>

22 de febrero de 2015

LA BOLLERÍA INDUSTRIAL SE DISFRAZA DE GALLETA INFANTIL, de Laura Saavedra

Hace unos días una compañera, me preguntaba por galletas, sobre en qué era más importante fijarse a la hora de elegir galletas para niños, si en su contenido en azúcar o en grasas saturadas.

No hace falta más que echar un vistazo a nuestro alrededor, para observar como el dar galletas a los niños para desayunar o merendar, se ha convertido un gesto alarmantemente frecuente y en el que existe una gran desinformación acerca de su composición nutricional.



¿Cuál es el origen de esta situación?

Indentificar los alimentos insanos que existen dirigidos al público infantil, no es una tarea fácil. Y es el caso de las galletas infantiles, en mi opinión, el que se lleva la palma. Voy a centrarme en las galletas Dinosaurus, que son un claro ejemplo de la manipulación que ejerce la industria alimentaria sobre los consumidores.

La industria alimentaria hace encaje de bolillos para evitar incumplir el Código PAOS (Código de Autorregulación de la Publicidad de Alimentos Dirigida a Menores). Un Código, mediante el que la propia industria, debe auto controlar la composición nutricional de los alimentos infantiles, los anuncios de alimentos que los niños ven en la tele, los dibujitos de los paquetes o los regalitos que llevan. Sólo existe un conjunto de normas deontológicas que ellos mismos deben controlar que cumplen. Parece de chiste, pero es la realidad.

Si con los anuncios, los dibujos y los regalos fuera poco, para reforzar la imagen positiva del producto frente a los padres, las marcas suelen colaborar con diferentes sociedades científicas que estampan su sello en el paquete, creando una imagen saludable del producto, que nada tiene que ver con la realidad. Incluso, llegando a ser los propios pediatras los que entregan muestras de las galletas a los niños en sus consultas, contribuyendo a crear un mundo de fantasía donde las galletas son las buenas de la película. Porque… ¿cómo van a ser malas las galletas si me las da el pediatra?

Las marcas también utilizan webs y blogs (supongo que con muchísimas visitas y futuros compradores potenciales de sus galletas) en las que se publican artículos patrocinados, que refuerzan su imagen positiva frente a los padres y donde se les anima a comprar sus productos con argumentos que nada o poco tienen que ver con su aporte nutricional real:

Mis hijos consumen galletas Dinosaurus desde hace mucho tiempo. Fue una elección sencilla, simplemente era algo que les divertía enormemente. De hecho, mi hijo mayor está loco por cualquier cosa cuyo nombre acabe en “..aurio”. Braquiosaurio, brontosaurio, tiranosaurio… papasaurio. Lo que yo desconocía hasta hace bien poco es la relación entre las galletas Dinosaurus y la Asociación Española de Pediatría (AEP)”

Estos artículos patrocinados también aportan algo de información nutricional, aunque incompleta:

Pero ¿qué son los ingredientes saludables? 
  • 65% CEREALES,  que son una de las principales fuentes de energía.
  • ACEITE DE GIRASOL ALTO OLEICO, ese que ayuda a prevenir las enfermedades cardiovasculares.
  • 7 VITAMINAS GRUPO B, esas que son vitales para transformar los nutrientes en energía
Y ahora, una vez que sabemos que son muy muy saludables, vamos a lo práctico y lo que nos gusta saber a las madres, ¡están de muerte! riquísimas, bueno a mi me encantan y a los niños también, jaja.Vienen en bolsas individuales, así que para mi son perfectas para mandarles a los peques cuando tienen fútbol en el cole por la tarde.Y lo tercero, las batallas entre dinosaurios siempre son unas risas, jajaja”
¿Qué ingredientes tienen realmente las galletas Dinosaurus?

En su divertida página web http://www.dinosaurus.es/ podemos encontrar, juegos, muestras de toda la gama de galletas, más juegos….

Voy a la zona de padres esperando encontrar la información nutricional del producto y su lista de ingredientes. Pero solo encuentro una serie de consejos saludables, de nutrición y diversión. Nos cuentan que las galletas están elaboradas con cereales enriquecidos y grasa vegetal de girasol. Más consejos recomendando el típico desayuno de cajón, compuesto por: cereal, lácteo y fruta. Y no falta el video de la experta en nutrición, diciendo más de lo mismo y recalcando que los hidratos de carbono del pan o de las galletas, son esenciales en el desayuno. Esta “experta” incluso, nos llega a recomendar el consumo de Cola Cao con la leche, algo nada raro, una vez que comprobamos que ambas marcas pertenecen al mismo grupo, pero que no deja de asombrarme.


Me resulta sorprendente que después de visitar la página web del producto y diversos sitios en internet con artículos patrocinados por la marca, sigamos sin conocer la composición nutricional detallada de las galletas. Eso si, estamos al tanto de numerosos consejos saludables, juegos, y bonos de descuento para comprarlas.

