>

13 de diciembre de 2015

RADICALES VOSOTROS

Hay que comer de todo...
Hay una corriente de profesionales sanitarios que se quejan de lo "radical" del consejo de muchos de nosotros en lo que a alimentos insanos respecta. 

Que no hay que ser  tan extremista, que por un poco no hay drama, que la gente piensa que no puede comer de nada, que se alarma injustificadamente a la población (¡ja!), que hay que dulcificar y moderar el mensaje, que hay que comer de todo, que pobrecitos los niños si les quitamos el colacao... ¿os suena, no? y seguro que muchos de vosotros asentís complacidos mientras masticáis un trozo de turrón, que a ver si ahora va a pasar algo por comer un poco de turrón en Navidad ¡lo que nos faltaba! jodidos nutritalibanes que no respetan ni las tradiciones... 

Para Navidad faltan más de 12 días, la moderación, como sospechábamos, no la tenéis bien entendida. 

En España, según datos de la encuesta ENIDE (Encuesta Nacional de Ingesta Dietética Española) sólo el 43% de la población consume a diario hortalizas y sólo el 37’8% consume fruta cada día. Estos datos justifican por si mismos la importancia de insistir sobre lo imprescindible del consumo de fruta, verdura y hortaliza cada vez que abramos la boca para hablar de alimentación y salud. Pero no, por lo visto es mucho más importante recordar que por un polvorón no pasa nada. Radicales vosotros.

Pero hay más: sólo en azúcar de mesa, es decir, el que viene en el paquete o en sobrecitos, sin contar el azúcar añadido a alimentos y bebidas que es la mayor parte, en España se consume una media 4’34kg per cápita al año. Añadid otros 5’91kg de bollería y pasteles, 3’25kg de helados y tartas y 5’39kg de galletas. Y lo bajamos todo con 42l de refrescos y más de 10l de zumos y néctares. Pero oye, seguid aconsejando moderación y miel cruda, no nos vaya a dar una hipoglucemia.

Todo eso lo dice el Informe de Consumo de Alimentos en España del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en 2014.  Si no justifica totalmente la lucha a capa y espada contra el consumo de productos azucarados por parte del colectivo sanitario en general y de los dietistas-nutricionistas en particular, decidme que necesitamos, por favor, quiero saberlo ¿Me pongo a dar datos de enfermedades no transmisibles y su relación con el estilo de vida o no hace falta?

De legumbres, por cierto, consumimos 3’14kg al año, es decir, menos que de azúcar del azucarero, que insisto, es el de menos ¿Frutos secos? ni siquiera he encontrado datos. Eso si, por dios, no os alarméis con el embutido. Sobretodo mucha calma.

Radicales vosotros, que con estos datos y una tasa de obesidad y sobrepeso por encima del 50%, niños incluidos, seguís recomendando galletas con moderación. Insensatos.

“Comer de todo” hace tiempo que dejó de ser un buen consejo. Elaborad un poco el mensaje, que se note que tenéis una carrera y tal. Cuando la inmensa mayoría de productos que hay en un supermercado cualquiera no deberían estar presentes en una alimentación saludable, aconsejar “comer de todo” es un consejo de mierda. Una dieta saludable hoy, se define más por qué cosas no comer que por aconsejar una gran variedad de alimentos. Y si, para una obviedad de este calibre, también hay estudios.

Como dije cuando se inundó la prensa con el tema de la OMS y la carne roja y procesada, que profesionales sanitarios salieran a "tranquilizar" a la población y a llamar a la calma ante el consumo de embutidos y salazones cárnicos, en vez de aprovechar para alentar a aumentar el consumo de verdura, hortaliza, fruta, legumbre y frutos secos, me parece vomitivo. Radicales con el jamón vosotros.

Sí, radicales vosotros, que siendo el grupo de salchichas y carnes procesadas el cuarto que más kcal aporta a la dieta de los niños españoles dais ese consejo. Verduras y frutas en los últimos puestos, bollería en el segundo. Irresponsables.

Cada vez que recuerdo un post de una pediatra asegurando que ella iba a seguir dando a sus hijos bocatas de embutido y a varios profesionales sanitarios más aplaudiendo en redes sociales su "sensatez", me sube la mala leche. ¿Qué sensatez? Hay que ser desubicado, hostia. Y tener pocos recursos a la hora de dar consejo alimentario, también. Y me cabrean los que lo aplauden, pero me preocupan más los padres y madres que tras leerlo no ven ningún motivo para buscar una alternativa más sana, porqué que sabrá la OMS del jamón, y que sabrán los nutricionistas de alimentación más que un pediatra ¿eh?

