>

22 de marzo de 2015

DEJAD DE FLIPAR CON LA REPOSTERÍA CASERA

En el último mes ha habido tres posts bastante duros contra marcas de galletas industriales, en todos los casos no han faltado los comentarios, aquí o en facebook, de aquellos que las contraponían a las galletas caseras "que eso si que es sano y rico" o los bizcochos caseros por lo mismo. Gente convencida de que "donde va a parar mi bizcocho o mi galleta casera comparado con eso, ¡qué bien alimento a mis hijos!".

Pues ya lo siento. Pero hay que dejar de engañarse con la salubridad de la repostería casera. Porque la repostería casera tradicional, es una bomba. Y sus ingredientes principales no distan mucho de los de la industrial: azúcar, harina refinada y grasa.  En la grasa, es en el único ingrediente en el que es fácil que la calidad del casero (que no la cantidad) varíe respecto a los productos industriales. Pero vamos, eso no la convierte en un producto sano.

De hecho esa creencia de lo sano y natural que es lo casero, nos lleva a aumentar la ingesta. Darle a diario a los niños (o a los adultos) bizcocho casero o galletas caseras les parece a muchos una buenísima idea, y lo hacen con el convencimiento de que están dando algo muy sano y nutritivo. Y no.

Otro argumento habitual, es que lo casero no lleva "aditivos". Vale, pero es que el mayor problema de la repostería NO son los aditivos. Y además, son productos que necesitan pocos aditivos, ya que por su elevado contenido en grasa y azúcar son muy palatables per se, y con algún azúcar invertido conservan la esponjosidad, ayudados por buenos envases, sin mayor problema. 

El E500ii que llevan casi todos los productos bizcochados no es más que bicarbonato, que también forma parte del impulsor o levadura química que usamos en casa para que la masa suba, igual que el E296 0 el E334, acidulantes que suelen formar parte del mismo producto y pueden variar según la marca, y que no constituyen ningún riesgo. Vamos, que el menor problema de la repostería industrial son los aditivos, eso tenedlo claro.

Pero vamos a lío:

MAGDALENAS INDUSTRIALES VS MAGDALENAS CASERAS

Como ejemplo de magdalena industrial he escogido las de la Bella Easo, el motivo es porque tienen la información que necesito en la web, y es una marca habitual y standard. El resto de magdalenas del super no serán muy diferentes.

Para la magdalena casera me he ido a una receta clásica, la de Barriga.

A la hora de hacer la comparativa, tengo el problema de que no pesa lo mismo la masa cruda que la magdalena hecha. Una vez cocida pesa menos porque ha perdido humedad. Así que me he basado en mi experiencia para hacer una estimación probable. Como la magdalena industrial pesa 29g, pues he contado 35g de masa cruda de la magdalena casera. No os toméis los datos como algo exacto, pero creo que se aproximan bastante. 

Los datos nutricionales de los ingredientes de todas las versiones caseras, son de tablas de la USDA. Y he puesto los ingredientes de la receta casera también de mayor a menor contenido.

INGREDIENTES:
  • Magdalena industrial:  Harina de trigo (26%), azúcar, aceite vegetal, agua, huevo líquido pasteurizado (12%), humectantes (E 422, E 420i), gluten de trigo, proteína de leche, suero de leche en polvo, gasificantes ( E 450i, E 500ii), emulgente (E 471), estabilizante (E 415) y aroma.
  • Magdalena casera: harina de trigo, aceite de oliva, azúcar, huevos, leche, levadura quimica,sal, aromatizantes (ralladura de limón, canela).

Por unidad
MAGDALENA INDUSTRIAL
MAGDALENA CASERA
KCAL
131
149,3
HC TOTALES
15'5g
15,2g
  • Azúcares
9g
8g
GRASA TOTAL
7
9,2g
PROTEÍNAS
5'5g
1,8g
FIBRA
0,4g
0,3g

¿Os parece una gran diferencia? la casera es algo más grasa que la industrial, si os fijáis en la industrial el segundo ingrediente es azúcar mientras que en la casera es aceite. Y he escogido una receta con aceite de oliva porque soy generosa, que estas cosas es habitual que se hagan con girasol. Así que la casera tiene mejor perfil lipídico, pero ¿es un producto saludable y recomendable infinitamente mejor que el industrial? no, ni de lejos. 