Los ingredientes, por fin

Como no hemos podido encontrar ni la composición nutricional de las galletas, ni su lista de ingredientes, tenemos que ir al supermercado a sacar fotos del paquete.


El primer ingrediente es una mezcla de harinas de trigo y centeno, salvado de trigo y almidón de trigo. Y como segundo ingrediente, aparece por sorpresa el azúcar. Esto significa que después de los cereales, lo que más llevan las galletas en cantidad es AZÚCAR. Para hacernos una idea, la ración de galletas que ellos proponen para el desayuno de 4 galletas, contiene 8,8g de azúcares, esa cantidad es más de un sobre de azúcar, que los niños se toman únicamente con la ración de galletas que nos sugieren. Una cantidad nada despreciable de azúcar como para ignorarla sin más en su propaganda.

El tercer ingrediente es una mezcla de aceites vegetales de girasol y palma. Nos llevamos la siguiente sorpresa, porque descubrimos que las galletas no sólo contienen una cantidad importante de azúcares, sino que también están elaboradas con aceite de PALMA, una grasa barata y poco saludable por su elevado contenido en ácidos grasos saturados.
¿Por qué no informan de que sus galletas también llevan este tipo de aceite en su composición?

Los siguientes ingredientes de la lista son sal, suero de leche en polvo, gasificantes (bicarbonatos amónico y sódico), leche desnatada en polvo, jarabe de glucosa y fructosa, aroma, antioxidantes (E 304, E 306) y vitaminas (Tiamina, Riboflavina, Niacina, Ácido Pantoténico, vitamina B6, Ácido fólico y vitamina B12)

En resumen, los divertidas galletas Dinosaurus llevan una mezcla de cereales fortificados con vitaminas (que no hace falta que se añadan a las galletas para tomarlas si se lleva una correcta alimentación), bastantes azúcares añadidos (cuantos menos se tomen mejor), una mezcla de aceite de girasol y aceite de palma (aceite vegetal con un 50% de ácidos grasos saturados en su composición), sal y aditivos. Una composición nutricional que recuerda más a la de la bollería industrial, que a la de un alimento saludable, como nos tratan de vender.

Señores de Artiach y pediatras de la AEP:
¿De verdad piensan que sus galletas Dinosaurius tienen un buen perfil nutricional?


Se necesita un cambio urgente

Esta semana se publicaban una serie de artículos en la revista científica ‘The Lancet’ http://www.thelancet.com/series/obesity-2015 sobre la epidemia mundial de obesidad actual. Nos informan de que las medidas que se han tomado para combatirla, son demasiado lentas o insuficientes para frenarla y que es necesario aplicar políticas dirigidas a fomentar el consumo de alimentos saludables.

A la industria alimentaria le interesa educar los paladares de los niños con sabores dulces y salados, que son altamente adictivos, porque “los niños gordos son una inversión de ventas futuras”, nos alertan desde la revista.

Una galleta infantil, elaborada de forma industrial, con una gran cantidad de azúcares y grasas poco recomendadas, como la que hemos analizado, no puede considerarse un alimento saludable, por muchos sellos de sociedades científicas que lleve o vitaminas que se le añadan. Y aunque las estén repartiendo los pediatras en las consultas.

Señores de la industria alimentaria que diseñan productos destinados al consumo infantil, no estoy diciendo que estén haciendo las cosas mal, sino que se pueden y se deben hacer mejor, porque la salud de los niños está en juego.

Es necesario que existan leyes (no códigos) que protejan a los niños de este tipo de marketing insano. Los ciudadanos tienen derecho a estar informados de la realidad de los productos que están comprando, a conocer todos los ingredientes, sus cantidades y sus efectos derivados de un elevado consumo de los mismos. En definitiva, a poder elegir qué alimentos forman parte de su alimentación y de la de sus hijos de una forma crítica.

Esta es una lucha contra gigantes, en la que los profesionales de la nutrición independientes y comprometidos con la salud de las personas, no lo tenemos nada fácil. Pero no por ello vamos a abandonar, ni a dejar de informar sobre lo que está pasando, porque la industria alimentaria tiene el deber de proporcionarnos alimentos que nos nutran, pero sin enfermarnos.


Laura Saavedra (@laurascasanova)
Dietista-Nutricionista y Tecnologa de Alimentos

-------------------------

Muchísimas gracias Laura por un post tan currado, tan sensato y tan necesario. Me encanta publicarlo aquí y te agradezco muchísimo que te hayas animado a poner tu trabajo en Dime Qué Comes. Ésta es tu casa :-)
¡Pronto te daré las gracias en persona!

