>

15 de octubre de 2015

Sobre "DE INMA, MUJERES IMPERFECTAS, REALIDAD E HIPOCRESÍA" por Bárbara Sánchez

El otro día al leer el post de Dime Qué Comes comenté en twitter que me daba por aludida y no estaba de acuerdo, a lo que Lucía me invitó a escribir una respuesta para publicarla. Ya sé que alguno dirá: ¿Qué hacen dos nutricionistas debatiendo sobre esto?, pues porque somos mujeres, vivimos en esta sociedad, comentamos y tenemos una opinión al respecto, así que con eso creo que ya es suficiente. (Y es el blog de Lucía y publica lo que quiere :P ).

Pero además, nuestra profesión tiene una fuerte carga estética. Trabajamos con personas, intentamos mejorar su salud a través de la alimentación y eso pasa muchas veces por un cambio físico. Así que es algo que vemos todos los días.

¿POR QUÉ ME DOY POR ALUDIDA?

Pues porque hace poco más de una semana colgué en mi facebook personal una reflexión acompañada de la misma ilustración de Sara Herranz. Venía a contar que el día anterior había estado en una despedida de soltera con una asesora de imagen personal y me había llamado la atención la falta de autoestima en general de las mujeres que me rodeaban, lo exigentes que somos con nosotras mismas (pero sobre todo injustas), que cuando nos arreglamos o maquillamos lo hacemos pensando en cómo tapar los defectos en lugar de resaltar las virtudes, y en definitiva, que la imagen personal se había convertido en el principal sesgo de nuestro autoestima.

Creo que ese es el error de base. No puedes tener un buen o mal día, sentirte mejor o peor contigo misma porque esta mañana te miraste al espejo y tenías más ojeras, la tripa más hinchada o peor peinado. Lo que no quiere decir que no puedas/quieras hacer algo por mejorarlo.

PUNTUALIZACIONES

Aunque seguramente en el fondo esté lanzando la misma idea que Lucía en su post y estemos de acuerdo en lo fundamental creo que vale la pena matizar el mensaje.
Esto de que todas aplaudimos lo de “mujeres reales” es porque nos sentimos identificadas, porque la publicidad dirigida a las mujeres hace tiempo que perdió el norte. Por no mencionar que las que consumimos y por lo tanto permitimos esos estereotipos somos nosotras.

Pero achacar que es la sociedad la que nos obliga a no ser como queremos y que en el fondo somos todas unas hipócritas… por ahí no paso.
¿Qué tiene de hipócrita el querer sentirse mejor contigo misma? Si eso pasa por maquillarte de determinada forma, subirte a unos tacones o salir a correr para tener el culo duro, ADELANTE. Y con eso no quiero dar el mensaje erróneo de que esa es la única solución, lo realmente importante es como una mujer se siente consigo misma y lo que proyecta al resto.

Esto de “la culpa es de la sociedad machista en la que vivimos” es el recurso fácil, porque ¿Hola? Tú formas parte de la sociedad. Ahora bien, que tu imagen se convierta en el epicentro de tu autoestima es un indicador de que igual si tienes un problema, tú, no la sociedad. Sería simplificar demasiado.

Si te gusta maquillarte, hazlo, si no, no lo hagas. Punto.
Lo mismo para los comentarios de: “porque a las mujeres nos obligan a depilarnos”, no, también hay muchos hombres que se depilan (y nadie pone en duda que lo hacen porque quieren) y a mí ni la sociedad ni un hombre me va a obligar a hacer algo con mi cuerpo que no quiera. Así que si quieres depilarte, lo haces, pero si no quieres… ¿Para qué?

Quizás lo que le falta a esta sociedad es la madurez para aceptar que el éxito en la vida no está relacionado con una talla, ni un coeficiente intelectual ni un puesto directivo.

Eso sí, que nadie tire piedras sobre su propio tejado. Como bien dice Lucía está muy bien aplaudir este tipo de gestos y luego criticar a la que tenemos al lado. Sobre todo entre nosotras. Que a veces somos muy perras y lo sabéis. Respeto sobre la elección de cada una, eso siempre.
Yo admiro a las mujeres que son inteligentes, trabajadoras, sensatas, elegantes y también guapas ¿Y por qué no? Y eso no va relacionado con una talla, ni con una edad, ni con un canon de belleza. No hay nada más subjetivo que tu opinión sobre otra persona.

En resumen, vamos a dejarnos de mujeres reales, ideales, tallas grandes, tallas pequeñas y a querernos un poco más a nosotras mismas, y que cada una lo valore como quiera.

P.d: Gracias a Lucía por abrir su blog a otros puntos de vista. Yo suelo estar casi siempre de acuerdo con sus argumentos (no tanto con sus formas, ella ya sabe… :P), pero está dentro de ese grupo de mujeres a las que admito admirar, como mujer, como compañera de profesión y como amiga.


Foto: Mr. Wonderful (¿Y qué?).

-----------------------------------------------------

Gracias Bárbara por recoger el testigo y aceptar mi invitación, y por traer un poco de corrección política, moderación y saber estar a este antro sin ley.

