalbert et al., 2004).

A grandes rasgos, los compuestos fenólicos se clasifican principalmente en función de su estructura química y la clasificación más común los divide en flavonoides y no flavonoides. Estos últimos se dividen principalmente en ácidos fenólicos y taninos.

Ya que, “una imagen vale más que mil palabras”, he pensado qué mejor forma de representar uno de los tipos de polifenoles (flavonoides) presentes en algunos alimentos.
Representación de los flavonoides naturales y sus fuentes de alimentación. (A) flavonas, (B) flavonoles, (C) flavanoles, (D) flavanonas, (F)isoflavonas, (G) antocianidinas (Ming Hsiung et al., 2010). 

Ahora que ya hemos aclarado el concepto principal: los polifenoles, unas sustancias naturales de origen vegetal, vamos a ver a continuación su importancia y cómo repercute en nuestra salud.   

El objetivo principal del estudio que realicé, consistía en profundizar en el conocimiento de la ingesta alimentaria y principales fuentes de polifenoles en la población española actual, es decir, conocer los principales alimentos ricos en polifenoles que comemos.

Para cumplir con ello, planteé diversos objetivos y uno era el siguiente:

     Evaluar el papel de la ingesta de compuestos fenólicos en el contexto de las recomendaciones dietético-nutricionales nacionales y en el patrón de Dieta Mediterránea (DM)”

En primer lugar, vamos a aclarar el concepto de DM que siempre utilizamos cuando queremos hablar sobre nuestra alimentación ¿o me equivoco?. No existe una única definición consensuada de DM, ni una exhausta cuantificación de sus componentes, aunque se puede afirmar que la DM se relaciona no sólo con el patrón alimentario característico de los países de la cuenca mediterránea (España, Grecia, Italia y Marruecos), sino también con un estilo de vida: características propias de la región, socialización durante las comidas, mercados, técnicas culinarias(tengo que decir que he aprendido muchas gracias a este blog), la siesta que a muchos nos gusta, la práctica de ejercicio físico, etc). Si queréis saber más sobre la DM en todos sus aspectos, os invito a echar un vistazo a los posts deJuan Revenga.

La dieta mediterránea tradicional se caracteriza por un alto consumo de alimentos de origen vegetal, tales como verduras, frutas y hortalizas; y un alto consumo de legumbres y cereales no refinados. El aceite de oliva es su principal fuente de grasa y la ingesta de pescado, productos lácteos y huevos es moderada, siendo el consumo de carne y productos cárnicos bajo (aunque bien sabemos que luego la realidad es otra).

Este abanico de "alimentos mediterráneos", han sido y son objeto de interés científico debido a estudios que indican beneficios para la salud humana. Entre ellos destacan el estudio “Prevención con Dieta Mediterránea” (PREDIMED) y el estudio “Seguimiento Universidad de Navarra” (SUN) que demuestran una mejora en el perfil lipídico, menor riesgo de hipertensión y de resistencia a la insulina (conocida como diabetes tipo 2)

Por tanto, podríamos considerar que:



“La DM es un patrón alimentario destacado en compuestos fenólicos”




¿Por qué? La respuesta podría deberse en gran parte a la presencia de esta particular clase de compuestos naturales, LOS POLIFENOLES, presentes en alimentos de origen vegetal y por tanto, en la DM. 

Cada vez más se intenta profundizar en la nutrición personalizada, aportando recomendaciones dietéticas específicas para personas en riesgo de enfermedades, tales como la diabetes tipo 2, en cuanto a ingesta de alimentos vegetales (cereales integrales, frutas y hortalizas). Todos son conocidos por ser excelentes fuentes de fibra dietética, pero también son una buena fuente variable de polifenoles.

Los beneficios sobre la salud que aporta la adherencia a la DM hacen que se establezca un decálogo por la Fundación Dieta Mediterránea en el que se valoran recomendaciones dietético-nutricionales para la población en general.

