>

26 de mayo de 2021

TU DIETA PUEDE SALVAR EL PLANETA (y a los animales)

 

Los que lleváis tiempo por aquí sabéis que hay una tradición: cuando Aitor saca libro yo le hago un cuqui post. Este es el cuarto, podéis leer los anteriores antes si es que os incorporáis ahora a la saga, así no os perdéis: 1, 2, 3.

No es una reseña, porque para qué. Vais a chupar libro nuevo de Midietacojea un par de meses por tierra, mar y aire, lo vais a tener hasta en la sopa, desde la TV hasta el último nutri con cuenta de Instagram, todos le harán una reseña y le invitarán a un directo que es lo que se lleva ahora, le leeréis, veréis y oiréis en un millón de entrevistas en las que le preguntan las mismas obviedades porque no han abierto el libro (si, las promos de los libros son básicamente eso, con salvas excepciones) y además os hará él mismo un trillón de stories, tweets, videos, carruseles, directos y lo que sea que tenga más para hablaros del libro. De verdad, no necesitáis que os lo cuente yo.

El libro está interesante, pero no deberíais creerme a mí que tengo un gran conflicto de interés. Aunque sea un influencer (divulgainfluencer) no es un libro de influencer (libro de influencer=libro chorra que no aporta nada y que las editoriales publican solo porque alguien tiene followers que van a comprar ese libro en un porcentaje que les sale rentable).

Y sí, lo escribe él. Y uno puede ser un divulgador reconocido y hacer un libro de influencer repitiendo cosas que ya se han dicho veinte veces y sin aportar nada y hacerse la gira por los medios en 2021 repitiendo lugares comunes que eran novedosos en 2015 y tal. Tampoco es el caso, en todos los libros Aitor aporta en el momento en que se publican contenido que realmente no estaba ahí. Somos todos conscientes de que muy a menudo en lo que es la divulgación “seria” (la de los popes) Aitor les marca la agenda. Y además tenemos algo muy importante que celebrar: ha decidido dejar de lado los dibujitos. Por fin. No hay brócolis saltarines saludándote desde cada página ni la lectura se ve interrumpida continuamente por gráficos y títulos decorados. Gracias a quien haya decidido cargarse de una vez esa tendencia insultante para la lectora adulta.

El libro está muy bien (¿esto hace falta que lo diga?), para mi gusto demasiado laxo en algunos temas, pero sé que dentro de su mensaje y su situación mediática tampoco se le puede pedir más porque podría comprometerla (yo mantengo la esperanza de que él que puede, algún día la comprometa un poco más) y le agradezco cada palabra dedicada al tema que a mi más me interesa.

Él escribe para débiles, para que los de “es que el jamón está muy rico” no se sientan cuestionados y encuentren cualquier mierda que ellos también pueden hacer para mejorar. Para radical de los dos, ya estoy yo. Pero está claro que va varios pasos por delante de la opinión pública y del mensaje suavecito y conformista típico de los divulgadores que van de sensatos. Reconocédselo la comunidad vegana que seguramente también os vais a quedar con una sensación descafeinada en esta lectura, y acordaos de todas las veces que ha hecho callar a tanta gente y normalizado tantos mensajes. En ese sentido, su aporte es impagable. Dejadle que haga libros “reducetarians” si él se siente cómodo así ¿entendido? no voy a dejar que os metáis con él.

Los capítulos sobre los envases y los cultivos no son de nutrición. Ya estoy esperando a los que vengan a decirle que hable de lo suyo y se limite a la nutrición. Lo que me choca es que tenemos a bioquímicos, tecnólogos, farmas y médicos hablando de nutrición en sus libros como si no hubiera un mañana y nadie va a decirles que eso se lo dejen a los nutricionistas. Parece que sólo nosotros tenemos que ceñirnos a un tema concreto ¿por qué? (es retórica, no contestéis, hablaremos de lo que nos de la gana, gracias)

Ya sabéis, yo le hago post de los libros y hablo siempre de otras cosas (porque nadie más puede hacer una reseña metiéndose un poco con él y un poco con el libro y salir impune). Y este libro me lo ha dedicado, a ver con que cara le dejaba yo sin post… ¿Sabéis que nosotros no nos seguimos en RRSS? Desde hace años. Es un tema de salud mental y de estabilidad. Pero sé que a la gente le choca. Eso no quita que cuando tengo algo así guay no le diga “hazme RT a esto” y él lo comparte. Gratis ;-). Pero hace años que no tengo ni idea de lo él que publica en su Instagram salvo si me etiqueta y me llega la notificación, o porque veo un RT en Twitter. Eso es porque no me viene bien que se me mezcle el personaje con la persona. Y no conviene a nuestra entente que yo tenga ganas de matarlo tres veces a la semana porque está haciendo el mono en stories o con un video para otra empresa mientras tenemos 28 temas pendientes de los que depende además el curro de 23 personas.

El a mi no me sigue por ofendido, porque yo siempre hago todo a tiempo 👼👼👼

Pero le apoyo en todas sus cosas, salvo en aquellas que incluyen blanquear a multinacionales que están acabando con pequeñas empresas e imponiendo normas abusivas del mercado mientras nos hacen creer que son guays porque ponen una estantería con pimientos feos en sus templos del consumismo. Pero con todo lo otro si le apoyo.

Y si, nos seguimos peleando. Update. Pero a estas alturas creo ya nadie espera que eso nos aleje. Aitor seguirá siendo el muro detrás del que yo me separo del mundo porque la vida me es más fácil así y yo seguiré siendo quien le enseñe a ver las cosas que tiene delante y no se entera, y quien le avise cuando se le va la pinza. Y nos seguiremos dando seguridad el uno al otro en lo profesional y en lo personal y cerrando filas cuando haya que cerrarlas. Porque tampoco puedes esperar que las cierre nadie más.

¿Quién me iba a dejar a mi si no tener una “empresa bolchevique”? ¿Y quién le iba a decir a él “nosotros a ese barro no bajamos, nosotros somos los Roca”? Y de momento parece que vamos ganando.

En todos los posts de libros tiene una canción. En este le dejo una que le gusta sólo porque no acaba de entender la letra que va muy rápido y aún no la hemos traducido, que él es ante todo un señor clásico, serio y formal, que nadie se lleve a engaño.

I és que la veritat, que mai no existirà, no m'importa ja tant com tenir-te al costat




2 comentarios :

  1. Una obra más que añadir a la lista de libros recomendables. Habrá que leerlo para poner conocer su contenido, ya que no nos lo desvelas. Gracias por la entrada

    ResponderEliminar
  2. Més que la meva sang! I d'això no segueix la lletra? Bah, ja li traduirem.... Ja et vaig dir per Ig que sense llegir el teu post no em comprava el llibre, ara ja no tinc excuses...

    ResponderEliminar