>

26 de marzo de 2017

NUTRICIÓN PARA HOMBRES, NUTRICIÓN PARA MUJERES

nutrición , nutricion, feminismo
Glorioso tweet el 8 de marzo
Puede que al leer el título penséis que voy a hablaros de las necesidades nutricionales de cada sexo, de las diferencias de requerimientos por tener ellos más masa muscular o ellas la posibilidad de un embarazo...No.

Quiero hablar de lo que en nutrición se asocia a mujeres y a hombres. De lo marcado del enfoque de algunas temáticas hacia público femenino. De cómo los medios tiran a por unos o a por otras según el tema, el target del medio en si, y la seriedad que quieran conferir.

De cómo ellas luchan con estereotipos en portadas de los pocos libros que escriben, en ofertas publicitarias y en colaboraciones de blog o redes. De esas batallas que ellos no saben ni que existen, no de las comunes a toda la profesión. De eso.

Y con esta introducción, llegamos al primer punto jodido; resulta que las temáticas consideradas "femeninas" son frívolas, consumistas y facilonas: belleza, adelgazar, moda, recetas, bebés.... La ciencia, el rigor, la actualidad, el análisis razonado, eso no es "femenino" cuando hablamos de contenidos.

Teniendo en cuenta lo señalado en el párrafo anterior, no se puede decir que DQC sea un blog orientado a público femenino, estaréis de acuerdo. Ni las temáticas habituales ni su estética coinciden con lo que se define como tal.

Sin embargo, todas las semanas me llegan al mail propuestas variopintas, que siempre incluyen invitaciones a desayunos de belleza o similar, peticiones para colaborar en algún artículo de revista femenina (siempre girando en torno al peso o el aspecto físico), ofrecimientos para probar infusiones reductoras o propuestas de publicidad de quemagrasas. Es constante, lo prometo. Mis compañeras con blog o redes sociales potentes, pueden contaros lo mismo.

Tengo varios amigos hombres que tienen blogs de la misma temática que el mío. Y hablamos. A ellos esas propuestas no les llegan. Y no es que tengan blogs súper "masculinos" (si es que eso existe, porque ya se sabe el masculino es genérico y nos abarca a todos/as), más bien son neutros como el mío. Os hablo de Cómo Cuando Como o de Mi Dieta Cojea. Igual que en DQC, tanto podría haber detrás un hombre como una mujer ¿no? 

Pero se sabe quien está detrás y por tanto se nos trata diferente. Y de igual forma que muy a menudo ellos no son conscientes de lo que nosotras nos encontramos por la calle, porque no les pasa, tampoco se suele ser consciente de esto otro (no me refiero a Luka y Aitor, ellos sí lo son). Cuando decimos "hay un trozo del pastel que os lo regalan por ser tíos" muchos creen que no, que es porque lo hacen muy bien y si nosotras lo hiciéramos igual de bien lo tendríamos igual de fácil. Las narices.

En fin, vamos a esquematizar un poco como es, generalizando, el panorama en nutrición para ellos y para nosotras:

ELLOS

  • Les llaman para hablar de: nutrición deportiva en plan serio, ciencia, estudios, datos, salud pública, alertas y actualidad, patologías. Dar cursos y ponencias.
  • Son llamados y citados como expertos, sientan cátedra. Se les cuestiona poco.
  • Están en medios nacionales y generalistas, en programas de información o divulgación a población general. 
  • Escriben libros de ciencia (aunque hablen de perder peso siempre queda muy claro que van de ciencia, no de estar mona), si hablan de niños también es todo muy serio y nada cursi, divulgación a las masas, temas de interés general... ¿qué portadas tienen?

Podéis ver los formadores de los distintos eventos de nutrición deportiva que se ofertan, a quien pertenecen los blogs de nutrición alojados en medios generalistas o quien tiene espacios fijos en teles y radios nacionales vosotros mismos. No os enlazo ejemplos porque no quiero que piensen mis compañeros que les critico, al contrario, a muchos les admiro (a unos más que a otros). Pero si sois del mundillo, sé que os han venido a la cabeza.

ELLAS

  • Las llaman para hablar de: belleza, pérdida de peso, dietas y celulitis. De temática infantil, bebés y papillas (para recomendaciones serias mejor un hombre). También les piden recetas. Cursos de planteamiento a priori menos serio, a los que a menudo solo asisten otras mujeres. Muchas menos ponencias y docencia en cosas científicas sesudas.
  • Salen en revistas femeninas, en suplementos de estilo de vida y en magazines de radio o tv enfocados a público femenino. 
  • Escriben libros de anécdotas, de dietas de pérdida de peso, recetas, bebés... ¿qué portadas tienen?
Podéis ver de qué dan cursos ellas, en qué revistas tienen alojados blogs o para qué temáticas se las llama en medios, tampoco creo que os haya chocado mucho ni que necesitéis que os ponga yo los ejemplos.