GALLETAS DE AVENA INDUSTRIALES VS GALLETAS DE AVENA CASERAS

Las industriales son las digestive de avena y chips de chocolate de Gullón y las caseras también de avena y chocolate, usando una receta bastante standard.

INGREDIENTES
  • Galletas industriales:Copos de avena 34%, harina integral de trigo 22%, gotas de chocolate negro 15% (azúcar, pasta de cacao, dextrosa, manteca de cacao, emulgente: lecitina de soja, aromas), aceite vegetal (girasol alto oleico) 14,5 %, azúcar, jarabe de glucosa y fructosa, gasificantes (bicarbonato sódico y amónico), sal.

  • Galletas caseras: avena, chips de chocolate, mantequilla, harina, azúcar, huevo, levadura química, esencia de vainilla y sal.

Por 100g
GALLETA INDUSTRIAL
GALLETA CASERA
KCAL
483
439
HC TOTALES
59'6g
47,6g
  • Azúcares
22'1g
18,3g
GRASA TOTAL
21'9g
24,1g
PROTEÍNAS
8'9g
8,8g
FIBRA
5'4g
5,3g



Otro resultado muy similar ¿no? ¿veis a las caseras mucho más sanas? ¿una gran diferencia en cuanto a ingredientes? en este caso, ni siquiera mejoran el perfil lipídico porque las industriales son con girasol alto oleico. Las diferencias son irrelevantes. Dar una u otra es una mala elección, ambas son de consumo esporádico. Por cierto, las industriales si os habéis fijado son veganas. Por aquello de cargarse el mito de vegano=sano.

FLAN INDUSTRIAL VS FLAN CASERO

En este caso el flan industrial es de Dhul y el casero, receta de toda la vida sin link porque son de esas que nos sabemos de memoria todos los que hemos estudiado cocina, junto a la pastelera, el genovés, el merengue italiano y la trufa cocida. 

INGREDIENTES

  • Flan industrial: Leche entera, huevo fresco (28%), leche desnatada, azúcar, caramelo (azúcar, jarabe de glucosa), estabilizante (E-466) y sal.
  • Flan casero: leche, huevos, azúcar.
Por 100g
FLAN INDUSTRIAL
FLAN CASERO
KCAL
144
121
HC TOTALES
24g
16,3g
  • Azúcares
23g
16,4g
GRASA TOTAL
3,2g
4,2g
PROTEÍNAS
4,9g
4,8g
FIBRA
0g
0g

Un apunte, el flan casero tiene menos azúcar, porque no he contado caramelo, que si lleva el flan industrial. Si le añadimos una cucharada de caramelo el resultado sería casi idéntico. Sin comentarios ¿no?

Y ¿NO SE PUEDE MEJORAR?

Si, usando grasa de calidad como el aceite de oliva, harina integral y el mínimo azúcar. Y ojo que usar azúcar moreno, miel o panela tampoco mejora gran cosa... las diferencias son mínimas. 

En este blog hay algunas recetas muy modificadas y bastante mejoradas. Pero por mucho que las tuneemos, siguen siendo productos para consumir con moderación.

Ni la repostería casera más "modificada" puede competir ni de lejos con una fruta, unos frutos secos, un bocadillo de pan integral con tomate y aguacate o un yogur natural, por dar algunos ejemplos saludables. 

La receta anda por ahí
Así que no nos autoengañemos con el hecho de que por ser casero automáticamente es sano. Y no caigamos en el error de  aumentar la ración porque lo habéis hecho con azúcar moreno, con stevia o con harina integral y amor. La frecuencia recomendada de consumo es la misma. 

YA, PERO ¿POR QUÉ CAMBIO EL AZÚCAR EN MI BIZCOCHO CASERO PARA QUE SEA SANO?

Ya lo pongo yo, porque da igual lo que diga, siempre acabamos en esta pregunta. En bucle.