Cada vez que alguien, sanitario o no, cuestiona el mensaje tajante a población general de evitar galletas, dulces, helados, lácteos azucarados, refrescos, procesados cárnicos y toda la lista interminable de cosas insanas porque "si no la gente no sabe que comer" o porque "no hay que ser radical, por un poco no pasa nada", una de dos: o no tiene ni puñetera idea de como está el patio, o no tiene ni puñetera idea de como divulgar en salud. O las dos a a la vez. O tiene un conflicto de interés como un piano, especialmente si se trata de una organización de nutrición o si se apellida Candela. Radicales vosotros.


 ¿frente a este mensaje hay que
 ser moderado? así nos luce el pelo
No habéis entendido nada. No podemos justificar un consumo moderado de mierda disfrazada de alimentos. Ya la van comer igual sin nuestro beneplácito. ¡Que somos el profesional de referencia en alimentación, gente! Para recomendar "comer de todo" ya está la industria alimentaria.

Tampoco podéis equiparar el consejo individualizado que se da en consulta con un consejo a población general. Yo tengo pacientes que en su pauta tienen bollería una vez a la semana, porque hasta ahora la consumían dos veces al día. Que tienen una bolsa de patatilla semanal, porque hasta ahora consumían diez. Casi todos tienen por ahí alguna onza de chocolate negro y muchos mantienen su cucharadita de azúcar en el café. Incluso tengo una paciente que desayuna galletas digestive.

Son casos concretos con su casuística y sus circunstancias, en los que me interesa más la adherencia a largo plazo o que empecemos por cambios más urgentes, que creo que es lo mejor en ese momento. Lo que sea. Para eso estamos, para personalizar y para trabajar con cada paciente a su ritmo y en función de sus necesidades.  Sí, mis pacientes comen jamón, pero saben que sería mejor comer otra cosa y tienen una lista de alternativas de aquí a Lima.

Ahora, en mi vida daría un consejo al mundo en general diciendo ninguna de esas cosas, porque va en contra de la salud de la población. Así sin más.  Si no sois capaces de distinguir cuando el consejo es personalizado y cuando es generalizado, y como debe cambiar según el caso, es cuando nos liamos y nos encontramos recomendando vasitos de vino con moderación.

Con los datos que abren este post en la mano, el consejo general de alimentación en España está muy claro. Dejad de flipar con la moderación, no nos cabe tanta moderación. Hay demasiados miles de productos que moderar, moderamos tanto que la moderación desplaza el consumo de los alimentos saludables. 

La gente cree que comer galletas en cada desayuno es moderación, porque oye, ya no las vuelven a probar en todo el día. Y que solo toman azúcar en el café. En serio, lo creen. Y que comen poca carne, aunque tomen fiambre de pavo todas las mañanas y pollo cinco veces a la semana y un poco de jamón y hamburguesa el finde y york en la ensalada, creen que comen poca carne. La gente no tiene ni idea de lo que come en realidad. Creen que la fruta después de comer engorda y que los Special K no. Creen que un Activia es sano y que es mejor beber zumo de frutas que agua porque tiene vitaminas.

No vengáis encima a dar mensajes equívocos y buenrollistas. No. No somos cocacola, joder.

Dejad de ser pusilánimes, de preferir la corrección política a la verdad, de preferir parecer sensatos que serlo, de querer ser moderados y contentar a todo el mundo antes que dar buenos consejos. Y si esto es ser radical, pues no está el mundo para no ser radical, no serlo siendo profesional de la salud aquí y ahora, es de cobardes. 

Radicales vosotros, que con toda la evidencia en la mano seguís dando consejos que ya estaban obsoletos hace 30 años. 

Y si queréis que os digan lo mismo, pero con tacto, hablad con Luka.

37 comentarios :

  1. Me ha encantao. De hecho, es que no sabía ni qué párrafo resaltar.
    Me paso la vida explicando lo de comer de todo, coñe.

    ResponderEliminar
  2. Como me gusta tu particular forma de cagarte en todo sin tener pelos en la lengua. Bravo Lucía, no te faltan argumentos! Gracias por escribir esto, toca compartir y que todo el mundo te lea, para que no vengan en Navidad con frases del tipo "pero por un par de cervecitas al día no pasa nada, no? jejeje" #stopgraciosetes.

    ResponderEliminar
  3. Vaya repaso. Bravo. Como dice OAyuso, me cuesta destacar un párrafo. Gracias por luchar así por nuestra salud.

    ResponderEliminar
  4. Vaya repaso. Bravo. Como dice OAyuso, me cuesta destacar un párrafo. Gracias por luchar así por nuestra salud.