Cabe destacar que este decálogo se halla indirectamente ligado a la presencia e importancia de los polifenoles en la DM.

Digo indirectamente por dos razones:
  1. Es necesario que se siga estudiando sobre la capacidad antioxidante de los alimentos, ya que los estudios disponibles no incorporan todos los componentes bioactivos (aquellos que tienen una actividad beneficiosa dentro del organismo) de los alimentos.
  2. Sigue habiendo incertidumbre debido a la falta de datos sobre el contenido de algunas de las principales clases de polifenoles en los alimentos comercializados en la actualidad.

Entonces, os preguntaréis ¿en qué quedamos? ¿conocemos lo suficiente estos compuestos? ¿las propiedades que los caracterizan son realmente valiosas para la prevención de enfermedades?

Las conclusiones son las siguientes:

Si somos capaces de identificar y cuantificar las principales fuentes de polifenoles en los alimentos disponibles para nuestra sociedad, seremos capaces de diseñar dietas saludables que sigan el patrón de DM.

Una dieta variada y equilibrada, basada en la dieta mediterránea, y adaptada a las principales recomendaciones de los dietistas-nutricionistas (tales como un mayor aporte de frutas, verduras y legumbres),  además de suponer un aporte óptimo de polifenoles,  posiblemente podría ayudar a la prevención de enfermedades crónicas como la diabetes, enfermedades cardiovascules (ECV) y cáncer.

No olvidemos que realizar actividad física todos los días, es tan importante como comer adecuadamente. Mantenerse físicamente activo y realizar ejercicio físico es muy importante para tener buena salud.

Me despido de todos y en especial de Lucía, muchas gracias de nuevo por poder utilizar tu blog y espero que algún día podamos publicar en conjunto.

Este post lo firma Alicia Julibert Garcia, dietista-nutricionista Graduada por la Universidad de Navarra. Si os ha gustado, no os perdáis este otro artículo suyo en DQC: ¿Sabes quien te pauta la dieta en un hospital?¡Todos menos yo! Creo que podemos decirle entre todos que deje ya de enredar aquí y se haga un blog propio, ¡que queremos más! (es una broma Ali, sabes que esta es tu casa). Muchas gracias por traernos contenido de esta calidad, es un gusto. Y podremos ;-).

6 comentarios :

  1. Acabo de descobrir el teu blog, ara mateix, ara mateix ... I m he quedat enamorada! Moltíssimes gracies. Ja tens una seguidora mes de la pila que ja deus tenir... Un petonas! Gemma V P.

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante este post, me gusta leer cosas más "científicas"; aunque no lo entienda todo, todo, siempre aprendo cosas nuevas : Besos!!

    ResponderEliminar
  3. A ver si sigues colaborando en el blog de Lucía y nos traes más artículos como éste. Considero interesante que hables con más detalle de los beneficios de los polifenoles y así aprendemos más contigo.

    Un saludo :)

    ResponderEliminar
  4. Yo descubrí los polifenoles gracias a estar siguiendo la dieta de la zona, la verdad es que siguiendo sus pautas alimenticias y tomando los polifenoles, me notaba mucho menos fatigada a lo largo del día! Me fue realmente bien y por eso los he incorporado a mi dieta, y si encima tiene acción antioxidante, genial.
    Hablabas de una alimentación equilibrada y variada y eso es exactamente lo que yo sigo con esta dieta, he cambiado completamente mi alimentación y me siento genial. Me ha gustado mucho tu post, muy completo e interesante :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. me encantan estos polifenoles, la marca enerzona tiene unos suplementos de muy buena calidad. Me los recomendo una amiga porque andaba algo decaída... pues mi sorpresa fue enorme cuando empecé a tomarlos, no solo me dieron más energía, sino que ademas gracias a ello he bajado unos kilillos que me hacian falta y tengo hasta la piel mas bonita, sin duda tomar antioxidantes es super beneficioso y estos en concreto son buenisimos.

      Eliminar