El bizcocho, por muy casero que sea, no es de consumo habitual. No se come bizcocho a diario. Y si lo haces de vez en cuando (por ejemplo una vez al mes) da igual que uses azúcar normal, no va a afectar al global de tu dieta, ni va a marcar una gran diferencia en la salubridad global de tu alimentación. 


Creer que cambiando el azúcar por edulcorante o por cualquier cosa que a vuestros ojos parezca más sana como puede ser el azúcar teñido con melaza al que se le llama "integral", se convierte en algo adecuado y así se podrá comer a diario es el principal error.

En primer lugar porque sigue sin ser un producto paradigma de lo saludable, y en segundo lugar porque probablemente está desplazando alimentos más saludables que se podrían comer en su lugar como los mencionados más arriba.

Demos a estos alimentos el lugar que les corresponde en nuestra dieta: un lugar anecdótico e infrecuente, ligado a celebraciones o momentos puntuales. En lugar de andar buscándole siempre los tres pies al gato.

Repito: ningún bizcocho o galleta casera va a superar nutricionalmente a una fruta, frutos secos, pan integral, aceite, aguacate, tomate, yogur natural de vaca o vegetal sin azúcares añadidos o incluso chocolate negro de más del 75% cacao. Eso es así.

Y el hecho de que pueda ser ligeramente, insisto "ligeramente", menos malo que su homónimo industrial ni de lejos lo convierte en sano.

33 comentarios :

  1. A mí, que me gusta más un bizcocho que a un tonto un lápiz, también me parecían súper sanos los caseros. Hasta que te leí, creo que en un correo o algo, hablando de las calorías vacías. Y todo el mundo me dice que es sano. Pero también todo el mundo me dice que es sano darle a los niños zumo de naranja. Y yo qué quieres que te diga. Que la teoría la tenemos muy clara, ¿verdad? "no, si yo la teoría me la sé".

    Y así.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La teoría se la sabe todo el mundo... no sé porque tenemos esas tasas de obesidad, diabetes, hipertensión.... si todo el mundo sabe lo que tiene que hacer :P

      Eliminar
  2. Yo soy de las personas que abogan por la cocina casera y miran con resquemor todo lo industrial, por varios motivos:
    - Lo industrial se produce en cadena, y tiende a la economización a expensas de la utilización de materias primas más nobles. O sea, que por lo general tiran hacia los ingredientes más baratos del mercado para sacar beneficios

    - Lo casero, por ser eso, "casero" se tiende a valorar más, sobre todo si la cocina se compagina con el mundo laboral: se conoce el esfuerzo, tiempo y el cariño que debe ponerse durante la elaboración. Y a menos que te dediques profesionalmente a la repostería o tengas mucho tiempo libre, eso de dedicar horas y horas en la elaboración de dulces ocurrirá de higos a brevas, porque admitámoslo, darle a la masa y andar con el horno arriba y abajo no es menester cuando se llega a una edad xD

    - Como contrapunto a esto último está lo industrial, cuyo esfuerzo sólo requiere ir al súper, pagar, y abrir el envoltorio para ponernos finos filipinos a saco, hipnotizados por el márqueting de turno.

    -En las recetas caseras tú eres quien decide los ingredientes: puedes modificar las cantidades y sustituir ingredientes al gusto; sin embargo, en lo industrial rara vez sabemos lo que nos estamos metiendo tan alegremente entre pecho y espalda, ya que es bien sabido por todos que en el etiquetado la picaresca eufemista está a la orden del día, que ponen "aceite vegetal" a secas y se quedan tan panchos. Y no son pocas también las veces en las que dudo de la veracidad de los datos calóricos...

    Yo no demonizo lo industrial, pero sí que creo que es algo que debe evitarse cuanto más mejor, puesto que la facilidad con la que el sistema alimentario nos lo ofrece, lo hace simular como un tipo de alimento más presente en la dieta de lo que debería estar. Y recalco que esto con lo casero no pasa (tanto), porque quien se haya pasado ratos en la cocina sabe perfectamente que hasta hornear unas simples magdalenas puede ser una pesadilla en vida.

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo! Yo hago un bizcocho con copos de avena triturados, yogur de soja casero, bebida de soja sin azúcar, 2 manzanas trituradas, pepitas de chocolate del 85% y canela. La olor es deliciosa y queda muy dulce. Me da energía para toda la mañana!