    ResponderEliminar
  5. Genial. Creo que lo que muchos pensamos pero dicho "claramente". Lo de comer de todo .... Que rabia! Es muy difnícil cambiar los hábitos de la población... Pero si no damos un mensaje claro les estamos dando "manga ancha"...

    ResponderEliminar
  6. Se puede decir más alto, pero no más claro. Yo seguí hace tiempo una dieta de 1500 kcalorías con un internista (soy obeso), una de tantas, una de esas de papelito sacado de un cajón, que recomendaba seis galletas maría en el desayuno, y en la tabla de equivalencias ponía que seis galletas equivalían a una pieza de fruta... Es triste.

    ResponderEliminar
  7. Te has superado. Bueniiiiiiiisimo

    ResponderEliminar
  8. Cuando yo les digo a mis hijos que tienen que comer de todo te aseguro que no va por aconsejar que coman según qué cosas, Lucia! Es la respuesta cuando quieren dejar el brocoli, o las habitas, se quejan de las judías! Mala época del año para hacer reflexiones de alimentación y que la gente les haga caso. Pero a base de repetir y repetir, las cosas entran, seguro!
    Bravo, Lucia

    ResponderEliminar
  9. Cuando yo les digo a mis hijos que tienen que comer de todo te aseguro que no va por aconsejar que coman según qué cosas, Lucia! Es la respuesta cuando quieren dejar el brocoli, o las habitas, se quejan de las judías! Mala época del año para hacer reflexiones de alimentación y que la gente les haga caso. Pero a base de repetir y repetir, las cosas entran, seguro!
    Bravo, Lucia

    ResponderEliminar
  10. Ole y ole tu, Lucía!! Me ha encantado...las cosas claras y cada cual q cargue con su conciencia!!

    ResponderEliminar
  11. 100% agree ,excepto lo del Jamón, comparar Jamón con bollería o colacao me parece excesivo, pero el un poco de todo y con moderación , debió pasar a la historia hace mucho tiempo.Es la típica frase del estilo de "todos los políticos son unos chorizos.." "hay que cambiar las cosas pero poco apoco sin excesos.." y tanta frase buenrollista que todo el mundo acepta porque suena a moderada? Razonable?. Lo que si quería comentar es que el tweet de Pablo sobre la ANIBES , no lo veo claro, yo soy de los 60 y me parece muy raro que en esa época tomáramos los mismos yogures que ahora o la cantidad de pasta también me llama la atención, en esa época se comia sopa de fideos pero desde luego no tanto tortellini o espagethi , y los yogures danone se comían los fines de semana y uno y además natural ,para nada el chorro de danoninos,petit Suisse, yogur de sabores , natillas , que hay hoy en día. A no ser que la encuesta la hicieran en el Barrio de Salamanca en Madrid, entonces me callo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te estas liando Gabriel, "1960" es la ingesta calórica media de ambos sexos. 2006 la de los niños y 1893 la de las niñas. No son años. El ANIBES es de 2013.
      Y si, radicales con el jamón, vosotros ;-).

      Eliminar
  12. Me encanta Lucía!! Cuanta razón :-)
    Des de qu te conozco (a ti, a Basulto, etc) como mejor yo y también mi família (pon un DN en tu vida!) pero me desespero al ver lo que comen los niños del cole de mi hijo, des del menú escolar del mediodía hasta (sobretodo) las meriendas. Hay niños que meriendan TODOS LOS DÍAS zumo y galletas, por no hablar de los Donuts y pastelitos varios. Así que sí, se tiene que ser más radical con el mensaje porque está claro que no llega como tendría que llegar. Porque dices: una galleta de vez en cuando tampoco pasa nada, y esto se traduce en merendar 4 o 5 galletas (de las de dinosaurios, Oreos, las que sean) todas las tardes de todos los meses de todo el año.

    ResponderEliminar
  13. Madre mía, Lucía... Sencillamente BRUTAL. Y lo digo en el buen sentido. Tengo a media oficina mirando porque no he podido evitar alguna carcajada, algún ¡Ole! y casi hasta algún aplauso. Me encanta tu manera de decir las cosas, así, sin anestesias ni bobadas.
    Si lo de comer de todo está muy bien. Y es un mensaje muy buenrollista. Ahora solo queda explicar que ese "de todo" solo incluye comida de verdad, de esa que hay que pelar, partir, limpiar, cocinar... Vamos, lo que se encuentra en fruterías, carnicerías-pollerías-lecherías-hueverías y pescaderías, no en supermercados. Obviamente necesita mucha matización, pero solo con que la mayoría de la gente entienda eso creo que se andaría una distancia considerable...