Eso si, que me hayas hecho poner una foto de Mr Wonderful no te lo voy a perdonar en la vida :P (y tómalo como una muestra de lo mucho que te admiro el que haya pasado por ese aro!). El karma te lo va a devolver, no te extrañe que te pique una araña...

Comentario: ¿lo hago porque quiero? ¿no tiene nada que ver la presión social siendo mujer? Juas, me parto XDDDDD. Sí, a mi lo de "lo hago por mi" me parece la frase hipócrita por excelencia. Que yo también lo hago, pero reconocer que tenemos una presión social tan bestia y tan bien instaurada que ni siquiera somos conscientes de ella, me parece un paso importante hacia la lucidez en estos temas.

11 comentarios :

  1. Mi pequeño aporte sobre este trozo: "“porque a las mujeres nos obligan a depilarnos”, no, también hay muchos hombres que se depilan (y nadie pone en duda que lo hacen porque quieren) y a mí ni la sociedad ni un hombre me va a obligar a hacer algo con mi cuerpo que no quiera. Así que si quieres depilarte, lo haces, pero si no quieres… ¿Para qué?".

    La cosa es que si un hombre va sin depilar, nadie lo ve como algo raro. Ahora, el día que aparece una mujer sin depilar, tiene que aguantar comentarios al respecto. Y sí, en nuestras manos está hacer caso o no a estos comentarios. Lo que pasa es que por desgracia no todas tenemos la entereza suficiente para estar todo el jodido día aguantando bromas, comentarios despectivos, etc.
    Es decir, para mí está clarísimo que hay una presión social externa, luego cada una reaccionamos como podemos a esta presión. No sé, creo que no es tan sencillo este tema como "si quieres te maquillas y sino no", porque la respuesta externa que implica una cosa u otra son totalmente distintas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exáctamente esto iba a comentar. Obviamente concuerdo con la idea central, pero no sobre ese punto de vista.
      Es fácil decir "qué cada uno haga lo que quiera", pero todas sabemos que no es tan así, que a veces el hacer lo que uno quiera, aunque implique más responsabilidad con uno mismo y con los demás, no es un camino de rosas. No todas queremos o podemos aguantar el llamar la atención solo por ser nosotras mismas. A veces es más fácil ser ese otro que la sociedad espera de nosotros.

      Como dice Lucía, no seamos hipócritas (o tengamos conciencia de que lo somos) y admitamos que estamos influenciados por la sociedad y ahí si, con la mente lúcida y la frente en alto, que cada una haga lo que quiera.
      Lucía no lo comenté antes, pero tu artículo me pareció excelente.

      Eliminar
  2. La depilación es el paradigma perfecto: yo he presenciado que a chicas las llamen 'guarras' por no llevar las axilas depiladas. No porque la axila en cuestión estuviera sucia, ojo. En cambio jamás he visto eso con chicos. Y también he visto los anuncios de competiciones de tenis femenino, con el slogan ' la fuerza es bella'. Porque el culo de Serena Williams es muy decisivo a la hora de dar raquetazos, pero la nariz de Federer no. Porque si eres mujer, puedes ser la leche en todos los aspectos, que como seas fea...

    ResponderEliminar
  3. Totalmente de acuerdo con los tres comentarios

    ResponderEliminar
  4. Como hombre que se depila, cuando uno reflexiona no sabe si lo hace porque realmente quiere o porque hay una corriente social inherente al contacto humano en grupo que tiende a hacer "x" o "y" acciones (hay más tíos que se depilan "porque quieren" que no que se apunten a actos de ayuda humanitaria por ejemplo; y creo que hay más gente que quiere ayudar a los demás más que tener poco vello corporal). Es la típica pregunta de si alguien se depilaría, maquillaría... demás opciones estéticas en una isla desierta. Hasta la pregunta realizada con gente (que uno no estuviera aislado) incomoda a más de uno y me incluyo. ¿Son los contextos del primer mundo riesgos potenciales para un sesgo hacia la superficialidad? ¿Si fuéramos a vivir a otros sitios donde eso no tuviese tanta importancia y estuviera hasta mal visto nos pasaríamos a esa corriente sin darnos cuenta?

    La disonancia cognitiva se lleva peor opino yo cuando hay un mercado muy potente detrás buscando cada imperfección o cualquier atisbo de inseguridad para ampliar y expandir el mercado con la ayuda de la implicación de la gente por pura competencia inherente al ser humano en casi cualquier campo (si me cuido más tal como dicen en la T.V. tengo más reconocimiento, pienso que puedo atraer más y eso me da una falsa sensación de seguridad producida por el propio marketing que muestra un ahínco superlativo en desmerecer a alguien que no use sus productos reduciendo artificialmente el valor físico de una persona "al natural"...). Todas estas variables no las sopesamos de forma consciente, y dicotomizar las opciones en "maquillarse o no" sin tener en cuenta la fenomenología sociológica es hacer un análisis muy superficial creo yo.


