>

9 de julio de 2015

RÓMPETE EL CUELLO CONTRA EL TECHO DE CRISTAL, de Marc Casañas


Buenas.

Perdón por tardar, dado que cuando me di cuenta de mi error (otra vez) fue allá por el 9 de Junio como señalan los tweets que añadiré. Al lío.

Fermín Grodira me pidió opinión sobre el asunto de las vacunas cuando sucedió el caso del niño que murió hace poco por difteria. Le dije que yo no era médico (soy estudiante del grado de Nutrición Humana y Dietética) pero que le podía recomendar a muchas personas para mí más preparadas y más capaces. Su investigación y análisis resultó en este artículo periodístico.


Me alegré mucho de leer nombres como Enrique Gavilán, Juan Gérvas, Vicente Baos… y en twitter se comentó si resulta que no había ninguna persona de sexo femenino que tuviese algo que decir al respecto. M. López del Pueyo y yo contestamos más o menos igual. Por suerte, Raúl Calvo Rico salió raudo y veloz.


¿Por qué os comento esta situación? “Claro Marc, sólo te fijas en personas masculinas; sin novedad en el frente”. Aparte de que ya de por sí es un hecho destacable el ver normal el sesgo de género (ni la wikipedia se salva), lo que me impactó fue que justamente venía de leer múltiples textos sobre esta cuestión. Por ejemplo, cómo en conferencias de matemáticas están significativamente infrarrepresentadas las conferenciantes femeninas. Y al poder defenderlo con datos empíricos, mandar el mensaje de usar todos los medios posibles para solventar esa injusticia impuesta y aceptada por la sociedad, dado que aunque algo sea inconsciente y sin fin de dañar a nada ni a nadie; no es excusa cuando uno puede detectarlo y prevenirlo (recomiendo su lectura a todo ser humano).

¿Cómo? No puede ser, si estás recientemente informado sobre un error involuntario de selección por tu sexualidad y tu mentalidad intrínsecamente asociada a ella como colectivo favorecido, TIENES que poder evitarlo.

Pues no. Primero que hay un montón: lista de "cognitive biases"

Después, que para evitarlos tienes que conocerlos, reflexionar más de lo habitual en cada decisión (proceso costoso y nuestra mente es holgazana, ahorra energía), y no caer en la trampa de dar preferencia a la parte débil para compensar (“Compensating”).

Tanto para ese sesgo, como para otros en psicología, hay listas y consejos para identificarlos y/o para intentar evitarlos.

Hay más ejemplos en muchos otros temas, desde profesores que puntúan menos en los exámenes a nombres de mujeres que a hombres, hasta en cualquier modelo científico de estudio (por ejemplo, no se tienen los datos suficientes del efecto de las estatinas en mujeres comparado con los hombres). Pongo varios enlaces para remarcar la replicación (varias personas y grupos que llegan a la misa conclusión), lo veo importante:

“[…]Clinical trials need to report sex-specific results and more women should be encouraged to enroll in clinical trials, to improve our knowledge of gender-specific outcomes in cardiovascular disease prevention”.




La desigualdad puede ser algo percibido ("a Paki no le dan curro por ser mujer") pero si se analiza de forma matemática, se tiene la ventaja de que los números hablan por si mismos. Si se contratan menos mujeres que hombres o les pagan menos, eso son matemáticas de la desigualdad, no son opiniones, son hechos objetivos que tendrán una explicación u otra, o resultará (la desigualdad) intencionada o no, pero "está ahí"


Yo, como os comentaba al principio, volví a caer en el fallo de seleccionar solo hombres como "buenos candidatos". No aconsejé la opinión de ninguna mujer para hablar de forma crítica en el tema de las vacunas. Aunque seguía ya a algunas y eran igual o más válidas. No las infravaloraré (que sucede), es que ni las tuve en cuenta. No me pasaron por la cabeza haciendo un listado rápido.

No pensé en ninguna mujer. NO ME DIO TIEMPO a infravalorar su criterio.

Hasta en estudios de “mitos y realidades” lo comentan: “[…] Sex Disparities in Cholesterol Care and Statin Use in Women”.

¡Si hasta se pide en las revisiones de algunos artículos que se ponga el nombre de un hombre para dar más veracidad!

“[…] So these men, ideally co-authors, would help inoculate their X-chromosome heavy group against potential bias. Ahem!
Reviewer’s conclusion: we should get a man’s name on MS to improve it (male colleagues had already read it) (2/4) pic.twitter.com/fhiyzNG0R8 — Fiona Ingleby (@FionaIngleby) April 29, 2015”

Durante un tiempo estuve muy obsesionado con ello, volviendo a la lectura cada vez que alguien mencionaba el techo de cristal: las matemáticas de la desigualdad (1 y 2) que os decía antes.