    ResponderEliminar
  14. Genial Lucía. Me pasa como a Olga y a Santi, no sé qué destacar de tu entrada porque es estupenda de principio a fin. Totalmente de acuerdo contigo: si los profesionales de la nutrición no somos radicales ¿quien va a serlo? Nos toca a nosotros aconsejar bien a la población, porque ya hay demasiados charlatanes que aconsejan "consumir tal producto con moderación".
    Enhorabuena!!

    ResponderEliminar
  15. Saludos Lucía
    Totalmente de acuerdo en todo lo que dices, pero tengo un pero. Donde dices:" Pero oye, seguid aconsejando moderación y miel cruda, no nos vaya a dar una hipoglucemia." Yo personalmente no veo a la miel ( cruda o no) dentro de los males de la alimentación infantil. En los colegios los niños no están tomando miel, no veo a los padres comprando en el supermercado botes de miel para darles a sus niños...y es más el otro día a un primo mio en edad escolar, con obesidad, le di un yogur natural, y le añadí una cucharadita de café con miel. Pues casi me lo escupe a la cara, me terminé tomando yo el yogur con la cucharadita de miel y unas nueces xD.
    Si a los niños desde pequeños no se les acostumbra a probar sabores más allá del dulce, luego nos será imposible obligarles a comer verduras, hortalizas.... ya que todo que se salga del rango del sabor dulce para ellos será insípido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dejad de flipar con la miel. Es un azúcar añadido más, y sus posibles beneficios no tienen relevancia en el global de la dieta, la moda esta de no recomendar azúcar pero si miel cruda que tiene mil millones de propiedades es una moda de mierda que lo único que hace es alentar el consumo de un azúcar añadido encima con falsa sensación de salubridad. La miel, para las abejas.

      Eliminar
    2. Eso no to lo niego, a lo que voy es su impacto en la dieta infantil es nulo, no aparece ni en las estadísticas creo yo.

      Eliminar
  16. Me han entrado ganas de levantarme de la silla y aplaudir.
    Como futura estudiante de nutrición, eres mi ídolo!
    Bravo Lucía

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lucía, ¡estás creando un ejército!
      Yo pensaba que era el único tentado a estudiar otra carrera y que esta fuera DN. Culpa vuestra (Basulto, Revenga y tuya).

      Eliminar
  17. Como enfermera con un poquito de experiencia en atención primaria puedo afirmar que la gente no conoce la moderación, solo hay que insistirles en que te digan lo que comen para comprobarlo... Y ante esto, los profesionales de la salud tenemos que ser tajantes (o radicales) que luego los pacientes harán lo que les parezca, pero claro, si ya nosotros les damos alas... Pues mal vamos

    ResponderEliminar
  18. Como enfermera con un poquito de experiencia en atención primaria puedo afirmar que la gente no conoce la moderación, solo hay que insistirles en que te digan lo que comen para comprobarlo... Y ante esto, los profesionales de la salud tenemos que ser tajantes (o radicales) que luego los pacientes harán lo que les parezca, pero claro, si ya nosotros les damos alas... Pues mal vamos

    ResponderEliminar
  19. Mientras el dinero siga valiendo más que las personas... seguirá habiendo enfermedades que con una alimentación equilibrada nutricionalmente se evitarían.
    Cuanto odie, que me dijeran "yo como de todo y tú no"
    Uffff!!!!!
    Alimentarse correctamente no es comer de todo (lo que ellas piensan) pero...
    Un saludito

    ResponderEliminar
  20. Cuando te leo sólo me dan ganas de ponerme de pié y aplaudirte!!

    ResponderEliminar
  21. Lo de "criticar" al jamón es pq eres vegana o pq crees que no es sano? ME refiero al jamón ibérico.

    ResponderEliminar
  22. Me parece que cuanto menos eres pelin radical en cuanto a los alimentos y desde luego la manera en la criticas su consumo, en la moderación está la clave, antes se demonizaban las grasas ahora los azucares y mañana los hidratos.

    Perdona que te lo diga un neófito en la materia, pero si, si yo tuviera un hijo por supuesto que le haría un buen bocadillo de jamon serrano, y si es de cebo o bellota mejor todavía...

    El mismo presidente de la oms en declaraciones ya hablaba sobre este tema y recomendaba la MODERACIÓN, que al parecer hay que ponerla en mayúsculas para fijarse un poco y entender su significado, la carne va hormonada hasta las trancas, los azucares te hacen polvo, la verdura hasta arriba de pesticidas junto con la fruta además de las correspondientes modificaciones genéticas a las que se someten para crecer más rápido y aguantar las plagas, que no hay estudios que refuten que a la larga tenga alguna contraindicación para la salud, sigo?