    Tendríamos que ser más duros ante la manipulación transferida por la televisión y otros medios del físico de cualquier persona respecto a otra que usa "x" o "y" productos u operaciones / otras modificaciones. Es muy irónico que antes de inventarse nada para disimular las ojeras las viéramos como un defecto menor que a día de hoy porque simplemente no había un producto para ello (no estaba creada la inseguridad sobre esa parte del cuerpo porque no había nada que promocionar). Cuesta mucho darse cuenta que la mayor parte de nuestra vida actuamos casi como publicistas de productos o estilos de vida que nos intentan encasquetar; y mucho más admitirlo. Pero pienso que necesitamos crear senda y alzar la voz. No es que sea un derecho maquillarse o no. Es que no hacerlo no tendría que reducir la calidad de vida de nadie. Y no visualizo eso en ninguna parte.


    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Desde el momento en el que somos un animal social y queramos o no, tenemos una necesidad muy importante es encajar en nuestro grupo social, no me parece desdeñable la influencia que éste tiene sobre nuestro comportamiento. Ser consciente del nivel de condicionamiento que (todos!) tenemos me parece más inteligente que ignorarlo y creer que nuestras decisiones se basan o pueden basarse única y exclusivamente en nuestra visión personal de la vida.

    ResponderEliminar
  6. Bárbara, seamos sinceras, es muy bonito lo de decir que cada una hace lo que quiere, pero francamente hay que tener las cosas muy claras, la autoestima muy alta, y una personalidad muy fuerte para hacer cosas como ir a la playa sin depilar. Lucía tiene razón, la presión social existe y es muy fuerte. Reconocer que no somos libres es el primer paso para reconquistar esa libertad. Y te lo dice una mujer que nunca lleva tacones, jamás me he maquillado, y en los congresos (soy científica) doy las charlas en zapatillas, vaqueros y camiseta. Porque llegó un momento en que decidí que quien me quisiera me tendría que valorar por lo que soy, no por lo que aparento, pero llegar hasta ese punto me costó mi particular travesía por el desierto, sobre todo de adolescente. Siempre fui "la rara" (aunque como era una rara divertida la cosa no fue tan dura). Y eso que yo nunca he pesado más de 55 kilos, mido metro sesenta y aunque no soy un bellezón soy resultona porque sonrío mucho. Supongo que alguien que además tenga una apariencia fuera de los, digamos, cánones, lo tendrá mucho más difícil.
    ¿Hasta qué punto te sientes mejor contigo misma maquillada porque eso es lo establecido o porque realmente te gusta? Es muy, muy difícil saberlo.
    Y otra cosa en la que le doy la razón a Lucía: MrWondeful es súperñoño, ¿no? ;)

    ResponderEliminar
  7. Por cierto, ¿antiojeras? ¿eso qué es? ;P

    ResponderEliminar
  8. Hola. Aqui otra rarita. Mis motivos para no maquillarme, etc., no son reivindicar la libertad de ir como te salga del moño o ir contracorriente porque si, sino por salud. Me explico, al maquillaje, por su composición, se le puede llamar veneno tranquilamente, y la piel es una gran boca, con lo cual: ni de coña. Al igual que perfumes y demás. Y lo de los tacones lo mismo, siempre zapatillas, así si en algún momento he de correr para salvarme el culo, no dudes que lo haré sin torcerme un tobillo. Ademas, no tendre problemas de columna derivados de usar calzado dañino. Pantalones ajustados: se los dejo a los que quieran tener varices o mala circulación e incluso infecciones vaginales. ¿Pelo teñido? Jamas. Me encantan las canas. Me gusta seguir cumpliendo años. Etc, etc. Respeto a quien quiera hacerlo, pero sinceramente, creo que deberían respetarse ellos mismos y mirar un poquito mas por su salud y un poquito menos en llenar los bolsillos a empresas que nos envenenan y nos quitan la autoestima a partes iguales. Y os lo dice alguien que no os va a poner verdes por cuatro pelos, sino todo lo contrario. Tratar de forma tan agresiva ( con la depilación) zonas de nuestro cuerpo con ganglios y delicaditas per se no puede llevar a nada bueno.

    ResponderEliminar
  9. Enhorabuena por las entradas. Yo quería comentar que, normalmente oigo lo de que somos las propias mujeres las que nos presionamos mucho entre nosotras y, será que evito esas compañías, o que me rodeo mucho de chicos, pero yo siempre he sentido más presión por la parte masculina. Un ejemplo: unos amigos míos, inteligentes, buenos chicos y respetuosos con las mujeres, que me dicen que deje de quejarme por los cánones de belleza femenina, que si no quiero, que no me depile, que no pasa nada. Dos días después les oigo comentar que había una chica guapísima en el gimnasio, pero que luego se dieron cuenta de que no se depilaba las axilas y que "puaj!!" al momento dejó de gustarles. "Con esa, ni de coña".
    Pensamos que estamos concienciados, tanto hombres como mujeres, pero está claro que, en el fondo, hay muchísimo que cambiar. Y también puntualizaré que muchos chicos no se depilan porque quieren, sino porque a sus novias/mujeres les da mucho asco el pelo. Aquí, pecamos todos.
    Un saludo!

    ResponderEliminar