    ResponderEliminar
  4. Buen debate, algunas marcas, ( bien pocas,) hacen un efuerzo en ofrecer ingredientes sencillos y calidad, es caro pero no tiene comparacion se nota enseguida .
    la mayoria de lo industrial, tiene una lista tan larga de ingredientes ( apenas se puede leer ni se entiende ) que solo me hace desconfiar, mismo gratis o que lo pruebe, digo NO

    ResponderEliminar
  5. Donde estén las frutas y esos productos que mencionas que se quite todo lo demás, pero yo creo que hacerse unas galletas de salvado de avena con plátano, algo de huevo y chipas de choco negro (por ejemplo) no es ninguna mala opción para los días que te apetece unas galletas saludables.
    Lo que todavía no me queda claro es el uso del edulcorante... el cómo afecta realmente a nuestro cuerpo. Que si glucosa para arriba, para abajo, que si favorece a engordar o que es dañino para el organismo... Aunque si el azúcar es malísimo y el edulcorante también, me quedo con el segundo que no añade calorias... Hay tanta controversia... Si hicieras un post estaría genial.
    Un saludo.
    Lidia

    ResponderEliminar
  6. Buenas,

    no encuentro acertado comparar bollería industrial con la casera para remarcar la idea de que ninguna de ellas es aconsejable para la alimentación diaria. Yo creo que no cuesta mucho suponer que si preparo unas pastas tradicionales que tienen un 20% (por decir una cifra) de manteca de cerdo, estas no van a ser un desayuno especialmente sano.
    Si realmente se quiere comparar un método de preparación y unos ingredientes con otros, se podría indicar la calidad de los ingredientes (que raramente suele ser comparable) o la de los aditivos (que tampoco suele ser comparable), y entonces se vería la diferencia entre preparados industriales y preparados caseros. Más allá de eso, la entrada puede erroneamente llevar a la confusión de indicar que no hay diferencias significativas entre ambos productos, aún siendo ambos igual de poco saludables en una dieta equilibrada.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Levadura en las galletas?? Desde cuando? Se usa algún gasificante como el bicarbonato como bien dices arriba, no estoy muy de acuerdo con en artículo puesto que la mayoría de levaduras que usamos en casa no son ni de lejos tan agresivas como las industriales(eso sin meternos en cantidades exactas) luego están los mejorantes, que es otro tema aparte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La levadura química, el impulsor y los gasificantes, siempre hace referencia a lo mismo: un bicarbonato con una sustancia ácida que ayuda a la reacción que produce gas. Los que podemos comprar para casa no difieren mucho de los industriales. En las galletas se usa bicarbonato amónico por ejemplo.

      A mí me parece que el artículo está muy bien y que pone el dedo en la llaga acerca de falsas ideas sobre lo sano=casero, artesanal, etc.

      Eliminar
  8. Lo que no se es lo que comes tú, porque cada vez que escribes un post parece que estás cabreada. A lo mejor un poco de azúcar te venia bien y no te matará. Dicho desde el más absoluto de los respetos.

    ResponderEliminar
  9. Muy interesante esta información, yo uso mas el acekte vegetal.
    Muchas gracia po esta información.
    www.pippoincucina.es

    ResponderEliminar
  10. Efectivamente Lucía, el hecho de que se hagan los bizcochos, magdalenas y galletas en casa no los convierten en saludables, y ya sin necesidad de comparar con la versión industrial. La gente tiene que convencerse que estos productos son de consumo ocasional y que para nada tienen que sustituir a otros alimentos más completos y saludables de nuestra dieta diaria, sobre todo, en el sector infantil. Y lo de los cambios que se suelen hacer "porque se piensa que es más saludable" (aceite de oliva por mantequilla, integral por blanco, estevia por azúcar, etc) son tonterías porque luego acabas comiendo más y se lía parda.
    Encuentro muy acertados los mensajes que vas destacando a lo largo del post. La conclusión última, pues eso, lo que dices, si bien no hay alimentos prohibidos, sí habría que controlarse con TODA la repostería.
    Un saludín