    Y estoy de acuerdo en el abuso del consumo de carnicos y sobre todo procesados... un poco de mesura

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una cosa es la calidad nutricional ( densidad energética, contenido en nutrientes, etc ) de los alimentos y otra muy distinta es cómo se han producido o de la presencia de elementos hipoteticamente negativos para la salud. Pero permiteme que te corrija, en la Unión Europea no se permite el uso de hormonas para el engorde de animales, la verdura no puede superar unos limites minimos de residuos de pesticidas que están calculados con mucho margen de seguridad. Respecto a las modificaciones genéticas, habría que matizar: si te refieres a transgénicos, en la UE no permite su venta al consumidor; si te refieres a mejora genética clásica, con esta se pueden conseguir varias cosas, precisamente uno de los rasgos más buscados es la resistencia a plagas, para evitar utilizar pesticidas en lo posible.
      Si que es verdad que los alimentos obtenidos mediante producción intensiva, como minimo suelen ser más insipidos, porque a menudo no han podido madurar normalmente o desarrollar su sabor propio. Lo triste es que la oferta de frutas y verduras frescas y reales es poco atractiva y ademas nos vamos acostumbrando por un lado a esos sabores tan neutros de la verdura que compensamos o con el azucar o con los yogures/batidos/etc "sabor a... " que ni remotamente saben a lo dicen saber. Un despropósito, vamos.

      Saludos a todos

      Eliminar
  23. Muy bueno. Yo suelo comentar lo mismo cuando me hablan del consumo "esporádico": sin cuantificar, la gente entiende (en el mejor de los casos) que significa una vez a la semana. Y no es un concepto para el general de la población "excluyente": piensan que es correcto consumir "esporádicamente" una vez a la semana hamburguesas, otro día un helado, otro día pizza, otro día litro y medio de fanta, otro día snacks y 5 o 6 cervezas un par de veces por semana (con sus tapas correspondientes). Total que no hay día en el que no haya una excepción. En "El mundo today" lo contaban genial hace unas semanas: Un gordo en dieta estricta lleva 1063 días especiales consecutivos.

    http://www.elmundotoday.com/2015/10/un-gordo-en-dieta-estricta-lleva-1063-dias-especiales-consecutivos/

    ResponderEliminar
  24. "Cuando la inmensa mayoría de productos que hay en un supermercado cualquiera no deberían estar presentes en una alimentación saludable"
    GRAN frase, Lucía, GRAN frase. Lo que los profesionales deberían recomendar es NO hacer la compra en el supermercado. Directamente. El súper, cuánto menos mejor.
    Por cierto, sigo con mis anécdotas sobre el mundo pediatra: Sami se pilló un dichoso rotavirus en la guarde. Y nos dieron las "pautas" de alimentación para esos días. A saber: que no comiera bebidas carbonatadas, ni zumos azucarados, ni bollería, ni caramelos, ni postres... un niño de 14 meses, pero, vamos a ver, ¿hace falta que esté enfermo para que NO coma eso? ¿no deberían ser esas las recomendaciones "por defecto"? Me faltó tiempo para decirle que Sami no ha probado nada de eso NUNCA. Las recomendaciones eran que comiera pescado blanco, verduras al vapor, plátano y manzana, yogur, arroz... vaya, que no tuve que cambiar nada, parece ser que su dieta normal (y la nuestra) es lo que se considera la dieta de un niño enfermo.....

    ResponderEliminar
  25. Hola! no soy anónima, soy Mara Nogueira, no sé como ponerlo...
    Me encanta leerte y oírte!! Eres fantástica! Para "un día es un día" ya lo hacen los pacientes. Nosotros a decirles lo que hay que hacer, para eso vienen. Eso sí, personalizando como indicas, lo importante es que vayan cambiando los hábitos alimenticios.

    ResponderEliminar
  26. Muchas gracias a todos por los comentarios, para variar, son mejores que el post en si :-)!

    ResponderEliminar
  27. FANTÁSTICA.Eres de las mías.Cuantas veces tengo que aguantar que me llamen talibana por eso.Yo desde mi mundo y medios sigo tu misma lucha que creo que cada vez somo más.
    Izas

    ResponderEliminar
  28. A mi tanta "mierda" y tanto "hostias" me repele, y teniendo razón la pierdes, por si no te lo había dicho nadie. Por que todo el mundo sabe que a hostias no se educa, y menos cuando el adversario es azúcar Coca-Cola y jamón.

    Un saludo

    ResponderEliminar