24 comentarios :

  1. Que debe desayunar un niño de 2-3años,gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Nayi!

      Un buen consejo es que los desayunos estén compuestos por alimentos, en lugar de por productos procesados, que suelen llevar bastantes azúcares añadidos y grasas poco saludables.

      Una buena opción sería leche con avena, yogur natural con fruta fresca picada, tostada integral con aguacate o humus untado ;)

      Eliminar
    2. En mi casa desayunamos todos fruta , ( 3 años 15 años y 44 años ) con sésamo chia o lino.... y frutos secos. Y para el cole tortitas de arroz , galletas caseras.. Energía sana !!

      Eliminar
  2. Puf, cada vez estoy más confusa... Entonces, ¿qué le damos de desayuno a los niños? y yo que soy una gran adicta a las galletas, por qué las sustituyo? Sería mejor pasarse a los cereales? He probado incluso tu receta de galletas sin mantequilla y la verdad es que me han quedado como chicle. Alguna sugerencia? Gracias!! Por cierto, me encanta el blog!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola alelada!

      Precisamente esa es una de las tácticas que utiliza la industria alimentaria para vender: la confusión.

      Como he puesto en el comentario anterior elige alimentos que estén poco procesados, mejor si no llevan lista de ingredientes!

      El sabor dulce de las galletas, es altamente adictivo por naturaleza, así que la mejor opción es que las tomes muy de vez en cuando, y que cuando lo hagas lo disfrutes! :))

      Eliminar
  3. Genial, muchísima información bien contrastada, y tanto rollo con el aceite de girasol alto oleico, q vete tu a saber q significa para el nivel de conocimientos de la población en general, y resulta que el 90% del aceite utilizado es de palma!!!

    ResponderEliminar
  4. Hola Susana!!

    Aceite de girasol, cardioprotector.
    Aceite de palma precursor de enfermedades cardiovasculares.

    Esa es la verdad que no publicitan! Su ración recomendada de 4 galletas, aporta 2,4g de grasas saturadas

    Me alegro que te haya gustado el post :)

    ResponderEliminar
  5. Hola, gracias por el post. Quería preguntarte si desaconsejas esta marca en concreto por su características o si es aplicable a otras marcas como tostarica, etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me permito recomendarte este artículo del nutricionista Julio Basulto:
      http://comeronocomer.es/la-carta/la-galleta-maria-es-tan-bolleria-como-el-croissant

      Eliminar
    2. Hola Sergio, la mayoría de las galletas tienen una composición nutricional muy parecida, que hace que se deba evitar su consumo y limitarlo a tomarlas de vez en cuando.

      Saludos!!!

      Eliminar
  6. Muy interesante el post! Sobretodo por que me encantan estas galletas y por mis sobrinos. Hay más ejemplo en la industria parecido a estas...Muy buenos contenido me encanta vuestro blog como Guia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Jorge! Informar a las personas para que puedan tener elecciones más saludables en su alimentación es nuestro fin.

      Saludos!!!

      Eliminar
  7. Pediatra actualizado y combativo: Apoyo, como no puede ser de otra manera, todo el contenido del post. No veo adecuado ni conveniente que en el contexto actual de sobrepeso y obesidad infantil , haya un sello de una asociación de pediatras ( a la que no pertenezco) en este tipo de productos. Lo malo es que este sello también está en muchas cajas de cereales repletos de azúcar. Creo que este sello debería ir en las bolsas de frutas, verduras y hortalizas, junto con la típica y famosa mano multicolor de 5 al día. Seguiré luchando con vosotros a través de mi blog por intentar frenar las terribles cifras de sobrepeso infantil que desde hace 15-20 años condicionan nuestras consultas en el día a día. Hace poco dí una charla en un Hospital Universitario donde dejé todos estos conceptos muy claros: hemos de acabar con la tibieza, ser más intervencionistas y afrontar el problema con convicción y armas nuevas. Y en una de las diapos dejé muy claro la necesidad que tenemos de contar con los dietistas en atención primaria para luchar contra la epidemia. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. GRACIAS Carlos por tu ejemplo de profesionalidad y defensa de la figura del dietista-nutricionista :))

      Saludos!

      Eliminar
  8. Aquí una madre concienciada y bastante informada, desde antes de que naciera mi hijo, que tiene 4 años. He tenido mucho cuidado en que su paladar no se maleducase. He prescindido de los productos dulces, en la medida de lo posible, no ofreciendo hasta muy tarde alimentos que suelen ser habituales mucho antes (ejemplo, el chocolate, que no probó hasta los tres años y pico). Pero no sólo está la presión de la industria y la desinformación. Está la presión social. Cuando un niño socializa con sus iguales, un niño como el mío, flipa literalmente con esas galletas tan atractivas que los demás comen en el parque, entre otras "maravillas". Y como los niños no tienen conciencia, por más que le explique, es realmente difícil. Hasta desagradable me parece el rato parque a veces :(

    Mi hijo come galletas, las menos "cargadas" que he encontrado, las María Integral de Gullón, con un 11% de mg, toda de aceite de girasol, un % de azúcar corriente (no las hay con menos quitando las edulcoradas) e integrales de verdad. Y le pongo 4 para comer en el almuerzo, junto con la fruta. Pero el pobre, también en clase, flipa con los almuerzos ajenos.