Y con todo este rollo, quiero dejar aquí plasmado que volví a caer. Daba igual lo concienciado que estaba o estoy, da igual lo que lea de psicología, sesgos y heurísticas: siempre puedo caer en seleccionar ponentes, blogs, nutricionistas (sobre todo en deporte)  …

Ponencia de Aitor Sánchez en el Congreso de la FEDN (minuto 13 en adelante, pero recomiendo visualizar todo el contenido de principio a fin):



Masculinos. Y eso no sabéis como me jode. O sea duermo bien y gestiono mi estrés de forma saludable, pero no creo que exista nada en esta vida que tenga tan amarrado y a la mínima que apague mi mentalidad analítica y crítica el piloto automático se pase tan fácilmente a ese lado.

Quería compartir con todas las personas que leen este blog esta sensación de asqueamiento máximo. Y que cada vez que alguien diga “pues yo soy justo y equitativo” tenga un sano escepticismo sobre la veracidad de esa frase. Y si queréis comentar (¡por favor!) sobre qué estrategias seguís los que tenéis ya experiencia, será todo un placer.

Un saludo. Y espero que todas seáis (si queréis) en un futuro directoras ejecutivas.


Y que no sea porque no podáis. Y si alguien como yo os pone trabas, destruidlo.

2 comentarios :

  1. Marc, creo que te gustaría mucho el libro "Delusions of Gender" de Cordelia Fine. Precisamente analiza todo esto desde la perspectiva de la Neurobiología, y sobre todo la parte en la que desmonta el "no, si yo no hago diferencias de género" o el "pero es que está demostrado que las hay" es muy buena. Todos estamos sesgados, nos han educado para que lo estemos. Lo peor es que seguimos educando a nuestros hijos igual, aunque no lo queramos. Cuando un niño pequeño se cae y llora le dices "vamos, machote, levántate!" si es una niña le dices "ay pobrecita, ven que te de un abrazo". Esto es así, no debería serlo, pero lo es.
    Yo me dedico a la física, te puedes imaginar que estoy lamentablemente más que acostumbrada a ser la única mujer en una reunión, y a tener que ser muy, muy asertiva para que se escuche mi opinión en según que entornos. Es agotador, así que lo del techo de cristal no me sorprende, muchas mujeres tiran la toalla, hastiadas de tener que trabajar el doble para que se les reconozca la mitad. Para que te hagas una idea, en mi centro de trabajo tuve que soportar que un ingeniero me dijera que había menos mujeres en ciencia porque "vuestro cerebro no está adaptado a las matemáticas". Me lo dijo así, tan pancho, ni lo dudó.
    Por eso es siempre una alegría ver a alguien que reflexiona sobre el tema.
    Mi estategia es siempre que emito un juicio sobre algo que ha hecho alguien, pensar si diría lo mismo en caso de que el interfecto fuese hombre, o viceversa. Y te llevas muchas sorpresas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenas. ¡Gracias por la recomendación literaria! Me encanta descubrir material nuevo cada día interaccionando con las personas :D.

      Sobre lo que dices del comentario, seguro que esa persona:
      -Cree que no está sesgada sobre ese tema
      -Cree que a él no le afecta, pero que a otros sí puede afectarles más el sesgo de género

      Se ha replicado muchas veces en la literatura psicológica que toda persona se cree por encima de la media en cualquier tema / ámbito, pero eso rompe las leyes más básicas de la lógica dado que no pueden estar todas en lo correcto (alguien tiene que estar en la media o por debajo). Y el problema está en que muchas de ellas (científicas o no) imbuyen a los investigadores con esa capacidad para discernir sobre ciertas actitudes evitables; lo cual dista mucho de ser lo que nos encontramos en la realidad (tu caso como ejemplo no-anecdótico, si no como la norma bajo mi opinión).

      ¡Gracias por los consejos! Tu post en sí me ha recordado un video muy chachi:
      https://www.youtube.com/watch?v=UkTh_r66lDA

      Está completo y sin comentarios noticiarios si uno busca "Like a Girl" en youtube. Me puso los pelos de punta una pregunta de la directora del corto y la respuesta de la niña:
      -What does it mean to You when I say "run like a girl"
      -It means run as fast as You can


      Es triste que quizás nazcamos bien programados y nosotros mismos nos jodamos, autoperpetuando este fallo injusto de distinción sexual; como dices, "[...] nos han educado para que lo estemos". Yo aún creo que hay mucha lucha pendiente para que se llegue a admitir solamente (después ya veremos de qué forma más óptima se pelea para erradicarlo).

      Eliminar