Ellas escriben de niños porque son mamás. Ellos porque son señores serios que han estudiado y saben de que hablan.

Ellos hablan de obesidad y de estudios científicos, ellas de "la dieta de los colores"o de "desayunos light".

Ellos escriben manuales de nutrición deportiva, ellas hablan de "healthy life" y comen ensalada.

Si alguien va a decir que es culpa de ellas, que por qué no escriben de otras cosas, es porque con editoriales y medios, se ha peleado poco. ¿Veis la cuqui portada de mi libro? Es súper-instagram con colorines pastel y lacitos de cuerda ¿no? Le quita seriedad al contenido lo mires como lo mires. 

Bueno, pues eso es lo que conseguí después de casi plantarme porque la portada que quería la editorial era unos batidos detox (mis nutrifrikis pueden dar fe). Y yo, de cuquidetox tengo lo mismo que de sueca y soy un hueso. ¿Creéis que al equipo de marketing se le habría ocurrido una portada con batidos detox si el libro lo hubiera escrito un señor nutricionista? ¿Creéis que si yo fuera un hombre me habrían puesto esa portada que tengo? (no contestéis, es retórica).

A nosotras se nos cuestiona por norma, a ellos no. Incluso diciendo lo mismo. 

SI FUESEIS BUENAS TENDRÍAIS LUGAR...


...si tuvieseis vista, no diríais sandeces.

Nosotras, escribimos y hablamos donde nos dejan. Y muchas veces "nos dejan" porque tenemos compañeros hombres que interceden porque haya representación femenina en los sitios en los que ellos están.

Entonces podemos hacer el trabajo y demostrar si somos o no somos buenas, pero muchas veces tenemos el hueco sólo porque un tío con poder se ha plantado para ello. Dependemos más de qué amigos tengamos que de qué seamos capaces.

Como dijo Marc, no se nos infravalora porque ni si quiera se nos baraja. Por cierto, leeros ese post todos los convencidos con que no tenéis el menor sesgo con el tema.

Ellas escriben para ellas, temas banales o simplificados. Ellos escriben para todos, de manera seria y científica.

Os podría poner muchos ejemplos reales, de cosas que me han pasado a mi, a mis compañeras y a mis compañeros, que le sacarían los colores a más de uno, no lo hago porque sería exponer a quien que me lo ha contado, o a quien se ha cubierto de gloria. Pero si les ánimo a que os los cuenten ellos/as.

Y por favor, no vengáis a ponerme las excepciones, que las hay. Pero son eso, excepciones. Tened la decencia de coger perspectiva y ver cual es la tónica general, que es difícilmente discutible.

16 comentarios :

  1. Siempre es un placer leerte Lucia, me encantan tus megazascas, sobretodo estos que nos abren más los ojos a todos.
    Espero que ¨no te gane el asco que te da el mundo últimamente¨ y sigas dándonos que pensar y hacer. Besos!

    ResponderEliminar
  2. Lucía como siempre,tu entrada es de 10 para hacernos pensar y no parar de cambiar las cosas todo lo que podamos 💪.
    Un besazo! !!

    ResponderEliminar
  3. Aunque aún soy estudiante, trato de informarme al máximo porque justamente eso es lo que no quiero hacer. Escribir post, blogs etc con recetitas, dieta de... dieta para y que tanto la sociedad como colegas masculinos - Con el respeto y admiración que merecen- infravaloren nuestro trabajo y conocimientos. Está en nosotras mismas empoderarnos de la ciencia también.

    No podria estar más de acuerdo. Saludos desde Colombia.
    Gracias!

    ResponderEliminar
  4. Soy Olga, Veganiando. Qué triste y qué cabreante. Es lo único que tengo que decir.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado como lo has explicado, aunque el tema es espinoso, incluso doloroso. La realidad que dibujas en tu post en el sector de la nutrición por desgracia es muy real y se extiende a muchos otros ámbitos. Hasta que hombres y mujeres no seamos conscientes de cómo funciona el Patriarcado, de cómo se estructura esta sociedad, no podremos cambiar las cosas... y hasta entonces, duele leer, ver y saber que os tenéis que esforzar mil veces más para demostrar que valéis, cuando los hombres no tenemos que hacerlo, sólo tenemos que estar. Sobre el tema de la nutrición nunca había tenido oportunidad de hablar, pero en política lo escucho a menudo "si no llegan es porque no valen" y yo siempre digo que las mujeres tienen tanto derecho como los hombres a tener cargos de poder, valgan o no, roben o no, lo hagan bien o no... esa es la verdadera igualdad... En política tenemos cientos de referentes masculinos que no valen, que roban y no hacen nada. Sin embargo, a una sola mujer, para llegar ahí, se le pide que convenza de que lo hará bien... ¡Loco mundo loco! Y machista, muy machista. Mucho ánimo y voy a compartir tu maravilloso post.