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola a todos,
      Yo creo que sí hay una clara diferencia cuando hacemos repostería en casa (seleccionando nosotros, uno a uno los ingredientes que utilizamos) respecto a la producción industrial.
      Lo que no es de justicia es comparar la pastelería elaborada con la realizada en casa con productos poco recomendables.
      He analizado bollería del supermercado y he encontrado hasta 16 aditivos en un pastelito (colorantes, conservantes, potenciadores del sabor..). Además, contienen grasa hidrogenada, aceite de palma y otras grasas poco deseables.
      No es lo mismo. El análisis no puede quedarse en equiparar las calorías, proteínas, hidratos y grasas de un producto industrial con otro casero, porque está en juego otro elemento más importante: la calidad de los nutrientes que tomamos.
      Lo interesante sería animar a la gente a hacer sus pasteles en casa con ingredientes más equilibrados. Cambiar las harinas refinadas por las integrales, utilizar aceite de oliva virgen (y en poca cantidad), endulzar con frutos secos y melazas de cereales, sustituir tanto huevo por semillas (chía y lino, excelentes fuente de omega) y cambiar las grasas de los lácteos por una bebida vegetal como la de almendra.
      Ahí sí que saldría beneficiosa la comparación.
      La gente no va a dejar de consumir dulces. Hoy todas las fiestas se celebran con pasteles!! Mejor que estén en casa de forma puntual y que tengan buenos nutrientes.
      Si queréis ver algunas propuestas en este sentido: www.mamabio.es
      Un saludo
      Mercedes

      Eliminar
  11. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  12. Yo hago mis bizcochos caseros siempre, nunca los compro, y lo hago una vez al mes o así porque somos todos deportistas en casa y para recuperar después del entrenamiento, un dia a la seman estan geniales, ya que tomas algo distinto y divertido, y si la receta es saludable, mejor; con harina de trigo integral o no, y la pulpa de cualquier fruta troceada muy pequeña o triturada (manzana, fresas, mango, a veces zanahorias, calabaza...) en una proporcion de mitad la pulpa de fruta y mitad la masa ya lista con todos los demas ingredientes. Agego nada de azucar ya que si la pulpa de fruta es dulce como en el caso del mango o la calabaza, no se necesita mas que un toque de azúcar quizá, o a veces 1 cucharada de Stevia y suficiente. Luego agrego 3-4 huevos, un toque de sal que le potencia el sabor y para después del entrenamiento, el aporte de sal se agradece, y algún aromatizante como canela, vaililla, un toque.. La grasa que utilizo es a base de frutos secos, un puñado de nueces troceadas pequeñas, ya que he comprobado con la experiencia, que no es necesario el aceite de oliva para que el bizcocho quede esponjoso, en todo caso para equilibrar el bizcocho y darle su aporte graso, aunque a veces cuando no tengo nueces, le agrego uno o dos dedos de un vaso de aceite de oliva y ya está. No necesita más. El post está exelente para todos los que siguen con la idea de que lo casero es genial, no siempre lo es, y alguas veces los platos caseros son bastante desequilibrados.

    ResponderEliminar
  13. toda la razón del mundo aunque, si necesitas comer bolleria, mejor que sea casera por supuesto, almenos no tienen aditivos ni aromas, es por decirlo de alguna manera más "natural", aunque el azúcar y la grasa añadida no es que sea la mejor! tenemos que aprender a hacer postres caseros sanos de verdad, con harinas integrales de espelta, centeno, con miel o panela, con huevos eco, aceite virgen extra y fruta.....seria el postre ideal! besos

    ResponderEliminar
  14. Jajajaja... deja de fliparlo tú, amiga. O sea, que los huevos ecológicos que yo utilizo tienen el mismo valor nutricional que un huevo pasteurizado. O la panela lo mismo que el jarabe de fructosa; la porquería endulzante más barata que existe, que no llega ni al nivel del azúcar blanco más refinado. En las galletas industriales, por ejemplo, la mantequilla ni la vas a oler; en los productos más caros apenas te meterán un porcentaje bajísimo. El aceite de oliva lo mismo: ni olerlo y los que meten de calidades horribles.

