>

16 de noviembre de 2014

MILHOJAS DE VERDURAS SUPERFÁCIL PARA PACIENTE DIFÍCIL :-)



Ahora que se acaba el tiempo de las socorridas ensaladas, a mucha gente no se le ocurre como comer verduras de manera apetecible y que no lleve mucha elaboración, más allá del hervido típico o la crema. Y se les hace un verdadero mundo. Así que sirva para ellos este plato tan sencillo.

En especial para el que esta semana me pidió un plato "que no lleve ingredientes raros, que no ensucie, que no tenga que vigilar ni remover, que no sea elaborado, que quede bonito y apetecible y que sea barato" y se marchó tan contento de haberme puesto en un aprieto... ¿con quien creías que estabas tratando :P?

Es una idea muy,muy fácil para hacer una guarnición o un primer plato muy simple de verduras, pero que quede un poco más bonito. 

Es una preparación ligera, adecuada para comidas que van a tener algún plato pesado o un postre contundente. Tomad nota de cara a las fiestas que se avecinan. 

Tiene la ventaja de que lo podéis dejar listo en crudo dentro del molde en la nevera, y simplemente meterlo al horno una hora antes de comerlo, sin ensuciar la cocina ni nada, muy útil cuando se tienen invitados. 

Además, cambiando los condimentos podéis darle sabores distintos y que combinen con la preparación a la que vaya acompañar. También se pueden cambiar las verduras intentando no escoger aquellas muy húmedas como el tomate, porque hará más difícil que conserve la forma. Si que le quedan bien las setas, la calabaza, el boniato en vez de patata, el hinojo, la zanahoria en láminas...

Vamos a necesitar:
  • Una patata grande
  • Una berenjena
  • Un calabacín
  • Medio pimiento rojo 
  • Una cebolla tierna
  • Sal
  • Pimienta
  • Romero
  • Una cucharada de aceite de oliva


Es tan fácil como cortar la patata,la berenjena y el calabacín en rodajas finas. Picar la cebolla (incluida la parte verde) y cortar el pimiento en tiras.

Una vez listas las verduras cogemos un molde rectangular y untamos la base con un poco de aceite. Vamos colocando las verduras a capas, salpimientando entre capa y capa y espolvoreando tanto con el romero como con la cebolla picada. Cada tres capas (patata, berenjena, calabacín) intercalamos una de tiras de pimiento rojo. 


Una vez hemos llenado el molde lo llevamos al horno a 200ºC por espacio de unos 45 min, o hasta que al clavar un palillo este tierno. Debe quedar ligeramente dorado por arriba.

Una vez listo, lo sacamos del horno y aún caliente lo prensamos, por ejemplo recortando un trozo de papel de horno que pondremos encima y sobre este tres vasos llenos de agua. Lo dejamos unos 5 min así, ya que esto hará que luego no se nos desmonte, aunque no lleva huevo ni nada para cuajarlo. Si suelta liquido, lo verteremos en un bol (es un liquido muy gustoso, podemos aprovecharlo para un arroz, una salsa o una sopa, ¡no lo tiréis!)

Una vez prensado, lo desmoldamos, y ya podemos cortarlo y servirlo, ya que aún seguirá caliente.

Como primer plato queda muy bien acompañado de salsa de tomate casera, o de una salsa de almendra si queremos algo más festivo. Y como guarnición, se puede servir tal cual, o hacerlo también con salsa. 


INFORMACIÓN NUTRICIONAL

Un molde tipo plumcake da para cuatro raciones, similares a las de la derecha (los tres tozos conformarían una ración). Por ración:


Kcal
129
HC
23,6g
Proteína
3,1g
Grasa
3,6g
Fibra
4,8g






¿Y vosotros? ¿Cumplís las 5 al día? ¡recordad que es un mínimo, no un máximo!




18 comentarios :

  1. Hola! A mí la patata cuando la hago al horno me queda endurecida. En esta receta sale bien? Saludos

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado, Lucía. Yo hubiera pensado en algo paea cuajarlo, pero asi es perfecto. Gracias por la idea. :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si lo prensas bien fuerte en caliente, el almidón de las capas de patata con el juguito, te da la consistencia necesaria para que te aguante el desmoldado :-) Mucho más ligero y menos distorsión del sabor de la verdura. Es un tumbet light!

      Eliminar
  3. Que rico!!! Una mezcla de tumbe y lasaña vegetal! jeje Me ha encantado la idea. Besos guapa!!

    ResponderEliminar
  4. oooh qué bueno!! Y qué facil :-)
    Si tengo de todo en casa (que creo que sí) lo voy a hacer para cenar.

    ResponderEliminar
  5. ¿Guardar el juguito? ¿Y para qué creó Dios el pan? Lo haré sin falta, gracias Lucía!

    ResponderEliminar
  6. Una receta estupendísima, que nadie diga que da pereza comer verduras todo el año y con una presentación súper apetecible! Me lo estoy imaginando con mi querida calabaza y se me hace la boca agua.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con calabaza lo pensé pero no lo he probado. Aunque tiene que quedar super bien fijo! o con boniato!

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! Llevaba toda la semana con ganas de hacer esta receta, y hoy al final ha caído. ¡Es genial! Fácil, resultona, ligera y muy sabrosa. Por ser la primera vez que la hago, he seguido exactamente la receta que propones (aunque sin salsa), pero creo que el próximo fin de semana haré la versión otoñal: boniato, calabaza, cebolla y setas. Ya te contaré cómo queda. Muchas gracias por la inspiración y por el blog, Lucía.
    Un abrazo,
    Eva

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro mucho Eva! a ver que tal te queda la versión otoño!

      Eliminar
  9. Lucía, me has salvado la vida con esta receta para un paciente nuevo que tengo. Se la voy a poner a la voz de ya! Mil gracias y enhorabuena por tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si? pues me alegro! ya me contarás a ver que le parece!

      Eliminar
  10. Hola! Que buena pinta tiene esta receta, la voy hacer para mañana comer! Muchas gracias! Y de paso la cuelgo en el blog... un saludoo

    ResponderEliminar