    Si no fuera al cole maravillosamente desayunado, le pondría un minibocadillo, pero sería excesivo, ya que desayuna muy bien y a las dos horas y poco del almuerzo ya está comiendo. E interesa que coma bien, con hambre.

    En fin, que es otra variable importante a tener en cuenta: la presión del entorno sobre los niños que sí comen bien.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes toda la razón, por ello es de suma importancia que haya educación alimentaria de cara a la población general, para que la gente como tu seais las regla y no la excepción. Y en ello trabajamos cada día!

      Eliminar
    2. Hola Ardid!
      Primero que nada, muchísimas felicidades por estar haciéndolo tan bien con tu hijo, lo fácil sería darle las galletitas de moda y listo!

      La presión social, es otro problema añadido, como bien dices, que se combate con mucha paciencia y educación.

      Yo cada vez que veo a los niños por la calle merendar esos batidos, zumos, bolsitas de todo tipo...
      me pongo enferma!

      Eliminar
    3. Sí, se combate hasta el punto en que es posible. Pero hay que claudicar en una parte. Es imposible meter a los niños en una burbuja, y hasta que desarrollan una conciencia les es mucho más fácil sentirse diferentes (para mal) que comprender los argumentos relacionados con la salud. Nosotros jugamos con las cantidades y los límites en determinados días de la semana, pero esta estrategia, si bien funciona a nivel cuantitativo, no lo hace a nivel cualitativo. Es decir, me resulta imposible acordar con mi hijo que, como las chucherías son malas para los dientes, sólo se puede comer una los sábados, sin que él mismo acabe viendo esa limitación como algo positivo. No sé si me explico. Los alimentos que los adultos nos limitamos son aquellos que más suelen gustarnos (que suelen ser los menos convenientes), y a los que asignamos inconscientemente casi el valor de un premio. Pues los niños más aún.

      En fin, seguiremos remando...

      Eliminar
  9. Te he escrito un correo, y no me había dado cuenta de los comentarios. Asi que te copio aquí lo que te habia puesto.
    Un saludo.

    Hola.

    He descubierto hace poco tu blog, navegando por internet, buscando algo de información sobre como comer sano, y me ha gustado mucho.

    Muchas gracias ,por compartir todas estas cosas con nosotros e intentarnos dar algo de luz, a la hora de elegir las cosas para comer.

    A proposito de tu ultima entrada, de los bizcochos, y otra de las galletas del desayuno de los niños, me surgía la duda de que podemos dar a los niños para el desayuno.

    En casa, les solemos dar leche con galletas y cereales, (ya se que no es lo mejor; pero el desconocimiento), y luego al colegio se llevan unos dias un sandnwich, otros fruto, otros algún yogurt.
    Pero para el desayuno cuando se levantan no sabemos que darles. ¿que me puedes recomendar?

    Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  10. Totalmente de acuerdo con tu post. Esto me recuerda a una mamá que vino a consulta con su niño por sobrepeso. Ella no entendía por qué de su exceso de peso, y en la encuesta dietética, entre otros errores, me comentó que tomaba galletas dinosaurius. Le advertí que eso no era lo más saludable, y me contestó sorprendida: "¡Pero si están avaladas por la Sociedad española de Pediatría!"
    La gente se fía de este tipo de publicidad y lo relaciona como un sello de calidad. Debería ser la realidad, pero tristemente no lo es...
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  11. Lo prometido es deuda. He expresado mi opinión al respecto en mi blog: http://bit.ly/1Llhrmu
    Un útimo comentario/súplica: #losdeapie deberíamos hacer de estos casos una causa común y no un enfrentamiento. Aprovecho, peloteándote un poco, para decir que tu blog es muy bueno y que estoy a favor de la labor de DNs como vosotros.

    ResponderEliminar
  12. Recién estaba leyendo tu post, y la verdad que es realmente interesante. La gran verdad se oculta en las pequeñas mentiras. Sin embargo me gustaría saber tu postura antes los dulces artesanales, los típicos elaborados en obradores de barrio que no incluyen aditivos ni conservantes, ni algún otro ingrediente extraño más alla de o harina, huevo, azucar, aceites de girasol etc. Entiendo que no deben ser consumidos de diario por su contenido en azúcar, pero en mi caso llega a ser irrantante como infravaloran este tipo de dulces caseros que han acompañado la historia rural de donde nacieron.

    un saludo y repito, genial el post

    ResponderEliminar