    Lo único que dices razonable es que la bollería nunca debe ser un habitual en la dieta. En lo demás te pegas una derrapada espectacular.

    Pero oye, si tienes críos tu opción estará clara: bollería industrial. Cómodo y barato. Cada cual hace lo que quiere.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A quien - como tu - no quiere entender el artículo, no hay nada más que decirle.

      Eliminar
  15. A mi tu artículo me ha gustado mucho (como siempre), veo que tienes toda la razón: la bollería es siempre ocasional, ni siquiera 1 vez al mes, sólo en fiestas de guardar, contadas con los dedos de las manos. Hoy, una compañera que esta a dieta permanentemente y que hace todos los días 3/4 horas de gim (sin exagerar), dado que cuando he ido a la verdulería y he comprado dátiles naturales (ahora es temporada), me ha preguntado cuando le he contado toda emocionada que los he comprado para merendar con 1 fruta y 2 o 3 dátiles , pues me ha preguntado: pero...¿no engordan mucho? Muerta me he quedado, le he contestado que yo como comida (y los productos ligeros y específicos para adelgazar para mi no son comida) y me he quedado más ancha que larga. Me gusta mucho tu blog, sigue así y no hagas npc de los comentarios desagradables.

    ResponderEliminar
  16. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  17. La repostería como todo, depende de la dosis. Yo creo que sí se puede consumir habitualmente, en pequeñas cantidades y productos de calidad (sean industriales o caseros). La ventaja de hacerlos en casa es que eres más consciente de lo que estás comiendo y puedes evolucionar las recetas para que sean más saludables

    ResponderEliminar
  18. Un debate muy interesante, yo hago repostería casera sustituyendo ingredientes de baja calidad como harinas refinadas, azúcares refinados y huevos pasteurizados que usan en la bollería industrial por harina integral de espelta, panela y huevos de gallinas de campo. No creo ni que se pueda comparar con la bollería industrial. Qué pena que muchos comentarios se quiten, con lo interesante que se está poniendo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Equivocada, no se ha quitado ningún comentario. El de tres más arriba lo ha eliminado su propio autor.

      Eliminar
  19. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  20. El artículo pierde todo ápice de seriedad una vez se comparan las propiedades y la calidad alimenticia de postres caseros frente a postres industriales. ¿Cómo se puede llegar a comparar un postre casero hecho a base de aceite de oliva virgen extra, frente a otros que están compuestos mayoritariamente por aceite de palma, palmiste...? ¿Cómo se puede decir que no es saludable un producto que lleva nutrientes de primera calidad de nuestra tierra? Huevos, preferiblemente camperos, el aceite de oliva de primera calidad anteriormente mencionado, leche... yo he trabajado de Sol a Sol haciendo muros de piedra y desde luego que mi bizcocho casero me ha dado más energía que una simple manzana. Que por mucho título de fruta que tiene, frente a un producto terminado como un bizcocho casero o unas galletas caseras de avena, queda completamente vacío y obliga a combinarlo con otros productos.

    Yendo más allá, me gustaría que se aclarase a qué nos referimos con pan "integral" para el bocata. Si hablamos de auténtico pan integral de panadería, o si hablamos de pan "integral" del Carreful que tiene de integral un 5% o 10% como máximo. Bajo mi punto de vista hay que ser muy posh (y tener cash, por supuesto) para tener todos los días pan integral de primera calidad a disposición, principalmente porque suele costar tres, cuatro o cinco veces más que el pan normal. Y qué decir del aguacate, que se vende en España a precio de ricos. Además de que, como apunte personal, un bocadillo integral de aguacate y tomate carece de proteínas y no es un alimento completo. Ah, y sobre sustituir el azúcar para que sea "sano" (a saber el concepto, a estas alturas, de lo que se considera "sano" y "no sano" por aquí...) ya se ha mencionado la miel, por mucho que se niegue su calidad, y si aún así sólo porque añade calorías "no es sano", siempre queda la sucralosa, ese edulcorante tan desconocido en el FP de dietética... ;-)

    Este blog está bien, pero los que entendemos un poquito de nutrición y dietética no nos convertimos en lectores fieles, porque con estos artículos el autor carece de cualquier tipo de rigor. Estaría bien un debate en mayor profundidad y con menos sensacionalismo, ya se sabe, algo que venda menos a simple vista pero que de pie a tener contenidos de mayor calidad.