    ResponderEliminar
  6. Sigo desde hace tiempo tus contenidos del blog y RRSS y para mi es de 10.
    Ojala las profesionales como tu tengáis el hueco y la representación que merecéis. Sigue así, al final David venció a Goliath!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo no estoy de acuerdo. Y como muestra no un botón, sino tres: Ángela Quintas, Laura Saavedra o Júlia Farré no aparecen en los medios de comunicación para hablar del cutis, de la celulitis y de otras mamandurrias. Son profesionales con unos argumentos sólidos y de ello hacen gala cada vez son invitadas a cualquier tertulia, charla de divulgación, etc. Además estas nutricionistas tienen una presencia, una voz, una imagen que facilita que el mensaje llegue y que adelanten por la derecha a la competencia. Y eso le pasa también a Revenga, Basulto o Aitor Sánchez que tienen una presencia y un carisma que unido a sus conocimientos hacen que la gente se quede con la boca abierta cuando se les escucha.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que tus muestras sirven perfectamente de excepciones a la norma.

      Voy a dar mi opinión al respecto. La expectativa social y empresarial de este caso predispone a que una perspectiva dada por una mujer deba ser algo circunscrito a un ámbito femenino. Está en la conciencia social que es 'su área de especialidad', pero no como si fuera algo innato o un recinto propio sino más bien un reducto prestado y no exclusivo. El problema es que, incluso aceptando tal absurdo, esa área es muy reducida y todo lo demás pertenece al dominio masculino, por así decirlo. Las mujeres lo aceptan como una herencia moral forzada durante la infancia en dos contextos, externo e interno: el miedo a la exclusión social y el inculcado por las propias madres y abuelas; aunque esto último ya casi ha desaparecido, por suerte.

      El asunto social es amplísimo -acomplejados, cobardes, padefos, amargados, etc- y atacable sólo por escarnio público y actitud ejemplar de unos y otras. Pero también puede orientarse desde un aspecto más positivo, que es el interno. "Una cadena es tan fuerte como el más débil de sus eslabones", dice la frase de Thomas Reid. El problema es que cuando uno de los que se encuentran en desventaja pasa por el aro se espera que todos los demás también lo hagan; ocurre igual en otros ramos profesionales y entornos.
      Así que haced saber a cualquiera que pase por el aro que está perjudicando a todas las demás y que su beneficio irrisorio -porque la dignidad es un precio muy caro- es el perjuicio del resto. Sea una amiga, sea un familiar, sea la madre. Y nunca es tarde para corregir.

      Eliminar
    2. Desde que se publicó este post, sólo en los medios de PRISA hay al menos estas dos noticias relacionadas con nutrición en las que se consulta a nutricionistas. No todo el mundo vale para divulgar en todos los medios. Hay quien escribe bien, hay quien habla bien y hay quien además tiene carisma y presencia. Todos no somos iguales y no a todos nos van a llamar para lo mismo.

      http://cadenaser.com/ser/2017/03/29/deportes/1490782629_989838.html


      http://elpais.com/elpais/2017/04/06/fotorrelato/1491490804_303212.html#1491490804_303212_1491494540

      Eliminar
  8. Es realmente dramático que tengas tanta razón T_T.

    ResponderEliminar
  9. amén hermana!!!!
    y qué me dices del "mansplaining"? en mi curro, además, somos menos del 20% mujeres, y me han llegado a decir que es que "las mujeres no tenemos cerebro para las ciencias"..... wtf?

    ResponderEliminar
  10. Cuánta razón tienes Lucía, tristemente la tienes. Es tremendo que en pleno siglo XXI los niveles de evolución de nuestra sociedad, sean los que son, y que las mujeres tengamos que seguir luchando por hacernos un huequecito en el ámbito que sea, y casi siempre de la mano de un hombre generoso (que también los hay).
    Muy buen post, y gracias por enseñarnos tantas cosas. Un abrazo

    ResponderEliminar
  11. En todos los trabajos hay graaaaaaaaandes diferencias.
    Lucia cuando se acabe con el patriarcado, entonces sí que sí, mientras... nos dan 1 día para reivindicar ja ja ja y más jas
    Un saludito

    ResponderEliminar
  12. Así es colega, acá en México, además de la discriminación y el asignarnos temas "de mujeres" (pero por qué creen que esas banalidades son de mujeres?) también debemos de luchar con ¡las colegas que ASUMEN y difunden esta versión rosa de la nutricionista!

    ResponderEliminar
  13. Lucía: qué bueno que hayas escrito esta nota, trabajo en tecnología, un ámbito distinto y repleto de machismo!
    Con un grupo de mujeres formamos una comisión donde nos reunimos todas las semanas a debatir y generar acciones que visibilicen estos temas, por eso te felicito y agradezco por escribirlo, porque necesitamos que se alcen todas las voces posibles y desde todos los ámbitos!!!

    ResponderEliminar