    ResponderEliminar
  21. Casi toda la repostería que comemos en casa es casera. Me gusta mucho hacer bizcochos y galletas. ¿Son mejores las mías que las industriales? SEGURO. Para empezar, porque elijo yo los ingredientes, busco las recetas más sanas y procuro que sean nutritivas añadiéndoles productos vegetales (nos encanta el banana bread y las galletas de avena). Las industriales pueden tener más o menos de esto o de lo otro, pero ni de lejos están tan cuidadas ni se hacen con ingredientes de calidad.

    Entiendo el objetivo del artículo, pero comer una magdalena comprada no es lo mismo que comer una casera... ¡y no es ni de lejos igual de sana!

    ResponderEliminar
  22. No hay mayor sordo que el que no quiere oír. Buen post.

    ResponderEliminar
  23. Y una pregunta que hago yo.
    No hay una forma de hacer bolleria, galletas, etc, que sean sanos?
    Yo no entiendo mucho de nutrición, pero seguro que hay alguna forma de sustituir la harina por otro elemento, el azúcar, la grasa, etc.
    Ahora, alguno que sepa, podría dar alguna idea.
    Si comer fruta es bueno y no es malo, tomar pan con aceite también, No podríamos, de alguna forma, utilizar este tipo de alimentos para hacer repostería?
    Un saludo

    ResponderEliminar
  24. Yo hago mis postres modificando las cantidades de azúcar y aceite o lo intercambio por otros ingredientes, pongo harina integral, de centeno, algarroba, añado fruta o verduras... de vez en cuando hago galletas u otros postres.Cocinando repostería se aprende acerca de las tremendas ("flipantes")cantidades de algunos ingredientes en determinados postres y también aprendes a prescindir o limitarlos, porque muchas veces no es necesario añadir tanto y sigue siendo delicioso. Yo desayuno casi cada día mi repostería y la verdad no lo veo mal reflejado en las analíticas (HDL por las "nubes", LDL por los "suelos", azúcar HbA "perfecto")... aunque obviamente las analiticas o el peso ( que también es normal-bajo) no son todo.
    Es la lógica, si ves que para un brownie vas a usar un ladrillo de mantequilla y medio paquete de azúcar, es algo que sabes que no vas a poder comer a diario por mucha harina de algarroba que le pongas.
    El sentido (mal llamado) común al final es lo que debe imperar. Cocinar en casa y casero te hace aprender sobre los alimentos más que un libro. Yo seguiré "flipando" con mi repostería casera, aunque de cuando en cuando me "reflipe" y desayune batidos verdes, manzanas recién recogidas del árbol,o pan de masa madre con AOVE ;)
    Un saludo

    ResponderEliminar
  25. Se que llego un poco tarde pero quería preguntar algo en relación a mi desayuno: la mayoría de los días desayuno avena con bebida de avena, cacao puro descremado, canela y le pongo para endulzar una cucharada sopera de sirope de agave. ¿Mucha azúcar para un desayuno?

    Gracias de antemano por los comentarios. Un saludo

    ResponderEliminar
  26. El post está bastante bien estudiado y estructurado aunque dista bastante de la realidad segun mi opinion sabido es que el etiquetado alimentario fue impulsado por las grandes compañías. En este se le da prioridad únicamente a el contenido nutricional del producto y no de la procedencia o calidad. El bizcocho lo hago con aceite de oliva virgen extra y aceite de pipas de girasol de presión en frío harina, azucar integral y huevos ecológicos miel y masa madre.... además como no necesito que se transporte durante kilómetros O este en una estantería puedo prescindir de conservantes y envasado. Desde luego le echo bastante menos azúcar y aceite que lo que hay en el mercado y ningun producto quimico o trangenico. Sencillamente confío más en lo que creo con cariño para mi familia que es lo que fabrica alguien para ganar mas dinero.

    ResponderEliminar